El mul­ti­cam­peón bus­ca otra me­ta

La Tercera - - DEPORTES -

Es oc­tu­bre del año 2000. La hu­mil­de es­cue­la B-673 Ja­vie­ra Ca­rre­ra de Co­ro­nel, en la Re­gión del Bío Bío, ce­le­bra su aniver­sa­rio con un cross country. Hay ex­pec­ta­ción. Ni­ños de di­fe­ren­tes co­le­gios y clu­bes de atle­tis­mo de to­da la zo­na han lle­ga­do a la com­pe­ten­cia. To­dos con cha­pa de ga­na­dor. En­tre ellos, uno con za­pa­tos de fút­bol pa­sa des­aper­ci­bi­do. Es el más pe­que­ño en por­te y edad y ni si­quie­ra pen­sa­ba en co­rrer, pe­ro en la pis­ta fue el más ve­loz.

Así, ca­sual, tal como se dan los ro­man­ces in­ten­sos, co­men­zó a es­cri­bir­se es­ta his­to­ria, la de Víc­tor Ara­ve­na Pin­chei­ra y el atle­tis­mo. De aquel ca­pí­tu­lo han trans­cu­rri­do 15 años… Aun­que el amor por co­rrer si­gue in­tac­to, ma­du­ro, ya con mu­chas me­da­llas en el bol­si­llo. La más im­por­tan­te has­ta aho­ra: el Oro en los 5 mil me­tros pla­nos en los Jue­gos Ode­sur, ha­ce ca­si un año. “Fue muy emo­cio­nan­te por­que ga­né en ca­sa, a es­ta­dio lleno”, re­cuer­da.

A sus 24 años, el co­ro­ne­lino re­pa­sa una y otra vez dón­de ha lle­ga­do y dón­de quie­re lle­gar. Los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro son su gran an­he­lo. An­tes, de­be se­guir lu­chan­do.

Pro­ce­den­te de una de las co­mu­nas más hu­mil­des del país, don­de la ca­ren­cia es el úni­co bien co­mún en la ma­yo­ría de los ho­ga­res, sur­gió Ara­ve­na. Los pri­me­ros en apo­yar­lo fue­ron los pro­fe­so­res bá­si­cos Her­nán Que­za­da y Cla­ri­sa Ri­quel­me, am­bos fa­ná­ti­cos del de­por­te, jus­to des­pués de aque­lla pri­me­ra com­pe­ten­cia. “Con­ven­ci­mos a la ma­má de Víc­tor del gran po­ten­cial que te­nía y asu­mi­mos no­so­tros en el co­le­gio la res­pon­sa­bi­li­dad de lle- var­lo a las dis­tin­tas co­rri­das que se pre­sen­ta­ran”, re­cuer­da Que­za­da. Sus pa­dres, Al­fre­do y Gra­cie­la, con­fia­ron. De allí en más, ga­nó to­do lo que dis­pu­tó.

“Era di­fí­cil, como su fa­mi­lia no te­nía mu­cho di­ne­ro, le pe­di­mos a mu­cha gen­te que lo apa­dri­na­ra, pe­ro po­cos se atre­vie­ron al prin­ci­pio”, co­men­ta el pro­fe Her­nán.

Ya no ha­bía pie atrás, a Vi­to­co no lo pa­ra­ba na­die. El tí­tu­lo Ju­ve­nil Sud­ame­ri­cano, ob­te­ni­do en 2004 en Su­cre, Bo­li­via, fue el primer gui­ño del ta­len­to que po­seía. De ahí en ade­lan­te co­men­za­ría una ca­rre­ra car­ga­da de éxi­tos.

Sus per­ga­mi­nos ha­blan por sí so­los: tri­cam­peón en los Jue­gos del Bi­cen­te­na­rio (2003, 2004 y 2005), en los Sud­ame­ri­ca­nos de cross country (2005, 2006 y 2009), y en el Ma­ra­tón de San­tia­go en los 21K (2010, 2012 y 2013); oro Pa­na­me­ri­cano en los 10 mil me­tros pla­nos (2010), y mul­ti­cam­peón chi­leno. Eso, sin con­tar los bron­ces y pla­tas que ha co­se­cha­do… A su cor­ta edad se ha trans­for­ma­do en uno de los em­ble­mas del fon­do y me­dio fon­do na­cio­nal.

“Es muy ex­plo­si­vo pa­ra su es­pe­cia­li­dad, tie­ne un gran re­ma­te. De los atle­tas sud­ame­ri­ca­nos, yo di­ría que es­tá en­tre los tres me­jo­res”, ase­gu­ra su ex en­tre­na­dor, Jor­ge Gros­ser, en­car­ga­do de in­ser­tar a Ara­ve­na al al­to ren­di­mien­to.

El mi­la­gro

Pe­ro hay un te­ma sen­si­ble pa­ra Víc­tor, del que no le gus­ta ha­blar. En 2009, lue­go de rom­per el ré­cord na­cio­nal ju­ve­nil en los 10 mil me­tros pla­nos y pre­pa­rán­do­se pa­ra el Pa­na­me­ri­cano de la ca­te­go­ría en Bra­sil, su­frió un ac­ci­den­te que lo tu­vo al bor­de de la muer­te: un hom­bre en es­ta­do de ebrie­dad lo cho­có, de­ján-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.