La hora de los ba­lan­ces

La Tercera - - Opinión - Ale­jan­dra Can­dia Di­rec­to­ra Pro­gra­ma So­cia­lLi­ber­tad y Desa­rro­llo

LAS AU­TO­RI­DA­DES no han des­apro­ve­cha­do tribuna pa­ra dar cuen­ta de que en los úl­ti­mos cua­tro años nos ha­bría­mos trans­for­ma­do en un me­jor país: ba­jo des­em­pleo, caí­da en la po­bre­za y de­sigual­dad, ma­yor ac­ce­so a la edu­ca­ción e im­por­tan­te in­ver­sión so­cial, no obs­tan­te es­tar en un “con­tex­to más res­tric­ti­vo”. La­men­ta­ble­men­te, es­ta reali­dad es­tá muy le­ja­na a la que se vi­ve en Chi­le.

So­lo se han crea­do cer­ca de 99 mil pues­tos de tra­ba­jo al año, muy por de­ba­jo de los 255 mil del go­bierno an­te­rior. La ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­da re­ci­bió el país con una ta­sa de des­em­pleo cer­ca­na al 10%, ter­mi­nan­do en mar­zo de 2014 con un ni­vel al­go su­pe­rior a 6%. Man­te­ner el des­em­pleo re­la­ti­va­men­te cons­tan­te co­mo lo ha he­cho es­te go­bierno (a cos­ta prin­ci­pal­men­te de em­pleo por cuen­ta pro­pia, ma­yor­men­te sin ac­ce­so a se­gu­ri­dad so­cial) no es com- pa­ra­ble con es­ta re­ba­ja de ca­si tres pun­tos.

Al­go si­mi­lar ocu­rre con las ci­fras de po­bre­za. Si bien és­ta ca­yó en­tre 2013 y 2015, la lu­cha en su con­tra dis­mi­nu­yó en in­ten­si­dad: mien­tras en­tre 2009 y 2013 nues­tro país re­du­jo la po­bre­za en 427.251 per­so­nas al año, en el pe­río­do 2013-2015 la dis­mi­nu­ción anual ca­yó a 217.634 per­so­nas. Res­pec­to a la caí­da en la de­sigual­dad, el “lo­gro” de re­duc­ción del Gi­ni de 0,5 a 0,495 ocu­rrió gra­cias a una re­duc­ción de la ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to de los in­gre­sos, que afec­tó en ma­yor me­di­da a los más ri­cos. Ba­jo es­te cri­te­rio Chi­le tam­bién es­ta­ría me­jor si to­dos los in­gre­sos ca­ye­ran, en es­pe­cial el de los quin­ti­les su­pe­rio­res, lo cual no pa­re­ce ser el re­sul­ta­do de un país más prós­pe­ro.

Tam­po­co pa­re­ce del to­do co­rrec­to jus­ti­fi­car­se en un “con­tex­to más res­tric­ti­vo”. La ba­ja sos­te­ni­da en nues­tras ta­sas de cre­ci­mien­to no se fun­da so­lo en un me­nor pre­cio del co­bre. Las po­lí­ti­cas in­ter­nas han ge­ne­ra­do in­cer­ti­dum­bre y las ma­las pers­pec­ti­vas han de­pri­mi­do la in­ver­sión. El ba­jo cre­ci­mien­to y los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos ha­rán que el pró­xi­mo go­bierno, si quie­re cum­plir las me­tas de re­duc­ción de dé­fi­cit, de­be­rá re­cor­tar gas­tos por cer­ca de US$ 1.800 mi­llo­nes, lo que equi­va­le a más del 80% del gas­to anual en pen­sio­nes so­li­da­rias rea­li­za­do por el Es­ta­do.

Es sa­bi­do que el be­ne­fi­cio de la gra­tui­dad en edu­ca­ción su­pe­rior so­lo es po­si­ble pa­ra quie­nes lle­gan a ella, opor­tu­ni­dad a la cual po­cos es­tu­dian­tes vul­ne­ra­bles lo­gran ac­ce­der. Se op­tó por des­ti­nar mi­llo­na­rios re­cur­sos a es­te fin en vez de en­tre­gar he­rra­mien­tas du­ran­te la edu­ca­ción es­co­lar pa­ra de­rri­bar las ba­rre­ras que los gru­pos más ne­ce­si­ta­dos tie­nen pa­ra al­can­zar los ni­ve­les su­pe­rio­res. La eli­mi­na­ción del co­pa­go re­em­pla­zó re­cur­sos pri­va­dos por pú­bli­cos, des­pre­cián­do­se la opor­tu­ni­dad de po­der in­yec­tar ma­yo­res re­cur­sos a la edu­ca­ción es­co­lar. Ade­más, con la exi­gen­cia a los sos­te­ne­do­res de ser due­ños de los es­ta­ble­ci­mien­tos, dis­mi­nui­rán aún más la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos que pue­den de­di­car a la edu­ca­ción de los ni­ños.

Por úl­ti­mo, po­lí­ti­cas re­co­no­ci­das trans­ver­sal­men­te co­mo va­lio­sas -co­mo la am­plia­ción de be­ne­fi­cios del se­gu­ro de ce­san­tía­son la ma­te­ria­li­za­ción de reformas im­pul­sa­das por la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, las cua­les no pue­den ser atri­bui­das com­ple­ta­men­te a es­te go­bierno. ¿Es Chi­le hoy un país más jus­to e in­clu­si­vo? Juz­gue us­ted mis­mo.

Se han crea­do cer­ca de 99 mil pues­tos de tra­ba­jo al año, por de­ba­jo de los 255 mil del go­bierno an­te­rior. En­ton­ces, ¿es Chi­le hoy un país más jus­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.