Juan Pa­blo II lle­gó con una al­ta po­pu­la­ri­dad

La Tercera - - Temas De Hoy - P. Se­púl­ve­da/C. Es­pi­no­za

Cuan­do Juan Pa­blo II lle­gó a Chi­le lle­va­ba nue­ve años de pon­ti­fi­ca­do y se en­con­tra­ba en un mo­men­to de al­ta po­pu­la­ri­dad, en par­te, ex­pli­ca a La Ter­ce­ra Ralph Keen, je­fe de la cá­te­dra Sch­mitt de Es­tu­dios Ca­tó­li­cos de la U. de Illi­nois (EE.UU.), por su de­seo de ha­cer fren­te a la in­jus­ti­cia glo­bal. “Fue el pri­me­ro en com­ba­tir el co­mu­nis­mo y con­tri­buir a la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca, lue­go en abo­gar por los po­bres de to­do el mun­do”, di­ce.

Una mi­sión que ex­ten­dió más allá de los lí­mi­tes de la Igle­sia, agre­ga, con­vir­tién­do­lo en un Pa­pa muy po­pu­lar tam­bién en­tre los no ca­tó­li­cos. “Era un ‘Pa­pa del pue­blo’ de una ma­ne­ra que la ma­yo­ría de los je­fes an­te­rio­res de la Igle­sia no lo eran, por lo que mi­llo­nes lo vie­ron co­mo un héroe por la jus­ti­cia so­cial. Tam­bién te­nía el atrac­ti­vo de un out­si­der, un no ita­liano que ser­vía a la Igle­sia ba­jo un ré­gi­men co­mu­nis­ta en Po­lo­nia, es de­cir, una fi­gu­ra de re­sis­ten­cia”, acla­ra.

Geor­ge Wei­gel, au­tor de Tes­ti­go de la es­pe­ran­za, li­bro bio­grá­fi­co so­bre Juan Pa­blo II, di­ce a La Ter­ce­ra, que los pa­pas no de­ben ser me­di­dos por “po­pu­la­ri­dad”, sino por su im­pac­to. Y su ma­yor im­pac­to en los acon­te­ci­mien­tos del mun­do, di­ce Wei­gel, se pro­du­jo en ju­nio de 1979 en su pri­me­ra pe­re­gri­na­ción a Po­lo­nia, en la que en­cen­dió la re­vo­lu­ción de con­cien­cia, cru­cial pa­ra el co­lap­so del co­mu­nis­mo eu­ro­peo. “Su pe­re­gri­na­ción a Chi­le en 1987 tam­bién pa­re­ce ha­ber te­ni­do un im­pac­to im­por­tan­te en la tran­si­ción de Chi­le a la de­mo­cra­cia”, ase­gu­ra. ●

FO­TO: AR­CHI­VO

►► Juan Pa­blo II du­ran­te su es­ta­día en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.