“Bo­li­via es­tá que­dan­do ais­la­da por­que tiene ce­ro cre­di­bi­li­dad en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”

► El can­ci­ller con­fir­ma que la me­mo­ria por la de­man­da por el río Si­la­la es­tá lis­ta en las im­pren­tas de Ho­lan­da y se­rá pre­sen­ta­da el pró­xi­mo 3 de ju­lio. ► So­bre la ex­tra­di­ción del ex fren­tis­ta Raúl Es­co­bar, se­ña­la que el can­ci­ller de Mé­xi­co le ex­pre­só su v

La Tercera - - Política - Da­vid Mu­ñoz Por­que el go­bierno bo­li­viano tiene ce­ro cre­di­bi­li­dad en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Pasó en Gi­ne­bra en una reunión de des­mi­na­do, pasó en Bo­go­tá tam­bién, cuan­do qui­sie­ron blo­quear que Chi­le asu­mie­ra co­mo pre­si­den­te del Par­la­men­to An­dino. Les f

Agi­ta­das se­ma­nas ha vi­vi­do el can­ci­ller Heraldo Mu­ñoz. Ha­ce una se­ma­na es­tu­vo en Nue­va York en la Cum­bre de los Océa­nos, don­de tu­vo que en­fren­tar una in­ten­sa agen­da, a la que se su­mó la mi­sión de con­tra­rres­tar el in­ten­so lobby que des­ple­gó el pro­pio Pre­si­den­te Evo Mo­ra­les en di­cho fo­ro.

Vol­vió a Chi­le y el miér­co­les se em­bar­ca­ba de nue­vo a Mia­mi a una Con­fe­ren­cia so­bre Cen­troa­mé­ri­ca, don­de apro­ve­chó de re­unir­se con el can­ci­ller de Mé­xi­co, Luis Vi­de­ga­ray, pa­ra agi­li­zar las ges­tio­nes de una even­tual ex­tra­di­ción del fren­tis­ta Raúl Es­co­bar, apre­sa­do re­cien­te­men­te en ese país.

En mo­men­tos tam­bién cla­ves pa­ra los pro­ce­sos en La Ha­ya: Chi­le de­be en­tre­gar su me­mo­ria en la de­man­da con­tra La Paz por el río Si­la­la el 3 de ju­lio, y se pre­pa­ra pa­ra en­tre­gar la dú­pli­ca en la de­man­da de Bo­li­via por ac­ce­so al mar.

¿Qué po­si­bi­li­da­des hay de ex­tra­di­tar al au­tor del cri­men de Jai­me Guz­mán?

El go­bierno de Chi­le ha efec­tua­do y con­ti­nua­rá efec­tuan­do to­das las ges­tio­nes pro­pias de su com­pe­ten­cia pa­ra agi­li­zar el pe­di­do de ex­tra­di­ción, en ca­so de que la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción for­mu­la­da por el Mi­nis­tro Ca­rro­za sea apro­ba­da por la Cor­te Su­pre­ma. En la reunión que sos­tu­ve con el can­ci­ller de Mé­xi­co, ha­ce po­cos días, es­te ex­pre­só la vo­lun­tad política de agi­li­zar el pro­ce­so y su com­pro­mi­so de tra­ba­jar jun­tos pa­ra que Raúl Es­co­bar pue­da ser juz­ga­do en Chi­le, de lo cual es­ta­mos muy agra­de­ci­dos.

¿Es fac­ti­ble dar cur­so en­ton­ces a una ex­tra­di­ción?

Si la Cor­te Su­pre­ma aprue­ba la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción, los can­ci­lle­res de Chi­le y Mé­xi­co nos he­mos com­pro­me­ti­do a una ex­tra­di­ción ace­le­ra­da y coor­di­na­da.

¿Es­te ca­so po­dría mo­vi­li­zar, por ejem­plo, la si­tua­ción de Gal­va­rino

Apa­bla­za en Ar­gen­ti­na?

