Ter­ce­ro ex­clui­do

La Tercera - - La Otra Mirada - Max Co­lo­dro Fi­ló­so­fo y ana­lis­ta po­lí­ti­co

EN SUS pri­me­ras trans­mi­sio­nes noc­tur­nas, la fran­ja elec­to­ral ha te­ni­do un pro­me­dio de 44 pun­tos de ra­ting, es de­cir, ha si­do vis­ta en más de 800 mil ho­ga­res. Una ci­fra que de­ve­la un sor­pren­den­te im­pac­to, en un con­tex­to apa­ren­te­men­te mar­ca­do por una cre­cien­te dis­tan­cia y desafec­ción ha­cia la política, don­de la abs­ten­ción se ha con­ver­ti­do ade­más en la prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta de los úl­ti­mos pro­ce­sos elec­to­ra­les.

Más allá de las eva­lua­cio­nes de ca­da te­le­vi­den­te, es in­ne­ga­ble que los pre­can­di­da­tos han te­ni­do la ca­pa­ci­dad de po­ner en jue­go al­gu­nos ele­men­tos ori­gi­na­les, imá­ge­nes y re­la­tos que re­fle­jan de buen mo­do las tra­yec­to­rias per­so­na­les, los diag­nós­ti­cos y vi­sio­nes del Chi­le ac­tual, jun­to a cier­tas prio­ri­da­des pro­gra­má­ti­cas. Así, en los es­ca­sos mi­nu­tos que ca­da op­ción tiene pa­ra des­ple­gar­se, se ha con­se­gui­do, al me­nos, acer­car es­ta elección pri­ma­ria a las per­cep­cio­nes co­ti­dia­nas, ayu­dan­do, aun­que sea mo­des­ta­men­te, a que un sec­tor im­por­tan­te de chi­le­nos pue­da es­tar me­jor in­for­ma­do so­bre las al­ter­na­ti­vas en jue­go.

Es­ta ines­pe­ra­da re­le­van­cia de la fran­ja elec­to­ral vino, en­tre otras co­sas, a con­fir­mar el enor­me error es­tra­té­gi­co co­me­ti­do por la Nue­va Ma­yo­ría; pac­to ex­tra­via­do que se de­jó lle­var por sus desacuer­dos in­ter­nos has­ta el pun­to de que­dar en un es­ce­na­rio que hi­zo in­via­ble la pri­ma­ria, y que en es­tas se­ma­nas la ten­drá de­gus­tan­do la fran­ja elec­to­ral co­mo me­ro es­pec­ta­dor. En los he­chos, muy po­co de lo que ha­gan en es­tos días Ca­ro­li­na Goic y Ale­jan­dro Gui­llier, lo­gra­rá te­ner el im­pac­to co­mu­ni­ca­cio­nal de es­tos pre­cia­dos mi­nu­tos de te­le­vi­sión, en ca­de­na na­cio­nal y en ho­ra­rio ‘pri­me’. De al­gún mo­do, si un hi­to pue­de re­su­mir bien el gra­do de de­te­rio­ro po­lí­ti­co y la ‘pér­di­da de brú­ju­la’ de las ac­tua­les di­ri­gen­cias ofi­cia­lis­tas, es pre­ci­sa­men­te el ha­ber con­du­ci­do las co­sas has­ta el pun­to de de­jar pa­sar las ines­ti­ma­bles opor­tu­ni­da­des que brin­da­ban tan­to la pri­ma­ria co­mo la fran­ja elec­to­ral.

Con to­do, no es des­car­ta­ble que es­te es­ce­na­rio im­pen­sa­do ten­ga al­go de sín­to­ma y de an­ti­ci­po de los reor­de­na­mien­tos sub­te­rrá­neos que en la ac­tua­li­dad re­co­rren al sis­te­ma po­lí­ti­co. En efec­to, los ma­yo­res gra­dos de po­la­ri­za­ción y el ca­da día más con­so­li­da­do quie­bre del eje cons­ti­tui­do por la DC y la iz­quier­da, qui­zás sean par­te de la tra­ma que hoy ex­pli­ca la con­fi­gu­ra­ción de es­te ‘ter­ce­ro ex­clui­do’, una coa­li­ción de centroizquierda que fue la co­lum­na ver­te­bral de la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca, pe­ro que en el nue­vo ci­clo po­lí­ti­co pa­re­ce te­ner su exis­ten­cia se­ria­men­te ame­na­za­da.

En de­fi­ni­ti­va, sen­tar­se hoy fren­te al te­le­vi­sor a ob­ser­var un mo­sai­co de op­cio­nes pre­si­den­cia­les en el que la Nue­va Ma­yo­ría bri­lla por su au­sen­cia, pue­de ser no so­lo el re­sul­ta­do de ma­las de­ci­sio­nes to­ma­das por ma­los di­ri­gen­tes. Más en el fon­do, no de­ja­ría de ser una ex­tra­ña pa­ra­do­ja que el Chi­le post-bi­no­mi­nal por el que tan­to lu­chó la coa­li­ción de centroizquierda, lle­va­rá in­cu­ba­do en el vien­tre su inesperado fi­nal, los tra­zos de un ho­ri­zon­te po­lí­ti­co que –igual co­mo ocu­rre en la ac­tual fran­ja elec­to­ral- sim­ple­men­te la con­de­nan a no ser pro­ta­go­nis­ta del país que vie­ne.

Si un hi­to pue­de re­su­mir bien el gra­do de de­te­rio­ro po­lí­ti­co de las di­ri­gen­cias ofi­cia­lis­tas es ha­ber de­ja­do pa­sar las opor­tu­ni­da­des que brin­da­ban tan­to la pri­ma­ria co­mo la fran­ja elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.