“No ha­bía nin­gu­na ex­pec­ta­ti­va de que vi­nie­ra a Argentina en 2018”

Ex asis­ten­te de pren­sa del Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res: ► En en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, Nan­ni di­jo que el Pon­tí­fi­ce veía “más prio­ri­ta­rio” ir a Chi­le y Pe­rú. ► “Es un lí­der abier­to a to­dos”, se­ña­la, en alu­sión a even­tua­les pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas del Pa­pa.

La Tercera - - Temas De Hoy - Fer­nan­do Fuen­tes

Ex asis­ten­te de pren­sa del Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res du­ran­te el pri­ma­do del car­de­nal Jor­ge Ber­go­glio, el pe­rio­dis­ta ar­gen­tino Gui­ller­mo Nan­ni guar­da bue­nos re­cuer­dos de quien en 2013 se con­vir­tió en el Pa­pa Fran­cis­co. “Me ha de­ja­do mu­chas enseñanzas per­so­na­les, de sen­ci­llez, de hu­mil­dad, de lu­cha por la cohe­ren­cia”, se­ña­la Nan­ni en es­ta en­tre­vis­ta con

don­de ana­li­za las ra­zo­nes del Pon­tí­fi­ce pa­ra ex­cluir a su país na­tal de la pró­xi­ma gi­ra a Su­da­mé­ri­ca en enero de 2018.

Ter­ce­ra,

La Se­gún ana­lis­tas lo­ca­les, en Argentina se sa­bía que el Pa­pa Fran­cis­co no vi­si­ta­ría el país es­te año ni qui­zás, tam­po­co, en los pró­xi­mos dos. ¿Us­ted tie­ne la mis­ma im­pre­sión?

Sí, sí, no ha­bía nin­gu­na ex­pec­ta­ti­va de que vi­nie­ra a Argentina en 2018. Lo que pa­sa es que al anun­ciar­se que va a Chi­le y Pe­rú siem­pre, di­ga­mos, ge­ne­ra más ex­pec­ta­ti­va si el Pa­pa va a pa­sar por Argentina o no al es­tar tan cer­ca. Pe­ro en nin­gún mo­men­to se de­cía que iba a ve­nir al país.

Sin em­bar­go, en al­gu­nos sec­to­res se es­pe­ra­ba que el Pa­pa Fran­cis­co via­ja­ra a Argentina, Chi­le y Uru­guay, re­pi­tien­do el mis­mo es­que­ma de vi­si­ta que ha­bía he­cho Juan Pa­blo II en 1987.

Es nor­mal que esas es­pe­cu­la­cio­nes sur­jan, pe­ro la ver­dad es que cuan­do un Pa­pa va a un país no pue­de ir a to­dos los paí­ses ve­ci­nos. Por al­go el Pa­pa ha de­ci­di­do ir úni­ca­men­te a Chi­le y Pe­rú. Se ve que lo ve co­mo más prio­ri­ta­rio ir a esos paí­ses. No obli­ga­da­men­te ten­dría que ve­nir a Argentina.

Juan Pa­blo II y Be­ne­dic­to XVI, no obs­tan­te, vi­si­ta­ron sus paí­ses na­ta­les me­nos de un año des­pués de asu­mir. ¿Por qué cree que el Pa­pa Fran­cis­co se ha tar­da­do tan­to en vi­si­tar Argentina?

La ver­dad es que no sé. En ge­ne­ral, la opi­nión pú­bli­ca in­ter­pre­ta las ac­cio­nes de un lí­der es­pi­ri­tual con una ló­gi­ca que no sue­le ser la mis­ma ló­gi­ca que tie­ne un lí­der es­pi­ri­tual. Eso ocu­rre muy se­gui­do. Ge­ne­ral­men­te al Pa­pa só­lo se lo ve co­mo una fi­gu­ra po­lí­ti­ca. Pe­ro no hay que ol­vi­dar­se que un Pon­tí­fi­ce an­tes que cual­quie­ra otra co­sa es un lí­der es­pi­ri­tual y tie­ne otra ló­gi­ca. El se ha re­fe­ri­do va­rias ve­ces so­bre que la ló­gi­ca de Dios no es la ló­gi­ca del po­der. Es un Pa­pa muy cristiano, muy au­tén­ti­co, que siem­pre ha in­ten­ta­do se­guir los pa­sos de Cris­to. Me pa­re­ce que eso tam­bién de­be­ría te­ner­se en cuen­ta al mo­men­to de in­ter­pre­tar a un lí­der es­pi­ri­tual.

