Ejes pro­gra­má­ti­cos de la can­di­da­tu­ra de Gui­llier

Las pro­pues­tas no ha­cen más que con­ti­nuar con el pro­gra­ma de la Nue­va Ma­yo­ría, sin nin­gún áni­mo apa­ren­te de co­rrec­ción.

La Tercera - - Opinión -

ES­TA SE­MA­NA, el se­na­dor Ale­jan­dro Gui­llier pre­sen­tó las lí­neas pro­gra­má­ti­cas que de­fi­ni­rían un even­tual go­bierno su­yo. La ac­ti­vi­dad con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de di­ri­gen­tes de los seis par­ti­dos que lo apo­yan, quie­nes ala­ba­ron al can­di­da­to ofi­cia­lis­ta y des­ta­ca­ron que el do­cu­men­to fi­nal es pro­duc­to del es­fuer­zo de con­ver­gen­cia de ideas de to­dos los par­ti­dos que lo apo­yan.

En­tre las ideas que mar­can la esen­cia de lo que se po­dría es­pe­rar de un nue­vo go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría, fi­gu­ra con­ti­nuar con el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, el im­pul­so de la eco­no­mía a tra­vés de pro­gra­mas de in­fra­es­truc­tu­ra, ter­mi­nar con el CAE y avan­zar en gra­tui­dad, la crea­ción de un Sis­te­ma Pre­vi­sio­nal So­li­da­rio con el ob­je­ti­vo de lle­gar a que el 80% de los chi­le­nos que vi­ven con pen­sión bá­si­ca so­li­da­ria re­ci­ban el sa­la­rio mí­ni­mo, ter­mi­nar con las pre­exis­ten­cias en las Isa­pres, re­gu­lar la bre­cha sa­la­rial de gé­ne­ro, crear una política de mi­gra­ción que en­tre­gue ga­ran­tías a los ex­tran­je­ros que ven­gan a vi­vir a Chi­le y un plan de des­cen­tra­li­za­ción que in­clu­ye in­cen­ti­vos tri­bu­ta­rios re­gio­na­les, en­tre otras pro­pues­tas.

Es­tos ejes pro­gra­má­ti­cos re­ve­lan bien el rum­bo que el can­di­da­to quie­re im­pri­mir­le a su even­tual ad­mi­nis­tra­ción, que no pa­re­ce ser sino la con­ti­nui­dad del ac­tual pro­gra­ma de la Nue­va Ma­yo­ría. Si bien no es cues­tio­na­ble que una fuer­za política pre­ten­da per­pe­tuar las re­for­mas es­truc­tu­ra­les im­pul­sa­das ba­jo es­ta ad­mi­nis­tra­ción, es sor­pren­den­te que no exis­ta es­pí­ri­tu al­guno de au­to­crí­ti­ca, ni los ges­to­res del pro­gra­ma se ha­gan car­go de las re­sis­ten­cias que di­chas re­for­mas han ge­ne­ra­do en la ciu­da­da­nía co­mo tam­po­co de sus se­ve­ros im­pac­tos en ma­te­ria de cre­ci­mien­to. Es­ta con­tra­dic­ción sal­ta es­pe­cial­men­te a la vis­ta cuan­do el equi­po pro­gra­má­ti­co de Gui­llier in­sis­te en avan­zar en gra­tui­dad to­tal en ma­te­ria edu­ca­cio­nal, cuan­do ya es evi­den­te que pa­ra el país se­rá im­po­si­ble con­tar con una hol­gu­ra fis­cal de esa mag­ni­tud. Tal des­co­ne­xión con la reali­dad es sin du­da preo­cu­pan­te, lo que su­gie­re que -in­de­pen­dien­te­men­te del go­bierno que asu­ma- el pro­ce­so de reorien­ta­ción y co­rrec­ción de las re­for­mas se­rá es­pe­cial­men­te com­ple­jo.

Men­ción apar­te me­re­ce la re­fe­ren­cia del do­cu­men­to a la política cam­bia­ria. En és­te se se­ña­la­ba que “la di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va y ex­por­ta­do­ra ha­ce ne­ce­sa­rio im­pul­sar una política cam­bia­ria, que ten­ga co­mo pro­pó­si­to la es­ta­bi­li­dad del ti­po de cam­bio real, a un ni­vel com­pe­ti­ti­vo y fun­cio­nal pa­ra la es­tra­te­gia co­mer­cial y pro­duc­ti­va del país”. Pe­se a que el co­man­do con­fe­só al día si­guien­te que ese pá­rra­fo se ha­bía “co­la­do” en el tex­to fi­nal, su equi­vo­ca­da in­clu­sión re­ve­la va­rios ele­men­tos preo­cu­pan­tes.

Des­de lue­go, re­sul­ta evi­den­te que la idea de aban­do­nar la flo­ta­ción lim­pia del ti­po de cam­bio es­tu­vo ron­dan­do en las me­sas de tra­ba­jo del co­man­do, to­do lo cual re­fle­ja que, al me­nos en al­gu­nos in­te­gran­tes del equi­po pro­gra­má­ti­co, exis­te po­ca va­lo­ra­ción de la au­to­no­mía que tiene el Ban­co Cen­tral. Ade­más, el pá­rra­fo sos­tie­ne la pre­mi­sa -pre­sen­te en el res­to del do­cu­men­to- de que va­ria­bles esen­cia­les de la eco­no­mía pue­den ser ma­ni­pu­la­das por una au­to­ri­dad cen­tral pa­ra ga­ran­ti­zar ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos prees­ta­ble­ci­dos, lo que ade­más de re­sul­tar anacró­ni­co a la luz de la ex­pe­rien­cia, re­sien­te la par­ti­ci­pa­ción del sec­tor pri­va­do, lo que ale­ja la po­si­bi­li­dad de re­to­mar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.