En la ca­ja idio­ta

La Tercera - - Opinión - Jor­ge Na­va­rre­te Abo­ga­do

YAUNQUE han trans­cu­rri­do ya al­gu­nos días des­de que se ini­ció la fran­ja elec­to­ral, sue­le ocu­rrir -tal co­mo al­gu­na vez iro­ni­zó Os­car Wil­de- que no hay una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra de­jar una pri­me­ra im­pre­sión. Y aun­que di­cha afir­ma­ción no sea del to­do co­rrec­ta pa­ra es­te ca­so, la no­che del miér­co­les pa­sa­do pu­di­mos ad­ver­tir, ob­ser­van­do la es­truc­tu­ra de los men­sa­jes te­le­vi­si­vos, cuá­les se­rán los ras­gos fun­da­men­ta­les que ten­drán las res­pec­ti­vas cam­pa­ñas pa­ra es­tos cin­co pre­can­di­da­tos que com­pi­ten en las elec­cio­nes pri­ma­rias.

Pi­ñe­ra es ga­na­dor. Sa­be que tiene la pri­me­ra op­ción, por lo que su fran­ja fue la más cui­da­da de to­das. Te­nien­do mu­cho que per­der y po­co que ga­nar, el em­pre­sa­rio op­tó por re­va­lo­ri­zar la ex­pe­rien­cia de ha­ber si­do ya Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, lis­tán­do­nos los prin­ci­pa­les hi­tos y lo­gros de su go­bierno. Se tra­ta de un men­sa­je cu­yo ob­je­ti­vo y es­tra­te­gia apun­tan a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de no­viem­bre y, por lo mis­mo, su fo­co no es­ta­rá pues­to en lo que quie­re ha­cer, sino más bien en lo que in­ten­ta­rá des­ha­cer.

Kast es su­ce­sor. Cons­cien­te de sus nu­las po­si­bi­li­da­des pa­ra im­po­ner­se en es­ta pri­ma­ria, op­ta por un for­ma­to más arries­ga­do y tam­bién fo­ca­li­za­do –muy de ni­cho, di­ría yo- don­de le ha­bla a su ge­ne­ra­ción de ma­ne­ra rá­pi­da, mo­der­na y efi­cien­te. Es­tá afir­man­do a su pro­pio pú­bli­co a tra­vés de re­sal­tar su de­di­ca­ción y tra­ba­jo, pe­ro muy es­pe­cial­men­te en la ca­pa­ci­dad de su equi­po pa­ra ge­ne­rar ideas; esas mis­mas tan es­qui­vas y au­sen­tes en sus otros dos com­pe­ti­do­res.

Ossandón es re­ta­dor. Por lo mis­mo, ha­ce al­go in­ter­me­dio en re­la­ción al des­ti­na­ta­rio y su au­dien­cia. Le ha­bla al ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te, a ese que se re­co­no­ce en el exal­cal­de, que se marea con tan­ta ci­fra y ver­bo­rrea, y que es­pe­ra de la política al­go más sim­ple, lo­cal y co­ti­diano. De es­ta ma­ne­ra, el re­ta­dor re­la­ti­vi­za su fal­ta de pre­pa­ra­ción o sus grue­sos errores, pe­ro tam­bién re­le­va la ho­nes­ti­dad; en cla­ra con­tra­po­si­ción a las con­ti­nuas in­co­rrec­cio­nes de su prin­ci­pal con­ten­dor.

Ma­yol es ra­bia. Sa­be que no tiene na­da que per­der en es­ta con­tien­da y su men­sa­je así lo de­mues­tra. Una fran­ja du­ra, sin con­ce­sio­nes, que po­ne el acen­to más en la pro­vo­ca­ción que en la se­duc­ción. Un dis­cur­so con una vo­ca­ción ha­cia lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, pla­ga­do de con­tras­tes, el que se di­ri­ge a ese muy es­pe­cí­fi­co pú­bli­co que se sien­te más in­dig­na­do que in­di­fe­ren­te, y más es­ta­fa­do que sim­ple­men­te ig­no­ra­do. Sa­be que no ga­na­rá es­ta pri­ma­ria, por­que sí pue­de dar re­pre­sen­ta­ción a la mar­gi­na­li­dad política.

Sán­chez es es­pe­ran­za. Por lo mis­mo, tam­bién ya tra­ba­ja pa­ra no­viem­bre. Qui­zás has­ta ho­ra la me­jor lo­gra­da en cuan­to a su fac­tu­ra política, su fran­ja apues­ta por un men­sa­je más ín­ti­mo y per­so­nal, desa­rro­llan­do una es­tra­te­gia que la po­ne a ella en el cen­tro de la cam­pa­ña. Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es evi­den­te­men­te cre­cer en co­no­ci­mien­to, pe­ro tam­bién ge­ne­rar ma­yor em­pa­tía a tra­vés de re­fle­jar en otros su pro­pia bio­gra­fía de vi­da. Su cam­pa­ña se­rá cla­ra, pe­ro no du­ra, ya que su pro­pó­si­to es con­vo­car y no asus­tar.

Lo que he­mos vis­to en la fran­ja elec­to­ral ya nos per­mi­te an­ti­ci­par cuá­les se­rán los ras­gos fun­da­men­ta­les de las cam­pa­ñas de es­tos pre­can­di­da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.