Los se­llos del Pon­tí­fi­ce y el mo­men­to ac­tual de su pa­pa­do

► La era del Pa­pa Fran­cis­co ha pa­sa­do por el en­tu­sias­mo y un afán de cam­bios, pe­ro tam­bién por las crí­ti­cas y las re­sis­ten­cias.

La Tercera - - Temas De Hoy - Pe­dro Sch­war­ze

El Pa­pa Fran­cis­co lle­va cua­tro años co­mo Pon­tí­fi­ce, la mi­tad del pon­ti­fi­ca­do de Be­ne­dic­to XVI y me­nos de un quin­to del de Juan Pa­blo II. Y en es­te pe­río­do, su go­bierno ha es­ta­do mar­ca­do por la no­ve­dad, el en­tu­sias­mo, los nue­vos én­fa­sis, un es­ti­lo di­rec­to y un afán de cam­bios. Pe­ro tam­bién, por las crí­ti­cas, las re­sis­ten­cias y las du­das so­bre la via­bi­li­dad de sus pro­pues­tas.

Jor­ge Mario Ber­go­glio, que fue ele­gi­do pa­ra ocu­par el trono de San Pe­dro tras un pa­pa­do tran­si­cio­nal, muy asen­ta­do en la Cu­ria y con se­rios pro­ble­mas de go­bierno, inau­gu­ró su Pon­ti­fi­ca­do con al­tas ex­pec­ta­ti­vas y con un len­gua­je que lla­mó la aten­ción más allá del mun­do ca­tó­li­co. Mal que mal, Fran­cis­co es el pri­mer Pa­pa de Amé­ri­ca y el pri­mer je­sui­ta que di­ri­ge la Igle­sia, y ha mos­tra­do su sen­ti­do del hu­mor, su ca­ris­ma, y su apues­ta por el en­ten­di­mien­to y el diá­lo­go.

En sus pri­me­ros años pu­so su em­pe­ño en la re­for­ma del Va­ti­cano, sus ins­ti­tu­cio­nes y po­de­res pa­ra lo cual con­for­mó una co­mi­sión de ocho car­de­na­les (en la que in­clu­yó al chi­leno Fran­cis­co Ja­vier Errá­zu­riz) a la que se agre­gó el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Pie­tro Pa­ro­lin. Pe­ro úl­ti­ma­men­te ese tra­ba­jo per­dió fuer­za y, a la luz pú­bli­ca, pa­re­ce ha­ber­se de­te­ni­do.

Tam­bién creó una co­mi­sión es­pe­cial pa­ra la pro­tec­ción de los me­no­res víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les, en la lí­nea de lo que ya ha­bía im­plan­ta­do Be­ne­dic­to XVI, aun­que des­de al­gu­nos sec­to­res se cues­tio­nó que el Pa­pa no le die­ra el su­fi­cien­te im­pul­so e in­clu­so al­gu­nos de sus miem­bros re­nun­cia­ron.

Fran­cis­co tam­bién ga­nó pro­ta­go­nis­mo tras lan­zar du­ros men­sa­jes con­tra la co­rrup­ción, la am­bi­ción, y se en­fo­có en la de­fen­sa del me­dio am­bien­te. Apos­tó así por la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, pa­ra lo que pu­bli­có en ma­yo de 2015 la en­cí­cli­ca Lau­da­to si, el mis­mo año del Acuer­do de París.

Pe­ro no pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que sur­gie­ran crí­ti­cas a sus for­mas, pa­la­bras y reformas es­pe­cial­men­te des­de sec­to­res con­ser­va­do­res, in­clu­so a tra­vés de cartas pú- bli­cas de car­de­na­les. De he­cho, es­ta se­ma­na se dio a co­no­cer una nue­va mi­si­va de cua­tro pre­la­dos, es­cri­ta en abril y en­tre­ga­da al Pa­pa a co­mien­zos de ma­yo, don­de vuel­ven a cues­tio­nar al Pon­tí­fi­ce por abrir la puer­ta a que los di­vor­cia­dos vuel­tos a ca­sar pue­dan co­mul­gar. Se tra­ta de los car­de­na­les Car­los Caf­fa­rra, Ray­mod Burk, Wal­ter Brand­mü­ller y Joa­quim Meis­ner, pa­ra quie­nes la ex­ho­ra­ción apos­tó­li­ca del Pa­pa Amo­ris Lae­ti­tia ame­na­za la uni­dad de la Igle­sia.

Ayer se su­po de otra in­for­ma­ción que po­dría com­pli­car la apues­ta de Fran­cis­co por re­for­mar las fi­nan­zas va­ti­ca­nas: la re­nun­cia del au­di­tor ge­ne­ral del Va­ti­cano, Lí­be­ro Mi­lo­ne, una di­mi­sión de la cual no se die­ron a co­no­cer sus ra­zo­nes. Mi­lo­ne jun­to con los car­de­na­les Geor­ge Pell y Rein­hard Mark, eran los en­car­ga­dos de mo­der­ni­zar y con­tro­lar el sis­te­ma eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro del Va­ti­cano.

Pe­se a los tras­piés y los co­men­ta­rios ad­ver­sos, el Pa­pa man­tie­ne una agen­da mar­ca­da por lo so­cial, co­mo sus lla­ma­dos de aler­ta por la si­tua­ción de los re­fu­gia­dos que cru­zan el Me­di­te­rrá­neo o lle­gan hu­yen­do des­de la gue­rra de Si­ria. “Re­cor­da­mos en la ora­ción a quie­nes han per­di­do la vi­da en el mar o en ex­te­nuan­tes via­jes por tie­rra. Sus his­to­rias de do­lor y es­pe­ran­za pue­den con­ver­tir­se en una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad re­cí­pro­ca”, di­jo el do­min­go al des­ta­car que el en­cuen­tro con re­fu­gia­dos “di­si­pa te­mo­res e ideo­lo­gías dis­tor­sio­na­das

y es fac­tor de cre­ci­mien­to de la hu­ma­ni­dad”.

Pe­ro tam­bién ha man­te­ni­do una mi­ra­da crí­ti­ca de la ac­ti­tud del Va­ti­cano en el pa­sa­do. Así, ayer vi­si­tó Boz­zo­lo y Bar­bia­na, al nor­te de Ita­lia, don­de hon­ró a dos pá­rro­cos del si­glo XX, Pri­mo Maz­zo­la­ri y Lo­ren­zo Mi­la­ni, que fue­ron cen­su­ra­dos por su com­pro­mi­so con los po­bres y los des­va­li­dos. Dos ejem­plos de lo que él sos­tu­vo que ne­ce­si­ta­ba la igle­sia: más pas­to­res “con olor a ove­ja” y “son­ri­sa de pa­dre”.b

►► El Pa­pa vi­si­tó ayer la tum­ba de Lo­ren­zo Mi­la­ni, sa­cer­do­te fa­lle­ci­do en 1967.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.