Abor­to y ob­je­ción de con­cien­cia

La Tercera - - Opinión -

LA DIS­CU­SIÓN par­la­men­ta­ria en torno al pro­yec­to de ley que des­pe­na­li­za el abor­to en tres cau­sa­les se ha en­tram­pa­do en un as­pec­to que re­sul­ta fun­da­men­tal de di­lu­ci­dar, co­mo es la ob­je­ción de con­cien­cia. La co­mi­sión de Sa­lud de la Cá­ma­ra re­sol­vió ex­ten­der­la so­lo a los mé­di­cos- no así a las ins­ti­tu­cio­nes; tam­po­co al res­to del equi­po mé­di­co -co­mo ar­se­na­le­ros o en­fer­me­ros-, lo que ha ge­ne­ra­do opi­nio­nes con­tra­pues­tas en­tre los par­la­men­ta­rios, cu­ya dis­cu­sión se ve in­con­ve­nien­te­men­te pre­sio­na­da an­te la su­ma ur­gen­cia con que el Eje­cu­ti­vo pre­ten­de des­pa­char es­te pro­yec­to.

La for­ma co­mo se ha abor­da­do la ob­je­ción de con­cien­cia in­cu­rre en una se­rie de con­tra­dic­cio­nes, que ca­bría es­pe­rar sean co­rre­gi­das en lo que res­ta de la dis­cu­sión le­gis­la­ti­va. Des­de lue­go, la fun­da­men­ta­ción pa­ra no ex­ten­der la ob­je­ción de con­cien­cia al res­to del equi­po mé­di­co ha si­do dé­bil, cons­ti­tu­yen­do una dis­cri­mi­na­ción res­pec­to de quie­nes par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en un pro­ce­di­mien­to mé­di­co. Pe­ro al pre­ten­der ra­di­car di­cha ob­je­ción so­lo en el per­so­nal mé­di­co, ex­clu­yen­do a las ins­ti­tu­cio­nes mis­mas, se crea un pro­ble­ma ma­yor que aten­ta con­tra prin­ci­pios ele­men­ta­les, pues im­plí­ci­ta­men­te una en­ti­dad que­da­ría obli­ga­da a la rea­li­za­ción de abor­tos.

Nin­gu­na ins­ti­tu­ción que no sea par­te del sec­tor pú­bli­co de­be­ría ser for­za­da por ley a pres­tar un ser­vi­cio que re­cha­za o que no es­tá den­tro de su ám­bi­to de com­pe­ten­cia. Las en­ti­da­des de­be­rían re­sol­ver au­tó­no­ma­men­te si den­tro de sus de­fi­ni­cio­nes de prin­ci­pios se con­tem­pla la rea­li­za­ción de abor­tos, y el per­so­nal mé­di­co que allí la­bo­ra ten­drá el de­re­cho de ad­he­rir o no a di­chos prin­ci­pios. Si la ins­ti­tu­ción con­tem­pla el abor­to, en­ton­ces de­be­rá con­tar con más mé­di­cos que no ten­gan ob­je­ción con di­cha prác­ti­ca, lo que re­sul­ta una for­ma mu­cho más cohe­ren­te de re­gu­lar una ma­te­ria de es­pe­cial sen­si­bi­li­dad, evi­tan­do for­zar si­tua­cio­nes por la vía de la ley.

Co­men­te en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.