¿El fin de la ad­mi­nis­tra­ción Trump?

La Tercera - - Mundo - Jor­ge Cas­ta­ñe­da

La vi­sión de mun­do del Pre­si­den­te Do­nald Trump es­tá cam­bian­do pa­ra peor. De he­cho, el caos y la po­lé­mi­ca que han mar­ca­do has­ta aho­ra su man­da­to han pro­fun­di­za­do las du­das, tan­to den­tro co­mo fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos, so­bre si su Pre­si­den­cia so­bre­vi­vi­rá sus cua­tro años. La can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel fue quien ar­ti­cu­ló más cla­ra­men­te la pers­pec­ti­va de Eu­ro­pa. Tras una cum­bre de la OTAN y una reunión del G7, am­bas lle­nas de desacuer­dos, lle­gó a la con­clu­sión de que, ba­jo Trump, Es­ta­dos Uni­dos ya no se po­día con­si­de­rar co­mo un so­cio de con­fian­za.

Las de­cla­ra­cio­nes de Mer­kel es­ta­ban mo­ti­va­das en par­te por el desacuer­do en­tre Trump y Eu­ro­pa so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, el co­mer­cio, la OTAN y las re­la­cio­nes con Ru­sia. Pe­ro las dispu­tas so­bre otros asun­tos re­fle­jan las di­vi­sio­nes al in­te­rior de la pro­pia ad­mi­nis­tra­ción de Trump, sem­bran­do du­das so­bre quién es­tá real­men­te al man­do.

Pién­se­se en la de­ci­sión de Trump de re­ti­rar a Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do cli­má­ti­co de París, me­di­da re­co­men­da­da por Ste­ve Ban­non, su es­tra­te­ga en je­fe, y Step­hen Mi­ller, su re­dac­tor de dis­cur­sos. Pe­ro el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, así co­mo su hi­ja y su cu­ña­do, Ivan­ka Trump y Ja­red Kush­ner (am­bos ase­so­res de la Ca­sa Blan­ca) pue­den no ha­ber­la apo­ya­do, a pe­sar de la de­fen­sa pú­bli­ca por par­te de Ti­ller­son de la de­ci­sión.

El co­mer­cio es otro te­ma en dispu­ta. Ban­non se opo­ne al ac­tual or­den de aper­tu­ra glo­bal, al igual que Pe­ter Navarro, que en­ca­be­za el Con­se­jo Na­cio­nal de Co­mer­cio de la Ca­sa Blan­ca. El se­cre­ta­rio de Co­mer­cio Wil­bur Ross apo­ya el li­bre co­mer­cio, pe­ro no sin re­ser­vas. De ma­ne­ra si­mi­lar, el re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio de EE.UU. Ro­bert Light­hi­zer pre­fe­ri­ría ne­go­cia­cio­nes fran­cas e im­pla­ca­bles a la in­te­rrup­ción del co­mer­cio, aun­que ya es­tá en un con­flic­to con Ross.

So­bre la OTAN y Ru­sia, Ti­ller­son se ha he­cho eco de Trump al pre­sio­nar a los miem­bros eu­ro­peos de la Alian­za a ele­var su gas­to de de­fen­sa. Pe­ro tam­bién ha adop­ta­do una pos­tu­ra más du­ra que Trump ha­cia Ru­sia, lla­man­do a que EE.UU. y Eu­ro­pa adop­ten un en­fo­que só­li­do y uni­do. Si bien en teo­ría el ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal H.R. McMas­ter con­cuer­da con Ti­ller­son, ya han co­men­za­do las gue­rras de trin­che­ras en­tre los dos car­gos, en lo que es ya una tra­di­ción.

Es­tas lu­chas in­tes­ti­nas han ge­ne­ra­do preo­cu­pa­ción mu­cho más allá de Eu­ro­pa. Co­mo me di­je­ra ha­ce po­co un mi­nis­tro de ex­te­rio­res de un país la­ti­noa­me­ri­cano: “Pa­re­ce que to­dos es­tán pe­leán­do­se con to­dos acer­ca de to­do”. Si a eso se aña­de la in­ves­ti­ga­ción so­bre la re­la­ción de la cam­pa­ña de Trump con Ru­sia, así co­mo el des­plo­me de los ín­di­ces de apro­ba­ción del go­bierno, es fá­cil en­ten­der por qué al­gu­nos se pre­gun­tan si me­re­ce la pe­na in­vo­lu­crar­se con Trump. El Pre­si­den­te de Mé­xi­co, Enrique Pe­ña Nieto, ha pos­pues­to in­de­fi­ni­da­men­te re­unir­se con Trump, y otros paí­ses tam­bién es­tán po­nien­do en sus­pen­so los víncu­los con Es­ta­dos Uni­dos.

Ca­be pre­gun­tar­se có­mo po­dría ocu­rrir un fin pre­ma­tu­ro de la Pre­si­den­cia de Trump, aho­ra que pa­re­ce ca­da día me­nos im­po­si­ble.

