El VAR se co­me la pe­lo­ta

► La po­lé­mi­ca es­tá desata­da en Ru­sia. ¿La tec­no­lo­gía ayu­da o ma­ta al fútbol? ► En la Ro­ja, don­de su­frie­ron y ce­le­bra­ron por es­ta re­gla, la ma­yo­ría se mues­tra en con­tra. ► El pre­si­den­te de la FI­FA, en tan­to, es­tá fe­liz con el sis­te­ma. El in­ven­to lle­gó pa­ra

La Tercera - - Deportes - Ál­va­ro Po­ble­te En­via­do es­pe­cial

Pre­si­den­te de la FI­FA

Leo­nar­do Véliz, Ex fut­bo­lis­ta y en­tre­na­dor

Ex ár­bi­tro chi­le­noi

En Ru­sia (y en el mun­do) no se ha­bla del opa­co ni­vel de Por­tu­gal, úl­ti­mo cam­peón de la Eu­ro­co­pa; se to­ca muy po­co el im­po­nen­te par­ti­do de Arturo Vidal an­te Ca­me­rún; sim­ple­men­te se desprecia el com­pe­ti­ti­vo due­lo que le plan­teó Aus­tra­lia a Ale­ma­nia. En Ru­sia, en ple­na Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, de fútbol co­mo tal no se ha­bla tan­to. Lo que aca­pa­ra to­dos los diá­lo­gos es el uso de VAR en tres de los cua­tro par­ti­dos dispu­tados has­ta la fe­cha.

“Es­toy muy fe­liz has­ta aho­ra con el VAR (Vi­deo As­sist Re­fe­ree). He­mos vis­to có­mo la asis­ten­cia del vi­deo ha ayu­da­do a los ár­bi­tros a to­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas. De eso se tra­ta”, se­ña­ló ayer Gian­ni In­fan­tino, pre­si­den­te de la FI­FA. Más bien, la má­xi­ma au­to­ri­dad del fútbol mun­dial se de­fen­dió así de los ata­ques que ha re­ci­bi­do la me­di­da.

“Las prue­bas du­ran­te la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes tam­bién nos han ayu­da­do a afi­nar el pro­ce­so y las co­mu­ni­ca­cio­nes. Lo que los hinchas es­ta­ban es­pe­ran­do ha­ce tan­to tiem­po, por fin es­tá su­ce­dien­do. Es un tor­neo sim­bó­li­co”, agre­gó el sui­zo. De acuer­do al en­tu­sias­mo que

Sde­mues­tra In­fan­tino, el experimento de la Co­pa lle­gó pa­ra que­dar­se en el fútbol.

La se­lec­ción chi­le­na no se que­dó al mar­gen de la dis­cu­sión. Ya en la zo­na mix­ta del triun­fo con­tra Ca­me­rún, Jean Beau­se­jour ma­ni­fes­tó que “só­lo fal­ta­ba el show de me­dio tiem­po y agre­gar dos cuar­tos pa­ra que es­to se vuel­va fútbol ame­ri­cano”.

Ayer, en la ma­ña­na mos­co­vi­ta, fue Marcelo Díaz quien upon­go que hay un mo­men­to en que la his­to­ria se quie­bra. Que al­gu­nos de­ci­den ir pa­ra un la­do y otros to­man el ca­mino con­tra­rio. El VAR, ya sa­be­mos to­dos de qué se tra­ta, sig­ni­fi­ca el ma­yor quie­bre en la his­to­ria del fútbol, aca­so des­de que el mis­mo fútbol se se­pa­ró del rugby en 1823 por­que unos que­rían se­guir ju­gan­do con las ma­nos, co­mo en el me­dioe­vo, y otros usar só­lo los pies.

