LEO­NARD NI­MOY LAS CIFRAS 80 2

La Tercera - - GUÍA CULTURAL -

I’m not Spock, o No soy Spock, fue la pri­me­ra au­to­bio­gra­fía que en 1975 Leo­nard Ni­moy pu­so en el mer­ca­do li­te­ra­rio, don­de ha­cía una re­vi­sión de có­mo el per­so­na­je que en­car­nó en la se­rie y en las pe­lí­cu­las ori­gi­na­les de Star trek o Via­je a las es­tre­llas ha­bía mar­ca­do su vida pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Un kar­ma, que tam­bién ca­li­fi­có como lo “me­jor” de su ca­rre­ra -lo que re­mar­có dé­ca­das más tar­de en sus se­gun­das me­mo­rias Yo soy Spock-, que lo acom­pa­ñó has­ta los úl­ti­mos días de sus 83 años de exis­ten­cia. Así, des­pués de co­no­cer­se so­bre su muer­te a cau­sa de una en­fer­me­dad pul­mo­nar, la ma­ña­na de ayer en Los An­ge­les, Ca­li­for­nia, los ti­tu­la­res de los me­dios del mun­do no só­lo le de­cían adiós a Ni­moy sino tam­bién a su al­ter ego, el ex­tra­te­rres­te, mi­tad hu­mano-mi­tad vul­cano, ce­re­bral y ló­gi­co, que en­car­nó des­de 1966, cuan­do Spock fue pre­sen­ta­do ofi­cial­men­te como el ofi­cial cien­tí­fi­co de la na­ve En­ter­pri­se, co­man­da­da por ca­pi­tán Ja­mes T. Kirk (Wi­lliam Shat­ner). Des­de ese mo­men­to, la in­ter­ac­ción en­tre Kirk y su Primer Ofi­cial fue una de los atrac­ti­vos del es­pa­cio te­le­vi­si­vo. Y uno los in­cen­ti­vos pa­ra ad­qui­rir el es­ta­tus de cul­to que, tras la can­ce­la­ción del es­pa­cio en 1969, per­mi­tió a a sus per­so­na­jes y aven­tu­ras es­pa­cia­les pa­sar a la pan­ta­lla gran­de, en una sa­ga fíl­mi­ca que tu­vo en Star trek: la pe­lí­cu­la (1979) su pa­so ini­cial. Pe­ro Ni­moy, el hi­jo de in­mi­gran­tes ucra­nia­nos na­ci­do en Bos­ton en 1931, fue más que Spock. No só­lo in­cur­sio­nó en la ac­tua­ción y su en­se­ñan­za, o en la es­cri­tu­ra, tan­to de sus me­mo­rias como de poe­sía. Tam­bién fue un re­co­no­ci­do co­lec­cio­nis­ta de ar­te, fo­tó­gra­fo - en 2002 pu­bli­có el li­bro con imá­ge­nes de mu­je­res en blan­co y ne­gro, lla­ma­do Shek­hi­na-, mú­si­co y di­rec­tor de ci­ne. Ul­ti­mo ám­bi­to en que ob­tu­vo re­co­no­ci­mien­to gra­cias a la co­me­dia Tres hom­bres y un be­bé, una de las cin­tas más ta­qui­lle­ras de 1987, don­de Ted Dan­son, Ste­ve Gut­ten­berg y Tom Se­lleck, eran tres sol­te­ros a car­gos de una gua­gua. Aun­que, fi­nal­men­te, pa­ra el pú­bli­co y los fa­ná­ti­cos de la ciencia fic­ción -en­tre los que se cuen­ta el mis­mí­si­mo Shel­don Coo­per, de The big bang theory-, su ma­yor le­ga­do ha­ya si­do pre­ci­sa­men­te en­car­nar a uno de los per­so­na­jes más re­cor­da­dos de la his­to­ria re­cien­te de la TV y el ci­ne. El mis­mo que so­lía sa­lu­dar a sus com­pa­ñe­ros de via­je con un “¡lar­ga vida y pros­pe­ri­dad!”. ca­pí­tu­los con­for­ma­ron las tres tem­po­ra­das de la Star trek ori­gi­nal, en­tre 1966 y 1969. peliculas, di­ri­gi­das por J.J. Abrams, re­vi­vie­ron la sa­ga. Aquí Za­chary Quin­to es Spock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.