Las úl­ti­mas ho­ras de Ramón Gue­rra an­tes de vol­ver a ser Raúl Es­co­bar

► El ex fren­tis­ta era fa­ná­ti­co del fút­bol, apo­de­ra­do ejem­plar y afi­cio­na­do al ar­te. Pe­ro en pri­va­do, li­de­ra­ba una ban­da de se­cues­tra­do­res. ► San Mi­guel de Allen­de, su re­fu­gio por más de 10 años, es una de las ciu­da­des más co­ti­za­das por ju­bi­la­dos nor­te­amer

La Tercera - - Nacional - Víc­tor Ri­ve­ra

Los po­li­cías le pre­gun­ta­ron: “¿su iden­ti­dad?”, y el sos­pe­cho­so res­pon­dió “Ramón Gue­rra Va­len­cia (59)”.

A bor­do de su ca­mio­ne­ta Ta­co­ma blan­ca pa­ten­te GR29157, Gue­rra era so­me­ti­do a un pro­ce­di­mien­to po­li­cial en San Mi­guel de Allen­de, Mé­xi­co, por su su­pues­ta vin­cu­la­ción con el se­cues­tro de una ciu­da­da­na fran­co­es­ta­dou­ni­den­se ini­cia­do a me­dia­dos de mar­zo.

An­te la mi­ra­da de los po­li­cías me­xi­ca­nos, Gue­rra veía que su se­cre­to me­jor guar­da­do co­rría pe­li­gro, y así ocu­rrió. Días más tar­de, a tra­vés del sis­te­ma de hue­llas dac­ti­la­res, se su­po su ver­da­de­ra iden­ti­dad: Raúl Es­co­bar Po­ble­te, 53 años, na­ci­do en Chi­le. El cru­ce de in­for­ma­ción con In­ter­pol per­mi­tió sa­ber que era un ex miem­bro del Fren­te Pa­trió­ti­co Ma­nuel Ro­drí­guez (FPMR), apo­da­do “co­man­dan­te Emilio”, uno de los prin­ci­pa­les sospechosos del cri­men del se­na­dor UDI Jai­me Guz­mán en 1991.

Las ho­ras de Es­co­bar an­tes de ser de­te­ni­do por su su­pues­ta par­ti­ci­pa­ción en el se­cues­tro de Nancy Mi­che­lle Ken­dall ha­bían trans­cu­rri­do con nor­ma­li­dad, se­gún sus ami­gos.

Era mar­tes y le co­rres­pon­día ju­gar fút­bol, pues re­li­gio­sa­men­te, una vez a la se­ma­na, a ve­ces mar­tes y otras jue­ves, se aco­mo­da­ba su te­ni­da de­por­ti­va pa­ra de­fen­der a su equi­po “Ge­ne­ra­ción 35”.

Quie­nes jugaban di­cen que era un “ex­ce­len­te cen­tral” y “bien por­ta­do”. No de los que pe­ga­ban pa­ta­das.

La vi­da de Ramón Gue­rra

En la mis­ma can­cha, en el Cam­po San Felipe, los ju­ga­do­res se reunían des­pués de los par­ti­dos pa­ra com­par­tir unas cer­ve­zas; sin em­bar­go, ad­vier­ten que Es­co­bar, a quien aún lla­man Ramón, no siem­pre se que­da­ba, pues tam­bién par­ti­ci­pa­ba en los ne­go­cios de ar­te de su ac­tual se­ño­ra.

“A ve­ces ve­nía con la ni­ña (su hi­ja), así que terminaba el jue­go y se iba”, se­ña­la uno de sus com­pa­ñe­ros de equi­po. La re­la­ción de Es­co­bar con su hi­ja era cer­ca­na, la iba a bus­car to­dos los días a la ca­sa de su ex es­po­sa, Mar­ce­la Mar­do­nes, pa­ra llevarla a la es­cue­la.

