SHAKESPEARE, EL INS­PI­RA­DOR

La Tercera - - SOCIEDAD -

gu­nas de mis obras fue­sen clá­si­cos, odia­ría que otro lle­ga­ra a re­es­cri­bir­las. ¿Por qué? Por­que hay que ser me­dio ca­brón pa­ra re­es­cri­bir a otro. Pa­ra ha­cer­lo, hay que per­der­le el res­pe­to al au­tor ori­gi­nal, sin mie­do de cam­biar una obra que pa­re­cía ter­mi­na­da. En 2002 hi­ce mi pro­pia ver­sión de Me­dea, que se lla­mó Me­dea ma­pu­che, pe­ro fue por­que sen­tí que el tex­to aún te­nía al­go que de­cir. Fue una ex­cep­ción, pues no soy muy ami­go de me­ter­me en ho­jas aje­nas.

Re­es­cri­bir las Es­cri­tu­ras

Fue­ron ca­si cua­tro me­ses le­yen­do y re­le­yen­do un tex­to que le pa­re­cía in­ter­mi­na­ble, re­car­ga­do de per­so­na­jes inú­ti­les y un desen­la­ce mal bor­da­do: “Hay mu­cho en­re­do pa­ra que, al fi­nal, el pro­ta­go­nis­ta ter­mi­ne per­do­nan­do a to­dos des­pués de ha­ber odia­do tan­to a su her­mano y a su pue­blo”, di­ce Ra­dri­gán.

Sin em­bar­go, el pro­ce­so de re­es­cri­bir a Shakespeare no fue tan te­dio­so como creía. “Nun­ca me re­con­ci­lié con la obra, pe­ro en es­ta ver­sión -por­que eso es, mi pro­pia ver­sión del tex­to- pu­de es­cri­bir to­do lo que que­ría de­cir acer­ca de ella: pa­ra que si­guie­ra sien­do una his­to­ria so­bre la re­con­ci­lia­ción, el per­dón no de­bía exis­tir del to­do”, di­ce.

Lo qui­so así: man­tu­vo el ar­gu­men­to, el des­tie­rro de Prós­pe­ro, duque de Mi­lán, a una is­la de­sier­ta y cer­ca­na a Ná­po­les, aun­que con al­gu­nos cam­bios. “Prós­pe­ro se­rá Prós­pe­ra, pues Clau­dia di Gi­ro­la­mo es la pro­ta­go­nis­ta”, cuen­ta. “Tam­bién le res­té ca­si 12 per­so­na­jes, cam­bié el len­gua­je, aun­que no tan­to, y me cen­tré mu­cho en el per­so­na­je de Ca­li­bán, el es­cla­vo hu­mi­lla­do por Prós­pe­ra y su hi­ja”.

An­tes de es­ca­bu­llir­se rum­bo a su ca­sa, Ra­dri­gán en­cien­de el úl­ti­mo ci­ga­rri­llo y cuen­ta que ya lle­va más de diez pá­gi­nas es­cri­tas a mano de su pró­xi­ma obra, que bien po­dría ser con­si­de­ra­da otra re­es­cri­tu­ra: “Se lla­ma Jesús se de­tu­vo en los Oli­vos, y trae al pre­sen­te al gran per­so­na­je de to­dos los tiem­pos, el que na­die ha po­di­do de­rri­bar”. No es pa­ra cre­yen­tes, re­co­no­ce, pe­ro la fi­gu­ra de Cris­to siem­pre le ha pro­vo­ca­do cu­rio­si­dad. “Hoy pa­sa­ría por lo­co, como los que pre­di­can en la Pla­za de Ar­mas. Es­te Jesús, vuel­ve a la Tie­rra enoja­do, no quie­re que lo re­cuer­den más cru­ci­fi­ca­do ni que lo usen como amu­le­to ni como ima­gen de ani­mi­ta. Y, si lle­ga a ca­mi­nar so­bre las aguas, lo ha­rá so­bre las del Ma­po­cho, bus­can­do su des­tino. Lo que ha­ré se­rá cap­tar su esen­cia, in­fil­tra­da

Es un he­cho:

Son las obras del in­glés Wi­lliam Shakespeare las que más se re­es­cri­ben y adap­tan en to­do el mun­do tras su muer­te, en 1616. En 2014, pa­ra la con­me­mo­ra­ción de los 450 años de su na­ta­li­cio, cien­tos de mon­ta­jes hi­cie­ron eco de su le­ga­do­con el re­mon­ta­je de al­gu­na de las 37 obras que es­cri­bió, o has­ta el más mí­ni­mo pie for­za­do que sir­vie­ra pa­ra crear otra nue­va. Has­ta Chile lle­ga­ron mo­der­nas ver­sio­nes de Ham­let, del Shakespeare’s Glo­be de Lon­dres, y No­che de Re­yes ( Pi­ya Beh­ru­pi­ya), de la com­pa­ñía in­dia Mum­bai.

en el Chile de hoy”.

