El oca­so de Ba­che­let

La Tercera - - Política - Por Hu­go He­rre­ra

Des­de 2012, la épo­ca en que terminaba la cuen­ta lar­ga del ca­len­da­rio ma­ya, se ha­bla, en Chi­le, del cam­bio de ci­clo. La cen­tro­de­re­cha ha­bía ga­na­do las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, los es­tu­dian­tes vol­cán­do­se a la ca­lle y el ma­les­tar al­can­za­ba di­ver­sos mo­dos de ex­pre­sión so­cial. El Bi­cen­te­na­rio nos en­con­tra­ba en una si­tua­ción pa­re­ci­da a la del Cen­te­na­rio: irrum­pían nue­vos gru­pos so­cia­les –en 1910, el pro­le­ta­ria­do; en 2010, cla­ses me­dias–, fren­te a una ins­ti­tu­cio­na­li­dad política y eco­nó­mi­ca con sig­nos de ob­so­les­cen­cia y una cla­se di­ri­gen­te con vi­sos oli­gár­qui­cos.

Las cri­sis po­lí­ti­cas no son ne­ce­sa­ria­men­te caos po­lí­ti­co, y de las hon­du­ras del acer­vo na­cio­nal pa­re­cen emer­ger re­nue­vos. Pe­ro es­ta­mos en me­dio del par­to: una épo­ca no se re­sig­na a mo­rir y la era na­cien­te aún no lo­gra im­po­ner­se.

La Nue­va Ma­yo­ría da es­ter­to­res. La es­tri­den­te voz ner­vio­sa de Gui­llier, sus frases he­chas, sus so­lu­cio­nes tri­via­les, sus ex­tra­ñas pro­pues­tas, vie­nen a ex­pre­sar el ni­vel en el que ca­yó la otro­ra pu­jan­te alian­za. El grue­so de la tro­pa va, es­toi­ca, ca­mino al fra­ca­so. Goic in­ten­ta abrir rum­bos en una es­tre­cha sen­da que no se en­san­cha. En la cen­tro­de­re­cha ve­ge­ta, to­da­vía, gran can­ti­dad de di­ri­gen­tes de épo­ca –de otra épo­ca–, di­se­ña­dos pa­ra dis­cu­tir con Zal­dí­var o En­ri­que Co­rrea, cuan­to más pa­ra evo­car los fan­tas­mas de “la iz­quier­da de siem­pre”, pe­ro in­ca­pa­ces de en­ten­der lo que es­tá pa­san­do, qué sig­ni­fi­ca un país que se ha sa­li­do de los ejes de la tran­si­ción.

En me­dio de es­ta tra­ma na­cio­nal, vie­ne a ha­cer apa­ri­ción en es­ce­na la rei­na de la ba- ra­ja de la política chi­le­na, la gran au­sen­te de su go­bierno, la res­pon­sa­ble del es­tan­ca­mien­to de la eco­no­mía –la olla de la que co­me­mos–, la ne­gli­gen­te de­sen­ten­di­da de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te des­vir­tua­do, la desafec­ta­da agen­te de una re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior que com­pro­me­te el des­tino de sus me­jo­res uni­ver­si­da­des.

Irrum­pió en un pro­gra­ma de pre­gun­tas sua­ves, ha­cien­do una au­to­de­fen­sa de su du­do­so le­ga­do. La abo­ga­da de sí mis­ma se mi­ra y di­ce de sí con una com­pla­cen­cia des­men­ti­da por la vis­ta ner­vio­sa y la mo­du­la­ción in­cier­ta. Pre­ten­de ser, to­da­vía, cau­sa efi­cien­te de al­go. In­ten­ta des­co­no­cer los fe­nó­me­nos po­lí­ti­cos que la ron­dan. El Fren­te Am­plio es, en su men­te, bra­va­ta de hi­dal­gos. La cen­tro­de­re­cha, en­te­le­quia pa­re­ci­da a una ban­da de ma­lean­tes, cu­ya fi­ja­ción ra­di­ca­ría en de­te­ner el avan­ce de la his­to­ria. Pin­gües pro­yec­tos de ley mal for­mu­la­dos, peor eje­cu­ta­dos, re­me­dos de dis­cur­so ra­di­cal pe­go­tea­do con vie­ja Con­cer­ta­ción; el pro­duc­to de la ges­tión des­tar­ta­la­da de un cú­mu­lo de mi­nis­tros que se me­cen en las aguas de la ig­no­ran­cia y la fri­vo­li­dad, ¿eso es el avan­ce de la his­to­ria?

Con sus apa­ri­cio­nes Ba­che­let vie­ne a re­fren­dar su pro­pio oca­so, a ser la ayu­dis­ta del fin de épo­ca, a po­ner la fir­ma de su es­ca­sa sig­ni­fi­can­cia. Pues ocu­rre que son esos mis­mos mu­cha­chos del Fren­te Am­plio, esos “hi­jas e hi­jos de” (y co­mo si ella no fue­ra al­go pa­re­ci­do) los que, al la­do de otras hi­jas e hi­jos de, en la cen­tro­de­re­cha, ya es­tán dan­do pa­sos, al­gu­nos de ellos fir­mes, ya han agu­za­do la vis­ta y se en­cuen­tran in­mer­sos en pro­ce­sos de re­fle­xión y re­no­va­ción dis­cur­si­va y prác­ti­ca res­pec­to de los que ella de­jó de es­tar, ha­ce ra­to, en con­di­cio­nes de en­ten­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.