El desem­pe­ño de Romeo Santos de­mos­tró la di­fe­ren­cia que mar­ca con­vo­car a ar­tis­tas en ple­na po­pu­la­ri­dad.

La Tercera - - SOCIEDAD -

UN PUN­TO de in­fle­xión en la his­to­ria del even­to, pe­ro pue­de ser. Con una pa­rri­lla mu­si­cal don­de no se ju­ga­ba na­da, una pa­re­ja de ani­ma­do­res fun­cio­nal y ano­di­na, y un mon­ta­je es­ce­no­grá­fi­co en 180º, que al me­nos pa­ra el sec­tor de pla­tea bo­rró to­do ras­tro del bos­que cir­cun­dan­te, Vi­ña 2015 re­sul­tó una de­mos­tra­ción de con­trol y do­mi­nio en be­ne­fi­cio de la tran­qui­li­dad de sus or­ga­ni­za­do­res, mien­tras que pa­ra el res­to fue como pa­sar de ce­le­brar los cum­plea­ños con una fies­ta has­ta el ama­ne­cer, a in­vi­tar una apa­ci­ble on­ce.

Ra­fael Araneda di­ce que en el mun­do el mons­truo es co­no­ci­do por su la­do ama­ble, y eso só­lo su­ce­de en su ca­be­za por­que el Fes­ti­val es un even­to de la re­gión la­ti­na a lo su­mo, y se le de­cía mons­truo por jo­di­do, ob­vio. En ese es­pa­cio se­da­do al ai­re li­bre, es­tan­da­ri­za­do y frío, ra­ra vez aso­mó el vie­jo even­to con sus ado­ra­bles ma­ñas. Has­ta la cuar­ta no­che la úni­ca sa­li­da de li­bre­to su­ce­dió cuan­do el pú­bli­co co­reó sua­ve­men­te, por su cuen­ta, can­cio­nes de Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs en me­dio de la pre­sen­ta­ción de Vi­cen­ti­co. Días an­tes se com­por­tó con Di­na­mi­ta Show como un abue­lo que re­ga­la mo­ne­das an­te las gra­cias del nie­to, un nú­me­ro que en otros tiem­pos ha­bría si­do de­vo­ra­do por re­pe­ti­do y abu­rri­do. El quie­bre lo anotó Romeo Santos. Su de­sem­bar­co en Vi­ña de- mos­tró la di­fe­ren­cia que mar­ca con­vo­car ar­tis­tas en ple­na po­pu­la­ri­dad en be­ne­fi­cio de elec­tri­zar el am­bien­te, y así re­cu­pe­rar la chis­pe­za de la ma­sa cuan­do se sien­te ple­na­men­te cau­ti­va­da.

Vi­ña como even­to ya no es lo que era y no es bueno ni ma­lo, sim­ple­men­te su­ce­de por­que la in­dus­tria de los es­pec­tácu­los, como cual­quier ne­go­cio, bus­ca an­ti­ci­par­se y su­bor­di­nar a su pú­bli­co. En una ciu­dad con­si­de­ra­da ideal pa­ra vi­vir en el es­tán­dar país, don­de mu­cha gen­te va a dis­fru­tar su ju­bi­la­ción, el Fes­ti­val pa­re­ce cum­plir su par­te erra­di­can­do las es­tri­den­cias. Cuan­do Chi­le­vi­sión asu­mió el even­to, el vo­lu­men en la Quin­ta era en­sor­de­ce­dor. Hoy se pue­de con­ver­sar sin pro­ble­mas por­que sue­na más ba­ji­to y tam­bién abom­ba­do, como si es­cu­chá­ra­mos una re­pro­duc­ción de MP3 sú­per com­pri­mi­da. El Fes­ti­val de Vi­ña de aho­ra re­pre­sen­ta la mis­ma au­da­cia de sim­bo­li­zar a Chile con un tro­zo de ice­berg en la fe­ria uni­ver­sal de Sevilla en 1992. Un in­ten­to des­de la Amé­ri­ca mo­re­na por pa­re­cer fríos y dis­tan­tes. Pa­ra ha­cer ne­go­cios, se en­tien­de. Pa­ra mon­tar fies­tas, una la­ta.