En va­rias en­tre­vis­tas el Pa­pa Fran­cis­co ha ase­gu­ra­do sen­tir­se “usa­do” por sus com­pa­trio­tas, en alu­sión a las vi­si­tas que lí­de­res po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos ha­cen al Va­ti­cano. ¿Con­si­de­ra que ese fac­tor pe­só en su de­ci­sión de pos­ter­gar su vi­si­ta a Argentina?

Me pa­re­ce que son es­pe­cu­la­cio­nes que uno nun­ca va a po­der sa­ber. La ver­dad es que yo pre­fie­ro ir por otro ca­mino. Me gus­ta in­ter­pre­tar al Pa­pa con los mar­cos que él va po­nien­do. Fran­cis­co es muy cohe­ren­te y se es­fuer­za en ser cohe­ren­te no so­lo en su vi­da per­so­nal, sino tam­bién en su mi­sión pa­pal. El in­ten­ta ser cohe­ren­te con lo que di­ce. Si las in­ter­pre­ta­cio­nes que ha­ce la opi­nión pú­bli­ca es un ges­to po­lí­ti­co ha­cia un la­do o ha­cia otro esas son es­pe­cu­la­cio­nes por fue­ra del cam­po que él mis­mo quie­re ha­blar, que es el cam­po de la es­pi­ri­tua­li­dad.

Un di­ri­gen­te cer­cano al Pa­pa, Juan Gra­bois, des­car­tó que la pos­ter­ga­ción de la vi­si­ta fue­ra por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. A su jui­cio, fue por “si­tua­cio­nes de la Igle­sia argentina”. ¿Co­no­ce al­gún ti­po de an­te­ce­den­tes en ese sen­ti­do?

Sin­ce­ra­men­te lo des­co­noz­co. Yo no creo. La ver­dad, sin­ce­ra­men­te, me da la im­pre­sión que Fran­cis­co es ejem­plo de lí­der es­pi­ri­tual de uni­dad. No me lo ima­gino pa­ra na­da es­tan­do en in­ter­nas, es­tan­do en cues­tio­nes de dis­cor­dia. Lo he co­no­ci­do un po­co más de cer­ca. Tra­ba­jé por dos años en la ofi­ci­na de pren­sa del Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res , cuan­do él era car­de­nal y la ver­dad es que a mi me ha de­ja­do mu­chas enseñanzas per­so­na­les, de sen­ci­llez, de hu­mil­dad, de lu­cha por la cohe­ren­cia. No me ha que­da­do nin­gún ejem­plo ne­ga­ti­vo, ni na­da por el es­ti­lo.

¿Us­ted ve di­fe­ren­cias en el tra­to que el Pa­pa Fran­cis­co le da a Cristina Fer­nán­dez y al ac­tual Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri?

No. Yo veo que es un lí­der que es­tá abier­to a to­dos. En ese caso, no creo que se ex­pon­ga de esa for­ma, por­que eso tam­bién ge­ne­ra­ría di­vi­sio­nes en la sociedad. No creo que sea lo que él quie­re ha­cer, pa­ra na­da. Yo ten­go ga­nas de in­ves­ti­gar a cuán­tos les dio más en­tre­vis­tas y no sé si le ha da­do más in­clu­so a es­te go­bierno. Por ahí es­tá la ima­gen que le ha da­do más en­tre­vis­tas al go­bierno an­te­rior, pe­ro in­tu­yo que le ha da­do más a es­te.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.