Los múl­ti­ples pre­sen­tes de Ben Ler­ner

La Tercera - - SOCIEDAD -

Ben Ler­ner es, jun­to a Te­ju Co­le, uno de los me­jo­res he­re­de­ros de Se­bald. Es­te pre­mia­do poe­ta nor­te­ame­ri­cano tam­bién es­cri­be no­ve­las en las que más que tra­ma hay una su­ce­sión de in­ci­den­tes car­ga­dos de in­ten­si­dad y sen­ti­do, en las que la pro­sa dia­lo­ga con fo­tos y en las que el pro­ta­go­nis­ta es un pa­sean­te en la gran ciu­dad -en su ca­so, New York-, con una con­cien­cia hi­per­ac­ti­va que re­gis­tra los de­ta­lles más tri­via­les a su al­re­de­dor. 10:04, su se­gun­da no­ve­la, con­fir­ma la ex­pec­ta­ti­va crea­da por su pri­me­ra, Lea­ving the Ato­cha Sta­tion: es­ta­mos an­te uno de los es­cri­to­res que más es­tá ha­cien­do por re­for­mu­lar el gé­ne­ro.

En 10:04, Ler­ner ex­po­ne su pro­yec­to en la pri­me­ra es­ce­na: el es­cri­tor -cu­ya vida se pa­re­ce mu­chí­si­mo a la de Ben Ler­ner-, ha­bla con su agen­te, que le di­ce que si ex­pan­de un cuen­to su­yo apa­re­ci­do en el New Yor­ker y lo con­vier­te en una no­ve­la, pue­de lo- grar un ade­lan­to de seis cifras. Como en su pri­me­ra no­ve­la, Ler­ner es­tá preo­cu­pa­do por la in­ter­sec­ción en­tre el ar­te y el co­mer­cio, y to­ma una pos­tu­ra ra­di­cal: su agen­te le re­co­mien­da que uti­li­ce una tra­ma li­neal que pue­da ser fá­cil­men­te se­gui­da por los lec­to­res, pe­ro lo que ha­ce el es­cri­tor es bur­lar­se de las con­ven­cio­nes y frus­trar ex­pec­ta­ti­vas. El mar­co es muy “no­ve­lís­ti­co”: la ac­ción trans­cu­rre en me­dio de dos hu­ra­ca­nes que aso­lan la ciu­dad, con un na­rra­dor al que le aca­ban de diag­nos­ti­car una en­fer­me­dad de pe­li­gro y que se pres­ta a in­se­mi­nar ar­ti­fi­cial­men­te a su me­jor ami­ga, Alex. Y sin em­bar­go to­do ese mar­co es in­ten­cio­nal­men­te “des­apro­ve­cha­do”.

El na­rra­dor le di­ce a la agen­te có­mo ex­pan­di­rá la no­ve­la: “Me pro­yec­ta­ré si­mul­tá­nea­men­te en múl­ti­ples fu­tu­ros… Iré de la iro­nía a la sin­ce­ri­dad en la ciu­dad hun­di­da, se­ré un as­pi­ran­te a Whit­man de la red vul­ne­ra­ble”. 10:04 (la ho­ra en que Mi­chael J. Fox re­gre­sa al fu­tu­ro en Vol­ver al fu­tu­ro) no es, en­ton­ces, la no­ve­la de tra­ma sim­ple con que sue­ña la agen­te, sino un tex­to de mo­men­tos suel­tos in­ca­pa­ces de ar­mar­se en una so­la tra­ma, una no­ve­la so­bre la for­ma de per­ci­bir va­rios tiem­pos a la vez, so­bre có­mo la sub­je­ti­vi­dad con­tem­po­rá­nea se anu­da y des­anu­da del pa­sa­do y se pro­yec­ta en fu­tu­ros que son fic­cio­nes. La in­fluen­cia del Se­bald re­fle­xi­vo e irre­me­dia­ble­men­te me­lan­có­li­co atra­ve­sa­da por la del de­mo­crá­ti­co Whit­man, que ayu­da en al­go al na­rra­dor a sa­lir de su ex­ce­si­va con­cien­cia de sí mis­mo pa­ra pro­yec­tar­se en los de­más. 10:04 es una no­ve­la po­lí­ti­ca in­te­li­gen­te en su diag­nós­ti­co de la cri­sis de un in­di­vi­duo que qui­sie­ra ar­ti­cu­lar­se a una co­mu­ni­dad pe­ro no sa­be muy bien có­mo; su iro­nía, su dis­tan­cia­men­to, le im­pi­den en­tre­gar­se del to­do a la co­lec­ti­vi­dad.

Ben Ler­ner sa­be de co­me­dia, como cuan­do el na­rra­dor va a una clí­ni­ca a ver porno asiá­ti­co pa­ra así po­der in­se­mi­nar ar­ti­fi­cial­men­te a su ami­ga, y tam­bién de las múl­ti­ples in­fluen­cias en la es­cri­tu­ra, como cuan­do co­men­ta có­mo lo han in­flui­do los dis­cur­sos de Rea­gan. Sus en­sa­yos bre­ves so­bre te­mas dis­pa­res son fas­ci­nan­tes, como cuan­do re­la­cio­na el ar­te que al des­truir­se pier­de va­lor con el fe­ti­chis­mo del mer­ca­do y la im­po­si­bi­li­dad de pen­sar en un ré­gi­men de co­ti­za­ción ale­ja­do de la “ti­ra­nía del pre­cio”. Su uso del len­gua­je es bri­llan­te: en ca­da pá­rra­fo hay una ima­gen ori­gi­nal, una pa­la­bra in­ven­ta­da o re­des­cu­bier­ta (“cra­que­lu­re”, “co­cons­truc­ted”). A ra­tos es pe­tu­lan­te y pre­ten­cio­so y tam­bién pue­de ser inin­te­li­gi­ble, pe­ro aun así se sal­va por­que es muy bueno pa­ra des­ar­mar el ar­te de ha­cer no­ve­las mien­tras es­cri­be una de las me­jo­res y más poé­ti­cas no­ve­las so­bre el New York de hoy, el de las “in­nu­me­ra­bles ven­ta­nas ilu­mi­na­das y el sa­fi­ro y rubí lí­qui­dos del trá­fi­co en FDR Dri­ve y la au­sen­cia pre­sen­te de las to­rres”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.