Re­de­fi­nien­do a Gui­llier

Tras la inau­gu­ra­ción de una nue­va fa­se en la cam­pa­ña del aban­de­ra­do del eje pro­gre­sis­ta del ofi­cia­lis­mo, se pro­yec­tan cam­bios en torno a su re­la­to. Po­ten­ciar su his­to­ria per­so­nal y su ca­rác­ter con­ti­nuis­ta e in­de­pen­dien­te se­rá la apues­ta.

La Tercera - - Política - Por Isa­bel Caro y Da­vid Mu­ñoz

SU LA­DO más ín­ti­mo y hu­mano sa­có a re­lu­cir el aban­de­ra­do pre­si­den­cial Ale­jan­dro Gui­llier es­ta se­ma­na. En me­dio de la ce­na de ca­ma­ra­de­ría que or­ga­ni­za­ron las ban­ca­das de los par­ti­dos que res­pal­dan su can­di­da­tu­ra, el se­na­dor re­cor­dó su pa­sa­do co­mo mi­li­tan­te de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas du­ran­te su épo­ca de uni­ver­si­ta­rio y sus años en Ecua­dor don­de co­no­ció a su es­po­sa, Ma­ría Cris­ti­na Far­ga. Se­gún asis­ten­tes, el tono con­fi­den­te y cer­cano del se­na­dor ge­ne­ró un cli­ma de com­pli­ci­dad con quie­nes lo acom­pa­ña­ron ese día. Ese, es par­te del re­la­to que se es­pe­ra po­ten­ciar en es­te se­gun­do tiem­po de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Gui­llier.

Tras la con­for­ma­ción de su co­man­do y el lan­za­mien­to de sus ba­ses pro­gra­má­ti­cas, des­de su círcu­lo han sub­ra­ya­do la ne­ce­si­dad de re­sal­tar el pa­sa­do po­lí­ti­co del se­na­dor por An­to­fa­gas­ta.

Asi­mis­mo, se bus­ca­rá real­zar su fi­gu­ra de “pa­dre de fa­mi­lia”. Gui­llier co­no­ció a Far­ga mien­tras ella vi­vía exi­lia­da en Quito con dos hi­jos de un pri­mer ma­tri­mo­nio. Al tiem­po, el pe­rio­dis­ta y so­ció­lo­go asu­mió a am­bos co­mo su­yos. Ade­más, el pro­pio aban­de­ra­do ha con­fi­den­cia­do que cuan­do a su es­po­sa le de­tec­ta­ron fa­ti­ga cró­ni­ca —una en­fer­me­dad que pro­vo­ca ni­ve­les ex­tre­mos de ago­ta­mien­to— fue él quien asu­mió su to­tal cui­da­do.

El nom­bra­mien­to de su vo­ce­ra, la dipu­tada Ka­rol Ca­rio­la (PC), re­fle­jó, pa­ra al­gu­nos en el ofi­cia­lis­mo, es­te ras­go “pa­ter­nal” y “cer­cano” del can­di­da­to. “Ale­jan­dro es una per­so­na muy en­tre­ga­da, muy ca­ri­ño­sa, de mu­cha dis­po­si­ción. Yo per­dí a mi pa­pá ha­ce po­qui­to me­nos de un año, y co­mo él par­tió yo es­ta­ba muy tris­te y Ale­jan­dro lo sa­bía. En­ton­ces él, en un ac­to de ca­ri­ño, me di­ce ‘bueno, yo en­ton­ces voy a ser co­mo tu pa­pá y te voy a apo­yar y acom­pa­ñar’”, re­ve­ló Ca­rio­la en en­tre­vis­ta con

En el co­man­do de Gui­llier, el diag­nós­ti­co es que la his­to­ria política, per­so­nal y fa­mi­liar del can­di­da­to son atri­bu­tos que has­ta aho­ra no se han ca­pi­ta­li­za­do y de­ben ser par­te cen­tral de es­te nue­vo re­la­to.

