La re­vis­ta cul­tu­ral en que tra­ba­ja­ron los dos ex fren­tis­tas en Mé­xi­co

► “Es­pi­ral” fue pu­bli­ca­da en San Mi­guel de Allende por Ramón Gue­rra, alias de Raúl Es­co­bar Po­ble­te. ► Ahí tam­bién co­la­bo­ró Es­te­ban So­lís, seu­dó­ni­mo de Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca.

La Tercera - - Nacional - Andrés López y Víctor Ri­ve­ra

dou­ni­den­se. Es­ta fue la in­cur­sión en los me­dios que tu­vo Raúl Es­co­bar Po­ble­te, co­no­ci­do co­mo el “Co­man­dan­te Emi­lio”, y que hoy da pis­tas so­bre su vi­da en la ciu­dad me­xi­ca­na en que los spas, ha­cien­das, res­to­ra­nes, ho­te­les y ga­le­rías de ar­te son par­te de sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos.

Pe­ro él no tra­ba­ja­ba so­lo en su aven­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca. Es­co­bar, co­no­ci­do en la re­vis­ta co­mo Ramón Gue­rra, le en­car­gó las fo­to­gra­fías de los ejem­pla­res a Es­te­ban So­lís, un fo­tó­gra­fo de la zo­na de ori­gen chi­leno. Su nom­bre co­bra re­le­van­cia, por­que, de acuer­do a an­te­ce­den­tes de la in­ves­ti­ga­ción me­xi­ca­na, se­ría el alias de Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca, con­de­na­do por el cri­men de Jai­me Guz­mán que se fu­gó en un he­li­cóp­te­ro jun­to a otros tres ex sub­ver­si­vos des­de la Cár­cel de Al­ta Se­gu­ri­dad en 1996. “Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a escuchar la pa­la­bra muer­te só­lo co­mo la au­sen­cia de vi­da y eso es un error, exis­ten otros ti­pos de muer­te y pre­ci­sa­mos ¡mo­rir to­dos los días! (...). Yo ca­mino tran­qui­lo y abra­zo a la muer­te co­mo abra­zo a la vi­da”, se­ña­la Raúl Es­co­bar en su co­lum­na pu­bli­ca­da en fe­bre­ro de 2013.

En otro ar­tícu­lo, pu­bli­ca­do en no­viem­bre de 2012, se de­ta­lla la his­to­ria de una ini­cia­ti­va de desa­rro­llo co­mu­nal in­dí­ge­na sus­ten­ta­ble. Es­ta vez fue fir­ma­do por Pal­ma Sa­la­man­ca ba­jo el nom­bre de Es­te­ban So­lís. “Te quie­ro con­tar lo que he vis­to a tra­vés de mi ven­ta­na, an­tes de que mis ojos se em­pa­ña­ran… Vi a la gen­te adul­ta ca­mi­nar y no mi­rar­se, vi a la gen­te adul­ta sa­lu­dar y no sen­tir”, se­ña­la otra de las co­lum­nas fir­ma­das por Es­co­bar ba­jo su alias.

Uno de los co­la­bo­ra­do­res del me­dio, Atahual­pa Cal­de­ra, di­jo a La Ter­ce­ra que Ramón Gue­rra “era una per­so­na nor­mal. Ami­go de mu­cha gen­te aquí en San Mi­guel de Allende. Me in­vi­tó a par­ti­ci­par en la re­vis­ta y co­la­bo­ré con él en unos cua­tro o cin­co ar­tícu­los. Lue­go la re­vis­ta ter­mi­nó. Tu­vo muy po­qui­tos nú­me­ros”.

Agre­gó que su de­ten­ción “fue muy im­pac­tan­te. Yo me en­te­ré por un pe­rió­di­co lo­cal. Me in­for­mé un po­co más e in­me­dia­ta­men­te em­pe­za­mos a ha­blar en­tre los ami­gos si al­guien sa­bía al­go. Nun­ca es­pe­ra­mos que Ramón an­du­vie­ra en esa si­tua­ción. Cuan­do uno co­no­ce a las per­so­nas, creo que hay que co­no­cer­las un po­co más”.

“Es él”

Si bien la re­vis­ta “Es­pi­ral” di­ce es­tar en el Ins­ti­tu­to Allende, en la ad­mi­nis­tra­ción del or­ga­nis­mo des­co­no­cie­ron que és­ta hu­bie­se ope­ra­do en sus de­pen­den­cias. En tan­to, fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les del es­ta­do de Gua­na­jua­to se­ña­la­ron que la iden­ti­dad que ha­bría uti­li­za­do Pal­ma Sa­la­man­ca des­de que lle­gó a Mé­xi­co era Es­te­ban Manuel So­lís Ta­ma­yo. Ade­más, en una de las li­bre­rías ubi­ca­das en el Ins­ti­tu­to Allende, una pro­pie­ta­ria ex­tran­je­ra, y quien no qui­so re­ve­lar su nom­bre, di­jo co­no­cer a Es­te­ban: “Era mo­reno y gua­po. Lo co­no­cí en un con­tex­to so­cial con otros ami­gos”. Al mos­trar­le una fo­to de Pal­ma Sa­la­man­ca di­jo: “Es él”.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.