Megan Mas­sa­cre: La famosa ta­tua­do­ra que es­tá en Chile

La Tercera - - GUÍA CULTURAL - Ma­tías de la Ma­za

“Es­tu­ve en Aus­tra­lia, lue­go Nue­va York y aho­ra aquí, por lo que los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra han si­do bas­tan­te gran­des”, di­ce Megan Mas­sa­cre, ex­cu­sán­do­se de una tos que in­te­rrum­pe de for­ma fre­cuen­te sus fra­ses. La ta­tua­do­ra, mo­de­lo, y per­so­na­li­dad de te­le­vi­sión, se en­cuen­tra de vi­si­ta en Chile, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Quin­ta Re­gión, don­de par­ti­ci­pa des­de ayer has­ta hoy del fes­ti­val Sum­mer Ink, en Val­pa­raí­so. En el even­to, que mez­cla mú­si­ca en vi­vo con la pre­sen­cia de re­co­no­ci­dos ar­tis­tas del ta­tua­je, de­ja­rá su mar­ca en tin­ta so­bre la piel de los chi­le­nos, ade­más de rea­li­zar meet and greet con fa­ná­ti­cos. Megan Woz­nic­ki, el ver- da­de­ro nom­bre de la per­so­na­li­dad, lle­va cer­ca de 12 años en es­ta la­bor, y des­de 2011 es par­te de dos pro­gra­mas de te­le­rrea­li­dad: NY Ink y Ta­tua­jes te­rri­bles, am­bos emi­ti­dos por el ca­nal TLC en Chile. “Creo que la cul­tu­ra de los ta­tua­jes ha cre­ci­do mu­chí­si­mo en la úl­ti­ma dé­ca­da. Pa­só de ser al­go muy un­der­ground y de sub-cul­tu­ras a te­ner una me­jor ima­gen. Por­que cla­ro, se aso­cian mu­chas ve­ces con pan­di­llas, dro­gas, y cri­mi­na­les. Y sí, hay mu­cha gen­te ma­la que se ha­ce ta­tua­jes, lo sé por­que he ta­tua­do a al­gu­nos”, di­ce rién­do­se, pe­ro afir­ma, “tam­bién hay mu­cha gen­te ma­la sin ta­tua­jes y mu­cha gen­te ge­nial que sí los tie­ne”. Hoy, en pa­ra­le­lo a su par­ti­ci­pa­ción en el fes­ti­val por­te­ño, los te­le­vi­den­tes po­drán ver a la ta­tua­do­ra a par­tir de las 22 ho­ras en TLC (39 VTR, 740 Di­recTV), en una ma­ra­tón del es­pa­cio Ta­tua­jes te­rri­bles, don­de sus ha­bi­li­da­des son pues­tas a prue­ba pa­ra co­rre­gir los gra­ba­dos de clien­tes que se arre­pin­tie­ron de al­gu­nas de las co­sas que mar­ca­ron en su piel. “El peor ta­tua­je que pue­do re­cor­dar, es que una vez lle­gó al pro­gra­ma es­ta mu­jer, y te­nía dos imá­ge­nes gi­gan­tes en su pe­cho. Una era una bo­ta de va­que­ro, lle­na de pa­pas fri­tas, y el otro era un hot dog”, di­ce Woz­nic­ki sol­tan­do una car­ca­ja­da. “Pro­ba­ble­men­te he vis­to ideas peo­res que esa, pe­ro la eje­cu­ción era muy ma­la. Re­qui­rió mu­cho tra­ba­jo pa­ra arre­glar”, agre­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.