El go­bierno se­gui­rá in­sis­tien­do en la ne­ce­si­dad que se ex­tra­di­te a Gal­va­rino Apa­bla­za a Chi­le. El ca­so es­tá ac­tual­men­te en co­no­ci­mien­to de las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les ar­gen­ti­nas. Tam­bién la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos se en­cuen­tra ana­li­zan­do es­ta ma­te­ria.

de los bo­li­via­nos de­te­ni­dos en Chi­le, en­tre otras ac­cio­nes. ¿Lo es­pe­ra­ba?

No sor­pren­de pa­ra na­da. Des­de ha­ce tiem­po el go­bierno de Bo­li­via es­tá lle­van­do a dis­tin­tos fo­ros in­ter­na­cio­na­les va­ria­das acu­sa­cio­nes con­tra Chi­le. To­das, sin em­bar­go, tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: son fal­sas. Bo­li­via fal­ta a la ver­dad, ma­ni­pu­la in­for­ma­ción y ofen­de a las au­to­ri­da­des y al pue­blo chi­leno. Re­sul­ta­do: en nin­gún fo­ro in­ter­na­cio­nal ha re­ci­bi­do res­pal­do al­guno; Bo­li­via es­tá que­dan­do ais­la­da.

¿Por qué? ¿Pa­sa por su peor mo­men­to la re­la­ción de Chi­le con Bo­li­via?

Hay dos ca­ras en la re­la­ción en­tre Bo­li­via y Chi­le. Una es la ofen­sa per­ma­nen­te que el Pre­si­den­te Evo Mo­ra­les y su go­bierno lan­za con­tra nues­tro país, las acu­sa­cio­nes fal­sas, la pro­pa­gan­da co­mu­ni­ca­cio­nal, su bús­que­da per­ma­nen­te de ré­di­tos po­lí­ti­cos in­ter­nos hos­ti­li­zan­do a Chi­le. Pe­ro hay otra ca­ra muy im­por­tan­te, que el Pre­si­den­te Mo­ra­les pa­re­cie­ra que­rer ocul­tar, lo que yo lla­mo una in­te­gra­ción si­len­cio­sa: au­men­to de las in­ver­sio­nes chi­le­nas en Bo­li­via, mi­les de ciu­da­da­nos bo­li­via­nos vi­vien­do en Chi­le -cu­yo apor­te es va­lo­ra­do-, be­cas del go­bierno chi­leno pa­ra cien­tos de es­tu­dian­tes bo­li­via­nos en nues­tro país, coope­ra­ción en el área de sa­lud en­tre hos­pi­ta­les chi­le­nos y bo­li­via­nos. Esa es la agen­da que que­re­mos po­ten­ciar en el si­glo XXI. Pa­ra eso, sin du­da, es ne­ce­sa­rio un cam­bio de ac­ti­tud de par­te del go­bierno bo­li­viano.

¿No fue caer en el jue­go del Pre­si­den­te Mo­ra­les ha­cer­les una apues­ta a los pe­rio­dis­tas si es que no de­ja­ba de tui­tear con­tra Chi­le?

Las con­sul­tas que re­ci­bo de la pren­sa so­bre men­sa­jes en Twit­ter so­bre Chi­le de Evo Mo­ra­les cre­cen día a día. Ra­ra­men­te res­pon­do. El 99 por cien­to de los tuits los ig­no­ro. Lo que Chi­le nun­ca ha­rá es em­pe­zar a in­sul­tar e in­ven­tar acu­sa­cio­nes fal­sas con­tra Bo­li­via. Tam­po­co uti­li­za­re­mos fo­ros in­ter­na­cio­na­les pa­ra lle­var po­lé­mi­cas fic­ti­cias. Res­pon­de­re­mos so­lo cuan­do sea indispensable, con se­re­na fir­me­za.

¿Cuán­to im­pac­to tiene es­ta ofen­si­va co­mu­ni­ca­cio­nal en el pro­ce­so en La Ha­ya?

