Pro­yec­to abor­to

La Tercera - - Opinión - So­le­dad Al­vear Abo­ga­da

EL PRO­YEC­TO de ley de abor­to ha lle­ga­do a su eta­pa fi­nal. Es el mo­men­to de de­ci­dir si se quie­ren ha­cer bien las co­sas. Se ha acen­tua­do la idea de que se tra­ta de un pro­yec­to de “me­ra des­pe­na­li­za­ción” del abor­to, pe­ro no se en­tien­de que los par­la­men­ta­rios lo crean de ver­dad. Lo que es­tán ha­cien­do es in­cor­po­rar una “cau­sa de jus­ti­fi­ca­ción”: au­to­ri­zar a eli­mi­nar di­rec­ta­men­te a un ser hu­mano inocen­te. Los se­na­do­res han con­ta­do con las in­di­ca­cio­nes al­ter­na­ti­vas pre­sen­ta­das por el se­na­dor Zaldívar en or­den a ra­cio­na­li­zar la he­rra­mien­ta pe­nal, sin te­ner ne­ce­sa­ria­men­te que le­ga­li­zar la pro­duc­ción de la muer­te di­rec­ta de un inocen­te. Las co­mi­sio­nes es­pe­cia­li­za­das no so­lo no han aco­gi­do las so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas, sino que ade­más han man­te­nien­do pro­ble­mas de téc­ni­ca le­gis­la­ti­va. En­tre otras:

1. Se ha uti­li­za­do el eu­fe­mis­mo “in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo” pa­ra re­em­pla­zar la de­no­mi­na­ción exac­ta (y ju­rí­di­ca), de abor­to. La in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo era el con­cep­to uti­li­za­do por la lex artis mé­di­ca pa­ra des­cri­bir ac­tos mé­di­cos des­ti­na­dos a sal­var am­bas vi­das, aun cuan­do mu­rie­ra el hi­jo en es­te pro­ce­so. En es­te pro­yec­to, no que­da cla­ro si el con­cep­to man­tie­ne su sig­ni­fi­ca­do, o mu­ta a la de ma­tar al fe­to en el vien­tre. El efec­to es que, si se man­tie­ne, los mé­di­cos es­ta­rán obli­ga­dos a pro­veer “cui­da­dos pa­lia­ti­vos” en aque­llos be­bés que se man­ten­gan vi­vos, sin que ha­ya exis­ti­do has­ta aho­ra la ela­bo­ra­ción de pro­to­co­los con­sen­sua­dos so­bre lo que ello sig­ni­fi­ca. ¿Se los de­ja­rá mo­rir en una ga­ve­ta del hos­pi­tal? O, ¿ha­brá que pro­te­ger­los del frío?, ¿ha­brá que ali­men­tar­los?

2. Al me­nos dos cau­sa­les se ba­san en in­di­ca­cio­nes mé­di­cas pa­ra la au­to­ri­za-

El pro­yec­to de abor­to man­tie­ne in­cer­ti­dum­bres inacep­ta­bles en un Es­ta­do de De­re­cho. Mi opi­nión si­gue sien­do ne­ga­ti­va al mis­mo.

ción le­gal. Pe­ro el pro­yec­to man­tie­ne ga­ran­tías de cier­tas ac­cio­nes en sa­lud sin exi­gir que los diag­nós­ti­cos pro­ven­gan de es­pe­cia­lis­tas ca­pa­ci­ta­dos en di­chas com­pe­ten­cias. Fren­te a la inexis­ten­cia de di­chas exi­gen­cias y ca­re­cién­do­se del equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra la gra­ve­dad del diag­nós­ti­co, es evi­den­te que las au­to­ri­da­des de sa­lud ten­drán que re­cu­rrir a gas­tos adi­cio­na­les que han si­do ob­via­dos en la dis­cu­sión pú­bli­ca.

3. El pro­yec­to, en la cau­sal de in­via­bi­li­dad, se ba­sa en un error ba­sal: los mé­di­cos, in­clu­so es­pe­cia­lis­tas, ase­gu­ran que no es­tán en con­di­cio­nes pro­fe­sio­na­les de rea­li­zar diag­nós­ti­cos de in­via­bi­li­dad (o le­ta­li­dad), sino so­lo de diag­nos­ti­car pa­to­lo­gías con­gé­ni­tas o ge­né­ti­cas. Los pro­nós­ti­cos de so­bre­vi­da no son cer­te­ros, por lo que la de­ci­sión de cer­ti­fi­car la le­ta­li­dad so­bre­pa­sa­ría las ca­pa­ci­da­des de la cien­cia mé­di­ca ac­tual. La fal­ta de exi­gen­cia de pro­fe­sio­na­les idó­neos, así co­mo es­te error ba­sal, ge­ne­ran in­cer­te­zas .

4. Una dis­cri­mi­na­ción so­cial inacep­ta­ble es aque­lla que se pro­du­ce al acep­tar ob­je­cio­nes de con­cien­cia so­lo a los mé­di­cos, pe­ro ne­gár­se­las al res­to de los pro­fe­sio­na­les del equi­po de sa­lud.

Co­mo se pue­de ob­ser­var con es­tos ejem­plos, in­de­pen­dien­te de la acep­ta­ción de fon­do res­pec­to a la ne­ce­si­dad de es­ta regulación, lo cier­to es que es­te pro­yec­to de ley man­tie­ne in­cer­ti­dum­bres inacep­ta­bles en un Es­ta­do de De­re­cho. Mi opi­nión si­gue sien­do ne­ga­ti­va al mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.