Otro pun­to que se pre­ten­de real­zar de aho­ra en ade­lan­te en la es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal de la cam­pa­ña, es el ca­rác­ter con­ti­nuis­ta de un even­tual man­da­to de Gui­llier. Si bien en al­gún mo­men­to el aban­de­ra­do bus­có des­mar­car­se del go­bierno de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, en el ofi­cia­lis­mo ase­gu­ran que ya no que­dan du­das de que el se­na­dor pro­fun­di­za­rá el le­ga­do de la Man­da­ta­ria. “No re­tro­ce­de­re­mos ni un me­tro en los avan­ces”, di­jo en

La Ter­ce­ra.

el tea­tro Cau­po­li­cán el pa­sa­do do­min­go. Es­to que­dó ple­na­men­te re­fle­ja­do en las ba­ses pro­gra­má­ti­cas que pre­sen­tó el se­na­dor en esa oca­sión. En el do­cu­men­to se asu­men co­mo pro­pios los lo­gros de es­ta ad­mi­nis­tra­ción y se pro­yec­tan co­mo desafíos va­rios de los “pen­dien­tes” del se­gun­do pa­so de Ba­che­let por La Mo­ne­da.

Asi­mis­mo, la apues­ta del co­man­do es se­guir po­nien­do luz so­bre el ca­rác­ter de in­de­pen­dien­te del aban­de­ra­do. El com­po­nen­te de “re­no­va­ción” que po­dría im­pri­mir­le Gui­llier a la política tra­di­cio­nal se­rá otro de los ejes que mar­ca­rán la re­de­fi­ni­ción de Gui­llier.

La de­can­ta­ción

Al in­te­rior del círcu­lo del se­na­dor han des­ta­ca­do que el “Cau­po­li­ca­na­zo” mar­có “un an­tes y un des­pués” en la cam­pa­ña de Gui­llier. En el ofi­cia­lis­mo ad­mi­ten que el en­cuen­tro fue un hi­to que ener­gi­zó los respaldos ha­cia el se­na­dor. Es­to se vio re­fle­ja­do es­te fin de se­ma­na en el des­plie­gue te­rri­to­rial del can­di­da­to, quien via­jó a la Re­gión de Los La­gos y tu­vo ac­ti­vi­da­des con los se­na­do­res so­cia­lis­tas “la­guis­tas” Fi­del Es­pi­no­za y Ra­bin­dra­nath Quin­te­ros. Asi­mis­mo, des­ta­can en su círcu­lo la in­cor­po­ra­ción del ex je­fe te­rri­to­rial de la cam­pa­ña del ex pre­si­den­te La­gos, el se­na­dor Car­los Mon­tes.

Aho­ra, cuen­tan en el co­man­do, se es­tá em­pe­zan­do a ne­go­ciar la se­gun­da lí­nea de ca­da uno de los equi­pos. El lu­nes, el can­di­da­to y sus “ca­be­zas de se­rie” ten­drán una jor­na­da de tra­ba­jo “cla­ve” pa­ra el rum­bo de la cam­pa­ña, oca­sión en la que se re­de­fi­ni­rán los tiem­pos e hi­tos que ten­drá la can­di­da­tu­ra de aquí a agos­to. Los par­ti­dos han plan­tea­do la ne­ce­si­dad de ce­rrar cuan­to an­tes el pro­ce­so de recolección de fir­mas, pa­ra que du­ran­te el mes de ju­lio Gui­llier pue­da des­ple­gar­se en di­ver­sos en­cuen­tros pro­gra­má­ti­cos a lo lar­go del país.

Asi­mis­mo, se ha reor­de­na­do la agen­da del aban­de­ra­do. Es­tá pre­vis­to que de aho­ra en ade­lan­te, los lu­nes, Gui­llier sos­ten­ga reunio­nes ha­bi­tua­les con sus equi­pos, los mar­tes y miér­co­les via­je al Con­gre­so Na­cio­nal en Val­pa­raí­so pa­ra se­guir cum­plien­do con su rol de se­na­dor, y de jue­ves a sá­ba­do se tras­la­de a dis­tin­tos pun­tos de Chi­le. La idea que han plan­tea­do va­rios de los dipu­tados “gui­llie­ris­tas” es em­pal­mar lo an­tes po­si­ble la cam­pa­ña par­la­men­ta­ria con la pre­si­den­cial pa­ra po­ten­ciar el nom­bre del se­na­dor en los te­rri­to­rios.

Con to­do, en el co­man­do re­co­no­cen que aun­que la es­truc­tu­ra­ción de la cam­pa­ña y la es­tra­te­gia se apla­zó en ex­ce­so, Gui­llier aún es­tá a tiem­po pa­ra re­de­fi­nir el rum­bo.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.