El ex co­man­dan­te Emilio lle­gó a Mé­xi­co ha­ce una dé­ca­da. Acom­pa­ña­do de su pa­re­ja Mar­ce­la Mar­do­nes de­ci­die­ron ha­cer su vi­da allí, le­jos de Chi­le. Pa­ra eso am­bos cam­bia­ron su iden­ti­dad y su his­to­ria: eran del Es­ta­do de Pue­bla, les gus­ta­ba el ar­te y lo re­la­cio­na­do con la es­pi­ri­tua­li­dad. El era Ramón y ella, Pa­tri­cia Fer­nán­dez. Con sus dos hi­jos, uno de 15 y otra de 2 años, se asen­ta­ron en el ba­rrio Atas­ca­de­ro, en San Mi­guel de Allen­de, uno de los sec­to­res más aco­mo­da­dos de la ciu­dad me­di­te­rrá­nea, de es­ti­lo co­lo­nial y don­de pre­do­mi­nan es­ta­dou­ni­den­ses co­mo pro­pie­ta­rios de es­tas re­si­den­cias, cu­yos pre­cios fluc­túan en­tre los 200 mil y un mi­llón de dó­la­res.

Pa­ra los ex­tran­je­ros que de­ci­den vi­vir en San Mi­guel, que se­gún el úl­ti­mo cen­so tiene ca­si 170 mil ha­bi­tan­tes, “es­to es una jo­ya. Be­llo y no tan cos­to­so”, di­ce Fran­cis, es­ta­dou­ni­den­se que re­si­de allí. Raúl y Mar­ce­la lle­ga­ron a una de las ciu­da­des más atrac­ti­vas de Mé­xi­co, don­de su gran gan­cho es la igle­sia San Mi­guel de Ar­cán­gel.

La ciu­dad don­de se es­con­dían fue de­cla­ra­da por la Unes­co co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad en ju­lio de 2008. Es por eso que pa­ra los tu­ris­tas, y los pro­pios san­mi­gue­li­nos, re­sul­ta “sor­pren­den­te” la his­to­ria de Raúl: un ex gue­rri­lle­ro acu­sa­do de se­cues­tros en es­ta ciu­dad.

Es­co­bar ade­más fre­cuen­ta­ba la ga­le­ría MUV Ar­te, ubi­ca­da en el ca­mino a Do­lo­res Hi­dal­go, en San Mi­guel, que era de uno de sus co­no­ci­dos. Sin em­bar­go, des­de que es­ta­lló el ca­so es­tá ce­rra­da (ver foto).

“Ha­ce tres años que a él no lo vi más, te­nía otra ca­sa por es­te sec­tor, la que arren­da­ba por días a los tu­ris­tas. La se­ño­ra se que­dó aquí, pe­ro no la veo ha­ce un tiem­po”, di­ce una ve­ci­na de los chi­le­nos.

Lo más pro­ba­ble es que a él no lo vio más por­que se se­pa­ró de Mar­ce­la. En tan­to, a ella la de­jó de ver por­que ha­ce po­cas se­ma­nas, el 2 de ju­nio, sa­lió rum­bo a Chi­le, don­de el 9 de ju­nio fue de­te­ni­da por su even­tual par­ti­ci­pa­ción en el ase­si­na­to de Jai­me Guz­mán.

Es­co­bar, tras se­pa­rar­se de Mar­ce­la, ini­ció una re­la­ción con su ac­tual se­ño­ra, Isa­bel Ma­za­rro, una es­pa­ño­la de unos 40 años. Se­gún cer­ca­nos, am­bos te­nían una bue­na re­la­ción, pe­ro hoy es­tá tri­za­da por los car­gos de se­cues­tro, su­ma­do al pro­ce­so en Chi­le que en­fren­ta el ex fren­tis­ta.

Des­de el día del arres­to la mu­jer no lo ha ido a ver a la cár­cel (Cen­tro Es­ta­tal de Re­in­ser­ción So­cial del Va­lle de San­tia­go) don­de es­tá re­clui­do, pues “es­tá mo­les­ta y no quie­re sa­ber na­da”, di­jo un ami­go de la fa­mi­lia que no qui­so re­ve­lar su iden­ti­dad, pues to­dos quie­nes fue­ron cer­ca­nos a Es­co­bar hoy te­men ver­se in­vo­lu­cra­dos en la in­ves­ti­ga­ción. En un co­mien­zo se di­jo que ella ha­bía vuel­to a Es­pa­ña, pe­ro trascendió que si­gue en el Es­ta­do de Gua­na­jua­to.

Sus úl­ti­mos pa­sos

Se­gún la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Gua­na­jua­to, Es­co­bar era uno de los prin­ci­pa­les lí­de­res de un gru­po de se­cues­tra­do­res que ha­bría co­me­ti­do una se­rie de pla­gios (ha tras­cen­di­do que

FOTO: VIC­TOR RI­VE­RA

►► Una pa­no­rá­mi­ca de San Mi­guel de Allen­de, don­de Es­co­bar vi­vió por 10 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.