* La no­che ar­gen­ti­na

Fue un fo­ga­teo ín­ti­mo: si bien la mo­der­ni­dad ha­ce ol­vi­dar los co­mien­zos sen­ci­llos ba­jo los ár­bo­les de la Quin­ta Ver­ga­ra, la no­che del miér­co­les fue una de emo­ción y re­cuer­dos. Par­tió con el im­pe­ca­ble ho­me­na­je a Ce­ra­ti , si­guió con un Vi­cen­ti­co can­ta­do a to­do pul­món por el pú­bli­co, y con un Pe­dro Az­nar que se co­ro­na con sus 40 mi­nu­tos, den­tro de lo me­jor de la se­ma­na. Ade­más, pa­ra ce­rrar una no­che re­don­da, el Fes­ti­val su­po apos­tar por un gru­po de fa­na­ti­ca­da tan in­ten­sa como sub­te­rrá­nea, como Cul­tu­ra Pro­fé­ti­ca. Una no­che en que el mons­truo co­reó ab­so­lu­ta­men­te to­das las can­cio­nes, sin ne­ce­si­dad del pe­rreo o el reg­gae­ton.

* Romeo y el mons­truo

Es­tu­vo dor­mi­do to­da la se­ma­na, has­ta que el Rey de la Ba­cha­ta, de­mos­tran­do en la Quin­ta por qué se ha ga­na­do su co­ro­na, vino a des­or­de­nar al mons­truo. No pu­do so­por­tar su par­ti­da, y Vi­ña, en su pe­núl­ti­ma no­che, por fin tu­vo al­go de ver­da­de­ro sa­bor.

* Em­ma­nuel

Una le­yen­da que, a pe­sar de la fa­tal ho­ra de sa­li­da al es­ce­na­rio, al­re­de­dor de las 3 de la ma­dru­ga­da, l o di o to­do. Des­de los za­pa­tos con len­te­jue­las a los pa­sos de bai­le, pa­san­do por esa dis­co­gra­fía lle­na de him­nos, el me­xi­cano ha­bría si­do un ge­nial nú­me­ro de aper­tu­ra festivalera.

* Ar­jo­na la­tin lo­ver

Fue, real­men­te, el ini­cio del Fes­ti­val. Si bien Luis Fon­si en­tre­gó un show co­rrec­to, el gua­te­mal­te­co de­mos­tró por qué lle­va dé­ca­das de po­pu­la­ri­dad, su tre­men­da can­ti­dad de hits, y gra­cias a su preo­cu­pa­ción por traer un es­ce­na­rio com­ple­jo y de­ta­lla­do, ayu­dó a que su show sea in­tere­san­te, in­clu­so pa­ra sus de­trac­to­res. Por úl­ti­mo, Ar­jo­na des­pier­ta pa­sio­nes pa­ra bien y pa­ra mal, a di­fe­ren­cia de otros la­ti­nos, como el mis­mo Fon­si o Ale­jan­dro Fernández.

* Ni­co­le

La úni­ca mu­jer de la pa­rri­lla f e s t i val e r a 2 015 hi z o un show con­ci­so y emo­ti­vo; la chi­le­na lle­va dos dé­ca­das de ca­rre­ra, y qui­zás aun­que nun­ca lo­gró ex­plo­tar del to­do, de­mos­tró que el pú­bli­co chi­leno la sien­te su­ya.

* El hu­mor

Ay, la com­ple­ji­dad: se ne­ce­si­tan pa­ra el ra­ting, pe­ro aho­ra que el Fes­ti­val es­tá en un ni­vel su­pe­rior en cuan­to a show y tec­no­lo­gía, se ven anacró­ni­cos allí arri­ba. Y es­te año se ter­mi­nó de con­fun­dir irre­ve­ren­cia con sim­ple gro­se­ría. Unas ru­ti­nas que en cual­quier país, no es­ta­rían en te­le­vi­sión.

* Co­mien­zo ti­bio

Aun­que Luis Fon­si tie­ne su bue­na can­ti­dad de se­gui­do­ras en el país, no hu­bo eu­fo­ria to­tal, ni un show es­pe­cial­men­te me­mo­ra­ble, como en años an­te­rio­res, pa­ra abrir Vi­ña. Y ade­más de la llo­ra­da y dé­bil pre­sen­ta­ción de Di­na­mi­ta Show, el día inau­gu­ral pu­so el tono a es­te Fes­ti­val: cal­ma­do.

* Ga­vio­tas pa­ra to­dos

En el primer año sin an­tor­cha, to­das las pre­sen­ta­cio­nes, mu­si­ca­les y de hu­mor, se lle­va­ron los dos ga­lar­do­nes, lo cual vuel­ve a con­ver­tir a la en­tre­ga del tro­feo en al­go me­cá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.