In­gre­so al Cruch y gra­tui­dad

La Tercera - - Correo - Car­los Hen­rí­quez Ma­ría Jo­sé Díaz

Se­ñor di­rec­tor:

El vier­nes se men­cio­na en el dia­rio que la Co­mi­sión de Edu­ca­ción de la Cá­ma­ra apro­bó una in­di­ca­ción que per­mi­te am­pliar el Con­se­jo de Rec­to­res (Cruch), y “se­gún el tex­to, pa­ra in­gre­sar las uni­ver­si­da­des de­ben es­tar ads­cri­tas a la gra­tui­dad”. In­jus­ta y la­men­ta­ble in­di­ca­ción.

Es in­sos­te­ni­ble que el Cruch ten­ga un cri­te­rio in­jus­to en su com­po­si­ción -con el aval del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción-, pues la se­lec­ción se da­ba por­que las ins­ti­tu­cio­nes se ha­bían crea­do an­tes de 1981. Sin em­bar­go, aho­ra se pro­mue­ve que se in­cor­po­ren uni­ver­si­da­des pri­va­das ads­cri­tas a la gra­tui­dad. Con es­to se dis­cri­mi­na ar­bi­tra­ria­men­te, ya que se de­ja­rían de la­do otras ins­ti­tu­cio­nes que tie­nen ca­rác­ter pú­bli­co, que ha­cen un gran apor­te so­cial y com­par­ten el sis­te­ma de ad­mi­sión con las uni­ver­si­da­des del Cruch.

No re­co­no­cer el enor­me apor­te que dis­tin­tas uni­ver­si­da­des pri­va­das han he­cho a Chi­le es ab­sur­do, pe­ro que la gra­tui­dad se trans­for­me en una es­pe­cie de con­di­ción pa­ra in­gre­sar al Cruch no so­lo es in­jus­to, sino que con­vier­te a la gra­tui­dad en un ins­tru­men­to po­lí­ti­co de chan­ta­je.

Uno de los ar­gu­men­tos del go­bierno so­bre la gra­tui­dad fue que la ins­ti­tu­ción era li­bre de acep­tar­la, y que no ha­bría nin­gu­na con­se­cuen­cia por pen­sar dis­tin­to. Hoy po­de­mos ver que la política pú­bli­ca que le sig­ni­fi­có un dé­fi­cit crí­ti­co a mu­chas uni­ver­si­da­des, se es­tá usan­do co­mo ele­men­to di­fe­ren­cia­dor pa­ra re­co­no­cer el supuesto rol pú­bli­co de las uni­ver­si­da­des, de­jan­do de la­do el enor­me apor­te en do­cen­cia, in­ves­ti­ga­ción y trans­mi­sión de la cultura que mu­chas de ellas ha­cen.

Es in­jus­to pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes y pa­ra los es­tu­dian­tes que de­ci­di­mos in­gre­sar li­bre­men­te en pro­yec­tos edu­ca­ti­vos di­ver­sos, que qui­zá no le gus­ten al go­bierno de turno o a al­gu­nos rec­to­res. Ellos no de­ben ol­vi­dar que la edu­ca­ción su­pe­rior re­quie­re po­lí­ti­cas de Es­ta­do y de­ben apo­yar a to­das las ins­ti­tu­cio­nes que real­men­te son un apor­te pa­ra Chi­le y, muy es­pe­cial­men­te, a los es­tu­dian­tes que tie­nen los mé­ri­tos aca­dé­mi­cos y que li­bre­men­te han de­ci­di­do qué y dón­de es­tu­diar. se dón­de es­tán los pa­dres, adul­tos o res­pon­sa­bles le­ga­les y quién pa­ga los cos­tos -no so­lo ma­te­ria­les- pa­ra los es­tu­dian­tes que ven de­te­ni­dos sus pro­ce­sos de apren­di­za­je. Al con­tra­rio de lo plan­tea­do en di­cha car­ta, el ob­je­ti­vo de la pro­pues­ta no es des­truir, sino que cons­truir con­quis­tas com­par­ti­das en­tre las que re­sal­ta con cla­ri­dad la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la Sa­lud co­mo de­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.