El go­bierno de Bo­li­via pa­re­cie­ra que­rer con­se­guir con es­ta gue­rri­lla co­mu­ni­ca­cio­nal lo que no va a con­se­guir en La Ha­ya. Pa­re­cie­ra que apues­ta a que Chi­le se rin­da y, pa­ra evi­tar es­te mal cli­ma, ce­da so­be­ra­nía te­rri­to­rial. Eso no va a ocu­rrir. Ni en la Cor­te de La Ha­ya -que ya di­jo que no exis­te nin­gún de­re­cho de Bo­li­via a un ac­ce­so so­be­rano al mar- ni fue­ra de la Cor­te. Por lo de­más, los efec­tos de la ofen­si­va co­mu­ni­ca­cio­nal los se­ña­ló ha­ce po­cos días un ex pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca bo­li­via­na. Jai­me Paz Zamora cri­ti­có que el Pre­si­den­te Mo­ra­les usa­ra la ONU pa­ra plan­tear su as­pi­ra­ción ma­rí­ti­ma y ad­vir­tió que “a ve­ces la cau­sa es bue­na, pe­ro si eres inopor­tuno y pe­sa­do re­sul­ta que tu cau­sa se vuel­ve im­po­pu­lar”. Y an­tes di­jo, sa­bia­men­te, que la Cor­te de La Ha­ya no re­ga­la ni pres­ta mar por­que no tiene mar.

¿Chi­le de­jó de la­do la es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal y se en­fo­ca­rá so­lo en lo ju­rí­di­co, a pro­pó­si­to de la en­tre­ga de la dú­pli­ca an­tes del 21 de sep­tiem­bre pró­xi­mo?

Chi­le con­si­de­ra to­das las va­ria­bles y to­dos los es­ce­na­rios de ac­ción. Nin­gún as­pec­to es de­ja­do al azar. La dú­pli­ca, por cier­to, es un do­cu­men­to que se ha tra­ba­ja­do pa­ra ex­po­ner y desa­rro­llar de ma­ne­ra só­li­da y con­vin­cen­te los ar­gu­men­tos chi­le­nos an­te el tri­bu­nal.

“Los can­ci­lle­res de Chi­le y Mé­xi­co nos he­mos com­pro­me­ti­do a una ex­tra­di­ción ace­le­ra­da y coor­di­na­da”.

“Bo­li­via fal­ta a la ver­dad, ma­ni­pu­la in­for­ma­ción y ofen­de a las au­to­ri­da­des y al pue­blo chi­leno. Re­sul­ta­do: en nin­gún fo­ro ha re­ci­bi­do res­pal­do”.

¿Cuán­to afec­ta­rá a la po­si­ción chi­le­na la re­nun­cia de la jue­za ad hoc Loui­se Ar­bour es­tan­do tan cer­ca de en­tre­gar la dú­pli­ca y de la fa­se oral del jui­cio?

La jue­za Loui­se Ar­bour fue lla­ma­da a asu­mir una im­por­tan­te res­pon­sa­bi­li­dad en uno de los te­mas más sen­si­bles de la agen­da in­ter­na­cio­nal, que es el de las mi­gra­cio­nes. No­so­tros le ex­ten­di­mos nues­tras sin­ce­ras fe­li­ci­ta­cio­nes y agra­de­ci­mos la co­la­bo­ra­ción que pres­tó en la eta­pa ini­cial del jui­cio en La Ha­ya. La po­si­ción chi­le­na no se ve­rá afec­ta­da en na­da an­te la Cor­te. Aho­ra se ini­cia una nue­va eta­pa y los jue­ces ad hoc real­men­te tie­nen su ma­yor car­ga de tra­ba­jo en los ale­ga­tos ora­les. Ade­más, la sa­li­da de jue­ces ad hoc es al­go

“La po­si­ción chi­le­na no se ve­rá afec­ta­da en na­da an­te la Cor­te. El ca­so chi­leno es fuer­te, por lo que no hay di­fi­cul­tad en en­con­trar al­guien”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.