El fútbol, pe­se a to­do lo mer­can­ti­li­za­do has­ta sa­car­le agua a las pie­dras, ma­ni­pu­la­do por las ma­fias de las apues­tas y uti­li­za­do pa­ra la­var for­tu­nas de mi­llo­na­rios con los pa­pe­les que­ma­dos, tie­ne un as­pec­to que lo ha­ce úni­co. Y ese as­pec­to esen­cial, además, es un con­tran­sen­ti­do y de se unió a las que­jas por el uso de las tec­no­lo­gía pa­ra cam­biar las de­ci­sio­nes de un ár­bi­tro. “Es­te sis­te­ma le qui­ta un po­co la esen­cia al fútbol. Se ve ra­ro, muy ex­tra­ño. No pue­des ce­le­brar un gol tran­qui­la­men­te, por­que tie­nes que es­pe­rar una re­pe­ti­ción o a que el ár­bi­tro te con­fir­me”, apun­tó el ju­ga­dor adua­na de la Ro­ja. Y fue más allá, pues afir­mó que el do­min­go “en el gol de Eduar­do (Var­gas), creo que es­tá ha­bi­li­ta­do, y en el se­gun­do, Ale­xis es­tá off­si­de. En­ton­ces, de­jó mu­cho que desear, oja­lá se pue­da me­jo­rar”.

El sis­te­ma se ha vuel­to el prin­ci­pal enemi­go de los re­la­to­res de fútbol. Go­les que son, no son. Go­les que no son, fi­nal­men­te sí va­len. Un con­flic­to exis­ten­cial per­ma­nen­te pa­ra las gar­gan­tas que trans­mi­ten la emo­ción de es­ta dis­ci­pli­na. Las prin­ci­pa­les vo­ces de ra­dios acre­di­ta­das en la Co­pa es­tán de muer­te con la me­di­da. Al­gu­nos has­ta la de­fi­nen co­mo el “coitus in­te­rrup­tus” del ba­lom­pié.

Ha­ce ra­to se vie­ne es­cu­chan­do so­bre la pues­ta en marcha de es­te pro­yec­to de la FI­FA. De he­cho, la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes de Ru­sia no es la primera vez que se uti­li­za una mo­da­li­dad de ayu­da tec­no­ló­gi­ca pa­ra los ár­bi­tros (se apli­có tam­bién en el úl­ti­mo Mun­dial de Clubes). Aho­ra, el VAR al­can­za su fa­ma mun­dial aho­ra.

¿Có­mo tra­ba­ja el sis­te­ma? Un con­jun­to de cá­ma­ras de al­ta de­fi­ni­ción en­vían dis­tin­tas imá­ge­nes a una sa­la apar­ta­da de la can­cha, don­de tres asis­ten­tes (que po­drían de­no­mi­nar­se quin­to, sex­to y sép­ti­mo ár­bi­tros) las es­tán re­vi­san­do. Es­tán co­mu­ni­ca­dos con el juez prin­ci­pal y pue­den avi­sar­le de un even­tual error en ca­so de que lo des­cu­bran. A su vez, el pi­to es­tá fa­cul­ta­do pa­ra so­li­ci­tar la asis­ten­cia de las cá­ma­ras.

Eso sí, la in­ter­ven­ción só­lo se pue­de dar en cua­tro ju­ga­das es­pe­cí­fi­cas: go­les, pe­na­les, tar­je­tas ro­jas y con­fu­sión de iden­ti­dad de ju­ga­do­res pa­ra una amo­nes­ta­ción. El pro­ce­so, en tan­to, es el si­guien­te: se de­tec­ta la ju­ga­da du­do­sa, lue­go se re­vi­sa (por pe­ti­ción del ár­bi­tro o los asis­ten­tes de vi­deo) por dis­tin­tos án­gu­los de cá­ma­ra; des­pués se to­ma una de­ci­sión, que de­be ser uná­ni­me e in­des­men­ti­ble. De he­cho, el prin­ci­pal pue­de po­ner en du­da a sus asis­ten­tes y so­li­ci­tar ver él mis­mo la ima­gen en una pan­ta­lla. Se su­po­ne que to­do es­to no pue­de du­rar más de dos mi­nu­tos.

Dos mi­nu­tos que pa­re­cen eter­nos, se­gún los gran­des de­trac­to­res del VAR. Dos mi­nu­tos pa­ra ha­cer jus­ti­cia, res­pon­den sus de­fen­so­res. ¿Y el jue­go? To­da­vía no calienta tan­to el am­bien­te co­mo pa­ra ga­nar­le el ga­lli­to a la tec­no­lo­gía. ●

FO­TO: EFE

►► Var­gas no en­tien­de na­da tras ano­tar por Chi­le, mien­tras el ár­bi­tro es­pe­ra el dic­ta­men del VAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.