El re­torno de Ché­jov y Ge­net

Se agru­pa­ron en 2007, y re­cién al año si­guien­te de­bu­ta­ron en el Mo­ri Be­lla­vis­ta con Lá­gri­mas, ce­los y du­das, un mon­ta­je que ad­ver­tía la lí­nea de tra­ba­jo que desa­rro­lla­rían has­ta hoy, com­bi­nan­do tea­tro y mú­si­ca. Es­te año, el trío com­pues­to por las ac­tri­ces Mar­ce­la Sa­li­nas, Ma­nue­la Oyar­zún y Ma­ría Paz Grand­jean (Lá­gri­mas, Ce­los y Du­das, res­pec­tiv a men­te), l l e g a r á a l GAM e n ma­yo con su pro­pia ver­sión de Las tres her­ma­nas, el dra­ma del ru­so Antón Ché­jov. Se ti­tu­la­rá Las tres her­ma­nas­tras, y es la pri­me­ra de sus obras ins­pi­ra­da en un clá­si­co.

“Nos pa­re­ció di­ver­ti­da e in­ge­nio­sa la idea de ha­cer al­go con Las tres her­ma­nas, in­ten­tan­do mez­clar el tea­tro con la mú­si­ca, la ac­tua­ción con el can­to, la dic­ta­du­ra con Unión So­vié­ti­ca, nues­tro trío con el de Ché­jov”, di­ce Oyar­zún. “No sé si es la obra en sí mis­ma, pe­ro nos pa­re­ce atrac­ti­vo el mun­do que pro­po­ne el au­tor en torno a lo fe­me­nino, a la so­le­dad, y los es­ta­dos aními­cos de los per­so­na­jes, me­dian­te la fic­ción del exi­lio de ellas -Masha, Ol­ga e Iri­na Pró­zo­rov- en la URSS. Si bien, ori­gi­nal­men­te las tres desean vol­ver a Moscú, pa­ra no­so­tras Moscú es el país de ori­gen del que han si­do exi­lia­das”, afir­ma Grand­jean. Y agre­ga: “Ade­más, la obra nos per­mi­te en­trar en una re­fle­xión so­bre el tea­tro y la ac­tua­ción, tra­yen­do a es­ce­na (ima­gi­na­ria­men­te) a un maes­tro de la ac­tua­ción, Kons­tan­tín Sta­nis­lavs­ki”, el mis­mo que es­tre­nó por pri­me­ra vez la obra en 1901, tam­bién en Moscú.

Otro au­tor que aso­ma­rá su le­ga­do so­bre la crea­ción de una nue­va obra, es el fran­cés Jean Ge­net. En 2014, la dra­ma­tur­ga y escritora No­na Fernández ( El ta­ller) creó Tra­ba­jo su­cio, la his­to­ria de un gru­po de asea­do­res de la To­rre Mi­le­nium que, cuan­do aca­ba la jor­na­da la­bo­ral, se reúne en el ba­ño pa­ra “ejer­cer el ri­to ex­tre­mo que pro­po­ne Ge­net en Los ne­gros” -pu­bli­ca­da en 1948 y es­tre­na­da en oc­tu­bre de 1959-, di­ce: “El ri­to de la muer­te y la ra­bia. El ri­to del cri­men. El ri­to del re­cla­mo. El ri­to del exor­cis­mo”.

El mon­ta­je, di­ri­gi­do por Mar­cos Guz­mán, de­bu­ta­rá el 13 de mar­zo en el Tea­tro La Me­mo­ria, con Al­fre­do Cas­tro, Ma­ria­na Lo­yo­la, Fran­cis­ca Már­quez y Francisco Me­di­na. “Nun­ca he es­cri­to in­ten­tan­do dia­lo­gar di­rec­ta­men­te con al­gu­na otra obra, ese ejer­ci­cio flu­ye na­tu­ral­men­te por­que uno, lo quie­ra o no, es par­te de una tra­di­ción. Como au­to­ra, es­toy en con­tra de las re­es­cri­tu­ras”, afir­ma Fernández. “¿Por qué asu­mir un ejer­ci­cio de re­es­cri­tu­ra? Y más aún, ¿por qué asu­mir el ejer­ci­cio de re­es­cri­tu­ra con un au­tor tan con­tun­den­te como Ge­net? ¿Ne­ce­si­ta Ge­net ser re­es­cri­to? La res­pues­ta era cla­ra: no. So­lo un in­so­len­te y un mal edu­ca­do po­dría plan­tear­se esa idea. Lo pa­ra­dó­ji­co es que Ge­net pro­ba­ble­men­te ha­bría he­cho un ejer­ci­cio así por el pu­ro gus­to de hin­char las pe­lo­tas. En­ton­ces, si­guien­do su ló­gi­ca, le pro­pu­se a Mar­cos que ge­ne­rá­ra­mos un tex­to ins­pi­ra­do en su obra pe­ro par­tien­do de ce­ro. Una nue­va obra, y eso es lo que hi­ce”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.