AR­TIS­TA

La Tercera - - SOCIEDAD -

Era me­dia­dos de los años 60 y en pleno Man­hat­tan, una ja­po­ne­sa ex­tra­va­gan­te pro­tes­ta­ba en con­tra de la Gue­rra de Viet­nam, a tra­vés de dis­tin­tas ac­cio­nes en las que pin­ta­ba con lu­na­res de co­lo­res los cuer­pos des­nu­dos de vo­lun­ta­rios anó­ni­mos, que po­sa­ban y bai­la­ban al­zan­do car­te­les en lu­ga­res tan con­cu­rri­dos como el Puen­te de Brooklyn y Cen­tral Park. De a po­co, Ya­yoi Ku­sa­ma ga­na­ba el res­pe­to de los crí­ti­cos y las ins­ti­tu­cio­nes ar­tís­ti­cas. Pri­me­ro, lla­mó la aten­ción con una se­rie de ob- je­tos co­ti­dia­nos como za­pa­tos, es­ca­le­ras y si­llas que cu­bría con vo­lú­me­nes fá­li­cos. En 1966 lle­gó a la Bie­nal de Ve­ne­cia con Jar­dín de Nar­ci­so, una ins­ta­la­ción en el pa­be­llón ita­liano don­de reunió 1.500 es­fe­ras pla­tea­das que co­men­zó a ven­der en dos dó­la­res ca­da una, como crí­ti­ca a la mer­can­ti­li­za­ción del ar­te. Dos años des­pués, Ku­sa­ma ate­rri­zó con sus des­nu­dos en el MoMa con la Gran or­gía pa­ra des­per­tar a los muer­tos, al mis­mo tiem­po que abría un ta­ller de cuer­pos pin­ta­dos y un club gay, lla­ma­do Ku­sa­ma Omop­hi­le Kom­pany.

Ella mis­ma in­te­rrum­pió la me­dia­ti­za­ción de su éxi­to. En 1973 y tras vi­vir una dé­ca­da en Nue­va York, la ar­tis­ta vol­vió a Ja­pón por pro­ble­mas de sa­lud. Al lle­gar se in­ter­nó en el Hos­pi­tal Sei­wa de en­fer­me­da­des men­ta­les y nun­ca más sa­lió de allí.

Lo cier­to era que tras las te­má­ti­cas se­xua­les que inun­da­ban sus obras se es­con­día una his­to­ria de trau­mas y de­li­rios. “No me gus­ta el se­xo, yo te­nía una ob­se­sión con él. Cuan­do era ni­ña mi pa­dre te­nía mu­chas aman­tes y mi ma­dre me en­vió a que los es­pia­ra. Des­de esos años no quie­ro te­ner se­xo con na­die”, con­tó Ku­sa­ma en una en­tre­vis­ta ha­ce años atrás.

La ar­tis­ta que hi­zo de la re­pe­ti­ción su se­llo es­té­ti­co y que jun­to a Andy War­hol con­tri­bu­yó en los 60 a im­pul­sar el pop art, tam­bién con­fe­só que des­de ni­ña su­frió de alu­ci­na­cio­nes. Pa­ra Ku­sa­ma, di­bu­jar pun­tos se trans­for­mó en una for­ma de bo­rrar sus an­sie­da­des y co­ser fa­los en una ma­ne­ra de aplas­tar sus mie­dos. “Yo no quie­ro cu­rar mis pro­ble­mas men­ta­les, quie­ro uti­li­zar­los como ge­ne­ra­do­res de ar­te”, di­jo en una oca­sión.

Hoy, la ar­tis­ta de 85 años aún se al­za como una fi­gu­ra im-

mues­tra iti­ne­ran­te que es or­ga­ni­za­da por el Ins­ti­tu­to To­mie Oh­ta­ke y que ya se pre­sen­tó en Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co.

Se­rán más de 100 pie­zas, en­tre pa­pe­les, pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, vi­deos y com­ple­jas ins­ta­la­cio­nes que re­fle­jan y con­den­san to­das las ob­se­sio­nes de la ar­tis­ta. “Más de dos mi­llo­nes de per­so­nas han vi­si­ta­do la ex­po­si­ción en La­ti­noa­mé­ri­ca, rom­pien­do va­rios ré­cords, por lo que es­pe­ra­mos que acá ocu­rra lo mis­mo. Ku­sa­ma no só­lo tie­ne una obra van­guar­dis­ta y acla­ma­da, sino que ade­más es ac­ce­si­ble y atrac­ti­va pa­ra to­dos los pú­bli­cos”, di­ce Jac­que­li­ne Plass, di­rec­to­ra del CA660.

Ob­se­sio­nes ar­tís­ti­cas

Fue la obra fe­mi­nis­ta de Georgia O’Keef­fe la que atra­jo a Ya­yoi Ku­sa­ma a Amé­ri­ca. Lue­go de ver una de sus pin­tu­ras con­si­guió su correo en la em­ba­ja­da de EE.UU., y co­men­zó a es-

Ya­yoi Ku­sa­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.