Una nue­va me­ta­po­lí­ti­ca

La Tercera - - Opinión - Ser­gio I. Mel­nick @mel­nick­ser­gio

LA METAFÍSICA es una mi­ra­da de la exis­ten­cia des­de más arri­ba de la fí­si­ca mis­ma y por en­de ve o in­te­gra otras co­sas a la in­ter­pre­ta­ción de la reali­dad. Por ejem­plo, tra­tar de en­ten­der el sen­ti­do. Tam­bién exis­te la me­ta­ma­te­má­ti­ca, que fi­nal­men­te es una gran ra­ma de és­ta en el mun­do de la ló­gi­ca. Muy con­cre­tos son los me­ta­da­tos, que sir­ven pa­ra or­ga­ni­zar y ac­ce­der a los da­tos. La me­ta­mi­ra­da es bá­si­ca­men­te su­bir el ni­vel de abs­trac­ción de al­go, que por cier­to tiene el ries­go de per­der­se, pe­ro tiene la ven­ta­ja de la gran mi­ra­da.

La política en sí mis­ma ya es una mi­ra­da des­de arri­ba de la so­cie­dad, por la ne­ce­si­dad in­elu­di­ble de com­pa­ti­bi­li­zar el to­do con las par­tes. Por eso, en el tiem­po, la política tien­de a dis­tan­ciar­se de la ba­se y so­lo mi­rar des­de arri­ba. Ahí co­lap­san los sis­te­mas por­que pier­den el ca­ble a tie­rra. Y al con­tra­rio, cuan­do se quie­re di­ri­gir so­lo des­de aba­jo, se pier­de la brú­ju­la y el ma­pa del ca­mino.

Aho­ra bien, ¿qué pa­sa­ría si mi­rá­ra­mos nues­tra política “des­de arri­ba”, fue­ra de la tri­ful­ca co­ti­dia­na? Lo que ve­ría­mos se­ría un po­co pa­té­ti­co. Se­ría bien di­fí­cil en­ten­der có­mo un par­ti­do “cris­tiano” apo­ya el abor­to. O có­mo los par­ti­dos más ri­cos del país son de iz­quier­da y há­bi­les in­ver­sio­nis­tas del ca­pi­ta­lis­mo. No se­ría fá­cil ex­pli­car có­mo con­vi­ve en una coa­li­ción un par­ti­do de an­cla­je re­li­gio­so con otro que for­mal­men­te des­pre­cia las re­li­gio­nes. Com­ple­jo se­ría en­ten­der có­mo los ex­per­tos y aque­llos con gran ex­pe­rien­cia se so­me­ten a las ra­bie­tas de ado­les­cen­tes que quie­ren di­ri­gir ellos mis­mos las po­lí­ti­cas edu­ca­cio­na­les del país. Pa­ra qué ha­bla­mos de ver mi­nis­tros de un área que di­cen no en­ten­der mu­cho del te­ma.

Ya pa­ra má­xi­ma sor­pre­sa ve­ría­mos a po­lí­ti­cos que ha­cen y aprue­ban las le­yes, pe­ro a ve­ces no las leen, y otras ve­ces no las res­pe­tan si no les gus­tan o con­vie­nen. Ca­si im­po­si­ble se­ría en­ten­der a un go­ber­nan­te que mien­te con las ci­fras y to­dos creen su pos­ver­dad a pe­sar de ser ve­ri­fi­ca­ble. Una pa­ra- do­ja se­ría ob­ser­var que el Con­gre­so a ve­ces no se­sio­na por­que sim­ple­men­te no lle­gan a tra­ba­jar los con­gre­sis­tas; no es­ta­mos ha­blan­do de tra­ba­ja­do­res, por ejem­plo de una cons­truc­ción o un mall. Tam­po­co se­ría fá­cil en­ten­der que cuan­do los po­li­cías se en­fren­tan a per­so­nas vio­len­tas son ellos acu­sa­dos de vio­len­tos y da­dos de ba­ja, ni ha­blar si lle­gan a usar su ar­ma de ser­vi­cio en­tre­ga­da por ley ob­via­men­te pa­ra usar­se.

Otra ra­re­za que ob­ser­va­ría­mos es la can­ti­dad de per­so­nas sin com­pe­ten­cias re­le­van­tes y que se ofre­cen na­da me­nos que pa­ra di­ri­gir al país, y ya pa­ra llo­rar a gri­tos es ver que a ve­ces las eli­gen. Al­go an­da mal. Es co­mo si a una olim­pia­da qui­sie­ran ir a com­pe­tir los obe­sos co­mo se­lec­cio­na­dos de su país, que los man­da­ran, y se sor­pren­die­ran por­que no ga­nan una so­la me­da­lla. Có­mo en­ten­der que en gran­des em­pre­sas es­ta­ta­les se de­sig­nan sus di­rec­ti­vos por mé­ri­tos po­lí­ti­cos más que téc­ni­cos. Des­de arri­ba ve­ría­mos có­mo el go­bierno usa el apa­ra­to es­ta­tal co­lec­ti­vo pa­ra per­se­guir ad­ver­sa­rios sin con­se­cuen­cia al­gu­na.

No de­ja­ría de ser sor­pren­den­te ob­ser­var que un ter­cio de los usua­rios eva­de el pa­go del trans­por­te pú­bli­co por años de años y no pa­sa ab­so­lu­ta­men­te na­da. Bien ra­ro es que un go­ber­nan­te le di­ga a la po­bla­ción que le re­ga­la­rá un che­que­ci­to to­dos los años y de por vi­da, con la pla­ta de los de­más por cier­to, y que eso es un de­re­cho, lo que es tris­te­men­te au­to­ri­za­do por los le­gis­la­do­res. Y cuan­do el país tiene pro­ble­mas pa­ra fi­nan­ciar por ejem­plo la sa­lud o edu­ca­ción, hay que pa­gar pri­me­ro el one­ro­so re­ga­lo del go­ber­nan­te. Es co­mo si fal­tan­do pla­ta pa­ra co­mer, la fa­mi­lia com­pre cham­pag­ne.

Ra­ro, por de­cir lo me­nos, es ver que en una par­te de la geo­gra­fía hay te­rro­ris­tas que que­man ca­mio­nes, lle­van ar­mas, y has­ta ma­tan gen­te, y el go­bierno al pa­re­cer no se da ni cuen­ta o lo mi­ni­mi­za. Pe­ro es to­do aun peor. Un ban­co des­cu­bre una ano­ma­lía de una cuen­ta co­rrien­te y re­sul­ta que hay un ro­bo del si­glo en una en­ti­dad pú­bli­ca, que ni se ha­bía per­ca­ta­do por años, con unas cien per­so­nas in­vo­lu­cra­das, y el je­fe de la ins­ti­tu­ción so­lo re­ci­be apo­yo del go­bierno. Al­go no es­tá fun­cio­nan­do.

En vez de ver a la cla­se política tra­tan­do de po­ner­se de acuer­do, los ve­ría­mos des­ca­li­fi­cán­do­se unos a otros co­mo si fue­ran de otro país, o qui­sie­ran que se fue­ran.

Es tiem­po de abrir los ojos. No va­mos bien, es­ta­mos ago­tan­do lo acu­mu­la­do en los úl­ti­mos 30 años y se es­tá aca­ban­do. Eso desata­rá pa­sio­nes aún peo­res. O en­con­tra­mos una for­ma de co­la­bo­rar, o nos se­gui­re­mos des­tru­yen­do.

Chi­le es­tá su­frien­do de una se­ve­ra en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.