Pa­sión y me­su­ra

La Tercera - - Opinión - Pa­tri­cio Za­pa­ta Abo­ga­do

LOS DE­VO­TOS de la en­cues­to­lo­gía ame­na­zan con se­cues­trar nues­tro pro­ce­so po­lí­ti­co. Pa­ra esa ex­tra­ña re­li­gión, que no tie­ne na­da que ver con la idea de­mo­crá­ti­ca de que son las ma­yo­rías las que de­ben go­ber­nar, las mi­no­rías son, por de­fi­ni­ción, pu­ros y sim­ples fra­ca­sos. Ten­drían que re­nun­ciar o ba­jar­se. Al ti­ro.

Jac­ques Ma­ri­tain ha­bla­ba de “mi­no­rías pro­fé­ti­cas de cho­que”. Con ese con­cep­to, el maes­tro so­cial­cris­tiano que­ría re­fe­rir­se a la dis­po­si­ción de áni­mo con que un gru­po más o me­nos pe­que­ño de hu­ma­nis­tas y cris­tia­nos se pro­po­ne in­ter­pe­lar al res­to de la co­mu­ni­dad. Las mi­no­rías a que se re­fie­re Ma­ri­tain en la “Car­ta De­mo­crá­ti­ca” no se sien­ten po­see­do­ras de al­gu­na ver­dad ab­so­lu­ta ni as­pi­ran a im­po­ner a ra­ja­ta­bla su idea­rio. No son me­siá­ni­cas ni to­ta­li­ta­rias. Lo im­por­tan­te, sin em­bar­go, es que esas mi­no­rías pro­fé­ti­cas de cho­que no con- fun­den el he­cho de ser de­mó­cra­ta, que sig­ni­fi­ca acep­tar la vo­lun­tad de la ma­yo­ría, con el ple­gar­se a to­da y cual­quier idea, li­de­raz­go o pro­gra­ma que, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, con­ci­te aplau­so ge­ne­ral. En tér­mi­nos ac­tua­les, di­ría­mos que Ma­ri­tain pe­di­ría una ac­ción que se ex­pli­que más por un pro­yec­to y me­nos por la úl­ti­ma Ca­dem.

Ma­ri­tain no es­ta­ba ha­cien­do un elo­gio ma­so­quis­ta al mi­no­ri­ta­ris­mo. To­da ac­ción po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca en­cie­rra el pro­pó­si­to de cap­tar, oja­lá más tem­prano que tar­de, el apo­yo de las ma­yo­rías. Na­die que es­té en po­lí­ti­ca pue­de sen­tir­se vic­to­rio­so con el 1%. La ac­ción po­lí­ti­ca no es pu­ra pro­fe­cía. Ella su­po­ne una cier­ta vo­ca­ción de po­der y la dis­po­si­ción a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des de gobierno. La cues­tión cru­cial, en to­do ca­so, es que la po­lí­ti­ca de la que ha­bla Ma­ri­tain, la po­lí­ti­ca del hu­ma­nis­mo in­te­gral, no ha­ce del éxi­to rá­pi­do o in­me­dia­to la úni­ca me­di­da de va­lor. En tér­mi­nos que cual­quier vie­jo fa­lan­gis­ta en­te­nEN de­rá, la po­lí­ti­ca de la que ha­bla Ma­ri­tain sa­be que el ca­mino a un triun­fo en 1964 tu­vo mu­cho que ver con lo que se sem­bró en lo que los in­me­dia­tis­tas con­si­de­ran la de­rro­ta de 1958.

Vi­vi­mos tiem­pos rá­pi­dos. Pa­re­cie­ra que mu­chos de nues­tros po­lí­ti­cos, y la gran ma­yo­ría de los co­men­ta­ris­tas, ya no es­tán dis­pues­tos a es­pe­rar cin­co años pa­ra ver los fru­tos de un pro­yec­to o la im­plan­ta­ción de un li­de­raz­go nue­vo. Pa­ra esa óp­ti­ca, to­do lo que no se con­si­gue en un mes, no exis­te. Es la en­cues­ti­tis agu­di­tis, una de las más se­rias en­fer­me­da­des de nues­tras de­mo­cra­cias.

Es bueno co­no­cer cuá­les son los es­ta­dos de áni­mo de nues­tra opi­nión pú­bli­ca. Siem­pre ha­brá al­go que apren­der de la for­ma en que, en un mo­men­to da­do, la ciu­da­da­nía res­pon­de a dis­tin­tas dis­yun­ti­vas o pro­ble­mas. Lo que re­sul­ta em­po­bre­ce­dor es que la po­lí­ti­ca re­nun­cie a su di­men­sión de li­de­raz­go y edu­ca­ción y se re­sig­ne a ser un sim­ple re­pe­tir pa­si­va­men­te los ecos que re­co­gen los es­tu­dios de mer­ca­do­tec­nia.

Po­cas per­so­nas han en­ten­di­do el co­ra­zón de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca tan bien co­mo We­ber. Cuan­do, ha­ce ca­si cien años, qui­so ex­pli­car su na­tu­ra­le­za a los jó­ve­nes ale­ma­nes, les di­jo: “La po­lí­ti­ca con­sis­te en una du­ra y pro­lon­ga­da pe­ne­tra­ción a tra­vés de te­na­ces re­sis­ten­cias, pa­ra la que se re­quie­re, al mis­mo tiem­po, pa­sión y me­su­ra. Es com­ple­ta­men­te cier­to, y así lo prue­ba la his­to­ria, que en es­te mun­do no se con­si­gue nun­ca lo po­si­ble si no se in­ten­ta lo im­po­si­ble una y otra vez”. Así es. Pa­sión y me­su­ra. Pa­ra vol­ver a ser ma­yo­ría.

Na­die que es­té en po­lí­ti­ca pue­de sen­tir­se vic­to­rio­so con el 1% de las en­cues­tas. Pe­ro la ac­ción po­lí­ti­ca no es pu­ra pro­fe­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.