“Abor­to y ob­je­ción de con­cien­cia”

La Tercera - - Correo -

Jor­ge Ba­bul C. Se­ñor di­rec­tor:

En re­la­ción con el edi­to­rial ti­tu­la­do co­mo es­ta car­ta, de­seo for­mu­lar al­gu­nas ob­ser­va­cio­nes. En 1998, el Có­di­go de Éti­ca de la Fe­de­ra­ción Internacional de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia (Fi­go) re­co­men­da­ba que “tras la de­bi­da con­se­je­ría, las mu­je­res de­ben te­ner de­re­cho de ac­ce­so al abor­to in­du­ci­do por me­dios mé­di­cos o qui­rúr­gi­cos, y que los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios tie­nen la obli­ga­ción de su­mi­nis­trar ta­les ser­vi­cios con las má­xi­mas con­di­cio­nes po­si­bles de se­gu­ri­dad”.

Diez años des­pués, en re­la­ción a la ob­je­ción de con­cien­cia de los pres­ta­do­res de sa­lud pa­ra rea­li­zar ser­vi­cios de in­te­rrup­ción le­gal del em­ba­ra­zo, el profesor Ber­nard Dic­kens, pre­si­den­te del Co­mi­té de De­re­chos Se­xua­les y Re­pro­duc­ti­vos de la Fi­go, se­ña­la­ba que no es éti­co su­per­po­ner los fi­nes es­pi­ri­tua­les per­so­na­les a las ne­ce­si­da­des ex­pre­sa­das por las pa­cien­tes.

En nues­tro país, el De­par­ta­men­to de Éti­ca del Co­le­gio Mé­di­co, en ju­nio de 2014, se­ña­la: “La de­ter­mi­na­ción de aque­llas cir­cuns­tan­cias en que sea lí­ci­ta la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo co­rres­pon­de al Par­la­men­to, ya que es és­te el ór­gano que re­pre­sen­ta a los ciu­da­da­nos en una sociedad de­mo­crá­ti­ca”.

A 10 años de vi­gen­cia de la ley que per­mi­te la in­te­rrup­ción le­gal de em­ba­ra­zo en Ciu­dad de Mé­xi­co, las mu­je­res que so­li­ci­tan la pres­ta­ción re­ci­ben una con­se­je­ría en­tre­ga­da por per­so­nal ca­li­fi­ca­do, me­di­ca­men­tos re­que­ri­dos pa­ra un abor­to mé­di­co -sin nin­gu­na ins­tru­men­ta­ción-, ins­truc­cio­nes pa­ra su uso y son ci­ta­das a con­trol en dos se­ma­nas.

En un con­tex­to de re­co­no­ci­mien­to del de­re­cho de las mu­je­res a to­mar de­ci­sio­nes in­for­ma­das so­bre su vi­da re­pro­duc­ti­va, y de una re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te más si­mé­tri­ca, los mé­di­cos gi­ne­co-obs­te­tras de­be­ría­mos asu­mir un rol de acom­pa­ña­mien­to y res­pe­to a la au­to­no­mía de las mu­je­res que so­li­ci­ten ser­vi­cios de in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo apro­ba­dos en la le­gis­la­ción na­cio­nal. de chi­le­nos que apo­ya el abor­to en ca­sos es­pe­cia­les ba­jó de 55% en 2014 a 49% en 2017. Y el por­cen­ta­je que de­cla­ra que “el abor­to de­be es­tar siem­pre prohi­bi­do” pa­só de 23% a 27% en los mis­mos tres años. Am­bas di­fe­ren­cias son es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas.

El abor­to li­bre cuen­ta con un res­pal­do re­la­ti­vo ma­yor en el seg­men­to so­cioe­co­nó­mi­co al­to, pe­ro es más re­cha­za­do en los es­tra­tos me­dio y ba­jo. El 39% de las mu­je­res del gru­po so­cioe­co­nó­mi­co al­to lo apo­ya en cual­quier cir­cuns­tan­cia. La ci­fra lle­ga a 21% en el es­tra­to me­dio y a 16% en el ba­jo. En con­se­cuen­cia es con­tra­dic­to­rio alu­dir a ra­zo­nes eco­nó­mi­cas pa­ra de­fen­der el de­re­cho a abor­tar, ya que las mu­je­res con más di­fi­cul­ta­des pa­ra sa­car ade­lan­te su fa­mi­lia se opo­nen a la le­ga­li­za­ción del abor­to con más te­na­ci­dad: el 36% di­ce que el abor­to de­be­ría es­tar prohi­bi­do siem­pre, ci­fra que era de 34% en 2014.

En con­clu­sión, a di­fe­ren­cia de lo que re­pi­ten mu­chos, el apo­yo al abor­to ha ba­ja­do los años en que se ha de­ba­ti­do su le­ga­li­za­ción. Y lo ha he­cho, en gran me­di­da, gra­cias a la opi­nión de los más hu­mil­des. Ri­car­do Lei­va

Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad de los An­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.