Opor­tu­ni­da­des al ta­len­to pa­ra el cre­ci­mien­to

La Tercera - - Opinión - Luis Fe­li­pe Cés­pe­des Mi­nis­tro de Economía

CONS­TRUIR UNA sociedad más in­clu­si­va es cru­cial pa­ra ele­var nues­tro cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. En 1960, el 94% de los abo­ga­dos y mé­di­cos es­ta­dou­ni­den­ses eran hom­bres blan­cos. En 2010 ese por­cen­ta­je ca­yó a 62% pro­duc­to del au­men­to en mu­je­res y per­so­nas afro­ame­ri­ca­nas. En­tre esos años el PIB per cá­pi­ta de EE.UU. au­men­tó de 17.000 dó­la­res a 48.000 dó­la­res. La evi­den­cia in­di­ca que cer­ca de un cuar­to de di­cho in­cre­men­to se ex­pli­ca por la me­jor asig­na­ción de ta­len­tos aso­cia­da a la ma­yor in­clu­sión.

La in­cor­po­ra­ción de más mu­je­res y per­so­nas de dis­tin­tos orí­ge­nes a la economía per­mi­te no so­lo cons­truir una sociedad más jus­ta, sino tam­bién po­ten­ciar el cre­ci­mien­to de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. Y en nues­tro país te­ne­mos un gran desafío en es­ta ma­te­ria. Al­gu­nos ejem­plos: las mu­je­res re­pre­sen­tan un 6% de los di­rec­to­rios de so­cie­da­des anó­ni­mas abier­tas; gran par­te de los ge­ren­tes de nues­tras em­pre­sas vie­nen de un nú­me­ro aco­ta­do de co­le­gios; mien­tras 5 de las 20 em­pre­sas más gran­des del mun­do no exis­tían 25 años atrás, en Chi­le, las 20 em­pre­sas más gran­des tie­nen al me­nos 25 años.

In­clu­sión, in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to van jun­tos. Nues­tro país ne­ce­si­ta que la in­no­va­ción se trans­for­me en una fuen­te de ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va y que el em­pren­di­mien­to ge­ne­re nue­vas em­pre­sas ca­pa­ces de con­tri­buir a la so­fis­ti­ca­ción de nues­tra ma­triz pro­duc­ti­va. La úni­ca for­ma en que va­mos a cum­plir es­tos ob­je­ti­vos es ge­ne­ran­do opor­tu­ni­da­des al ta­len­to que te­ne­mos en nues­tro país. Por eso en la Agen­da de Pro­duc­ti­vi­dad le he­mos asig­na­do un pa­pel cen­tral a la de­mo­cra­ti­za­ción del em­pren­di­mien­to y la in­no­va­ción.

De­mo­cra­ti­zar el em­pren­di­mien­to re­quie­re avan­zar de­ci­di­da­men­te en sim­pli­fi­ca­ción de trá­mi­tes. Co­mo go­bierno es­ta­mos im­ple­men­tan­do la pla­ta­for­ma di­gi­tal Es­cri­to­rio Em­pre­sa, que ofre­ce una se­rie de so­lu­cio­nes pa­ra crear y ope­rar una em­pre­sa, re­du­cien­do tiem­po y re­cur­sos.

Des­de que asu­mi­mos, he­mos au­men­ta­do en 55% los re­cur­sos des­ti­na­dos al em­pren­di­mien­to. Es­to se tra­du­ce en más de 1.000 emprendedores in­no­va­do­res apo­ya­dos a tra­vés de Cor­fo anual­men­te, en la crea­ción de una red de 36 co­works a lo lar­go del país, y en que nues­tras star­tups pue­dan re­ci­bir fi­nan­cia­mien­to de nue­vos fon­dos de eta­pa tem­pra­na.

La in­ter­na­cio­na­li­za­ción de nues­tras em­pre­sas es cru­cial. Por eso es un gran lo­gro la re­cien­te in­cor­po­ra­ción de Chi­le a la red Eu­re­ka, una de las lí­de­res en ma­te­ria de em­pren­di­mien­to e in­no­va­ción en el mun­do. Es­to ge­ne­ra­rá opor­tu­ni­da­des a nues­tras em­pre­sas pa­ra aso­ciar­se con cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y em­pre­sas ex­tran­je­ras.

De­mo­cra­ti­zar el em­pren­di­mien­to y la in­no­va­ción re­quie­re ade­más mer­ca­dos com­pe­ti­ti­vos. Si las ga­nan­cias de co­lu­dir­se son mu­cho ma­yo­res que las san­cio­nes, no ten­dre­mos in­no­va­ción. Si una em­pre­sa pue­de abu­sar de su po­der de mer­ca­do pa­ra blo­quear a una em­pre­sa emer­gen­te, no ten­dre­mos nue­vos mo­de­los de ne­go­cios que au­men­ten la pro­duc­ti­vi­dad. Por eso la ley de li­bre com­pe­ten­cia ini­cia­da y apro­ba­da en es­te go­bierno es cla­ve pa­ra nues­tro cre­ci­mien­to.

La ta­rea de ge­ne­rar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do re­quie­re evi­tar re­ce­tas sim­plis­tas. No pue­de rein­ven­tar­se ca­da cua­tro años. Re­quie­re una mi­ra­da de cor­to y es­pe­cial­men­te de me­diano y lar­go pla­zo. Re­quie­re co­rre­gir erro­res y ge­ne­rar con­sen­sos mí­ni­mos. So­lo de es­ta ma­ne­ra ten­dre­mos la po­si­bi­li­dad de se­guir cons­tru­yen­do un me­jor país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.