Unas cuan­tas vi­das exa­mi­na­das

Des­pués de 25 años de prác­ti­ca, el psi­coa­na­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se Step­hen Grosz pu­bli­ca un li­bro con his­to­rias de sus pa­cien­tes.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pa­tri­cio Ta­pia

Qui­zá pa­re­ce­ría atre­vi­do su­ge­rir que una de las ra­zo­nes de la ce­le­bri­dad y di­fu­sión del psi­coa­ná­li­sis se en­cuen­tren en que Freud era un gran es­cri­tor. Cier­ta­men­te lo li­te­ra­rio (en su est i l o, en sus re­fe­ren­cias) nun­ca le fue ajeno.

Ocu­rre al­go pa­re­ci­do en el ca­so de Step­hen Grosz, na­ci­do en EE.UU. en 1952, aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de Psi­coa­ná­li­sis de la Uni­ver­si­dad Co­lle­ge Lon­don. Se­ría ex­ce­si­vo com­pa­rar­lo con Freud —aun- que la exa­ge­ra­ción lo ro­dea: al­guien ha di­cho que es una mez­cla de Ché­jov y Oli­ver Sacks—, pe­ro su colección de ca­sos pa­re­ce más una re­co­pi­la­ción de re­la­tos bre­ves que una se­rie de ex­pe­dien­tes clí­ni­cos. Sus lec­tu­ras y ci­tas son ge­ne­ral­men­te de es­cri­to­res. De una ci­ta na­ce el tí­tu­lo del li­bro: men­cio­na un en­sa­yo acer­ca de la re­fle­xión de los ju­díos so­bre el Ho­lo­caus­to, en que se ha­bla de “una vida exa­mi­na­da” (como se lla­ma en in­glés; no La mu­jer que no que­ría amar).

Las his­to­rias van de lo irre- me­dia­ble a lo su­rrea­lis­ta. Un pa­cien­te en­fer­mo de Si­da le pi­de que lo acom­pa­ñe en sus úl­ti­mos días. Una mu­jer no quie­re per­der la es­pe­ran­za de que su no­vio con aver­sión al com­pro­mi­so se ca­se con ella. Un hom­bre, in­có­mo­do con la in­ti­mi­dad y la de­pen­den­cia emo­cio­nal, des­cu­bre que es fe­liz así, sin na­die (y le pi­de a Grosz si le pue­de ver de vez en cuan­do, si lo ne­ce­si­ta). Otro po­see una ca­sa en Fran­cia y ob­se­si­va­men­te es­tá tra­zan­do pla­nos y cam­bios: dis­tin­tos co­lo­res pa­ra pin­tar una ha­bi­ta­ción o ins­ta­lar una puer­ta gran­de en otro; pe­ro to­do es una fan­ta­sía y esa ca­sa só­lo es­tá en su ca­be­za. Un ni­ño con pro­ble­mas de apren­di­za­je le es­cu­pe con­ti­nua­men­te el ros­tro a su te­ra­peu­ta.

Unos ca­sos ter­mi­nan bien; otros, no. Al­gu­nas per­so­nas es­tán dis­pues­tas a exa­mi­nar sus vi­das; otras, no. Una jo­ven mu­jer ca­sa­da se sien­te de­pri­mi­da, pe­ro la ra­zón de su in­fe­li­ci­dad es un mis­te­rio, aun­que de lo que le cuen­ta a su psi­coa­na­lis­ta se de­du­ce que su ma­ri­do la en­ga­ña, pe­ro ella no quie­re ver esos sig­nos y se nie­ga a esa po­si­bi­li­dad cuan­do se la in­di­can. Step­hen Grosz De­ba­te, 2014, 252 págs. $10.000 El pro­pio pa­dre de Grosz, en via­je a Hun­gría, se nie­ga a re­co­no­cer los si­tios de la in­fan­cia de los que su fa­mi­lia fue sa­ca­da y ex­ter­mi­na­da por los na­zis.

A ve­ces, el exa­men lle­ga con al­gu­na tar­dan­za. Un pa­cien­te le en­tre­ga a Grosz, en su pri­me­ra reunión, una se­lec­ción de sus más re­cien­tes men­ti­ras, en to­das las cua­les es fá­cil des­cu­brir­lo: a un pro­fe­sor de mú­si­ca le di­jo que era hi­jo de un fa­mo­so com­po­si­tor; a su sue­gro, que al­gu­na vez es­tu­vo en el equi­po de ti­ro con ar­co de In­gla­te­rra; y a su hi­ja de sie­te años, que él do­mi­na per­fec­ta­men­te el fran­cés. Pe­ro ha de­ci­di­do que ne­ce­si­ta­ba ayu­da psi­quiá­tri­ca des­pués de ha­ber­le di­cho a su es­po­sa que le diag­nos­ti­ca­ron cán­cer de pul­món cuan­do, de he­cho, es­ta­ba per­fec­ta­men­te sano.

FO­TO: CHRISBOLAND.COM

Step­hen Grosz na­ció en EE.UU. en 1952 y re­si­de en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.