Por Hay tres po­si­bi­li­da­des: La pri­me­ra ru­ta, y la más co­no­ci­da, es el jui­cio po­lí­ti­co: una ma­yo­ría de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes acu­sa­ría a Trump de “de­li­tos y fal­tas gra­ves” y dos ter­cios del Se­na­do lo con­de­na­rían, sa­cán­do­lo del po­der. Es un re­sul­ta­do al­ta­men­te im­pro­ba­ble, ya que pa­ra él se­ría ne­ce­sa­rio el apo­yo de 20 re­pre­sen­tan­tes y 18 se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos, ade­más de to­dos los de­mó­cra­tas en am­bas cá­ma­ras. Pe­ro to­do po­dría cam­biar si la in­ves­ti­ga­ción so­bre los in­ten­tos de Ru­sia de in­ter­fe­rir en las elec­cio­nes de 2016 y la po­si­bi­li­dad de una co­lu­sión con la cam­pa­ña de Trump re­ve­la prue­bas irre­fu­ta­bles.

La se­gun­da op­ción, se­gún la Sec­ción 4 de la En­mien­da 25 a la Cons­ti­tu­ción, re­que­ri­ría que el Vicepresidente y el ga­bi­ne­te o el Con­gre­so de­cla­ren al Pre­si­den­te “in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra desem­pe­ñar las fa­cul­ta­des y obli­ga­cio­nes de su car­go”. Es­to pa­re­ce in­clu­so más im­pro­ba­ble que el jui­cio po­lí­ti­co, a me­nos al­gu­nas con­duc­tas de Trump (co­mo sus tuits de ma­dru­ga­da o sus bron­cas pri­va­das con­tra miem­bros de su equi­po, co­mo el fiscal ge­ne­ral Jeff Ses­sions) in­di­quen cla­ra­men­te dis­fun­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas o psi­co­pa­to­ló­gi­cas.

La ter­ce­ra so­lu­ción, que al­gu­nos han lla­ma­do la “so­lu­ción ni­xo­nia­na” es la más in­tere­san­te. En 1974, Ri­chard Ni­xon re­nun­ció an­tes de que el Con­gre­so pu­die­ra vo­tar pa­ra ha­cer­le un jui­cio po­lí­ti­co. Se­ma­nas des­pués, Ge­rald Ford le con­ce­dió un per­dón to­tal e in­con­di­cio­nal pa­ra to­dos los po­si­bles crí­me­nes.

En el caso de Trump, el mo­ti­vo de una re­nun­cia así se­ría re­ci­bir un per­dón si­mi­lar. Si bien no se le pue­de pro­ce­sar por car­gos cri­mi­na­les mien­tras se desem­pe­ña co­mo Pre­si­den­te, una vez que aca­be su man­da­to sí pue­de ser pro­ce­sa­do. Más aún, tan­to Kush­ner, a quien se ha acu­sa­do de in­ten­tar crear un ca­nal ex­tra­ofi­cial pa­ra ga­ran­ti­zar una co­mu­ni­ca­ción se­gu­ra en­tre la Ca­sa Blan­ca y el Krem­lin co­mo Ivan­ka es­ta­rían su­je­tos a un pro­ce­sa­mien­to ju­di­cial si se de­ter­mi­na­ra que han par­ti­ci­pa­do en co­mu­ni­ca­cio­nes o ac­ti­vi­da­des ile­ga­les con agen­tes o fun­cio­na­rios ru­sos. Los dos hi­jos de Trump, que ad­mi­nis­tran su im­pe­rio co­mer­cial, tam­bién pue­den ser acu­sa­dos de fal­tas o de­li­tos. Es po­si­ble que Trump pre­fie­ra re­nun­ciar y lo­grar un per­dón pa­ra los in­vo­lu­cra­dos, en lu­gar de pa­sar por un im­peach­ment que bien po­dría cos­tar­le la Pre­si­den­cia de to­dos mo­dos.

Pe­ro, con to­do lo que a los opo­si­to­res a Trump les gus­ta­ría ver­lo fue­ra del po­der, cual­quie­ra de es­tas si­tua­cio­nes hi­po­té­ti­cas da­ña­ría mu­cho a Es­ta­dos Uni­dos y al res­to del mun­do. La par­ti­ci­pa­ción es­ta­dou­ni­den­se, pa­ra no ha­blar de su li­de­raz­go, es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la coope­ra­ción internacional en áreas co­mo el co­mer­cio glo­bal, las me­di­das pa­ra en­fren­tar el cam­bio cli­má­ti­co, y las res­pues­tas a to­da suer­te de cri­sis, sean na­tu­ra­les, humanitarias o nu­clea­res. Más aún, el ais­la­cio­nis­mo de Trump no im­pli­ca la irre­le­van­cia o pa­si­vi­dad de Es­ta­dos Uni­dos: po­dría ser mu­cho peor si aca­ba sien­do un fac­tor dis­trac­tor o per­tur­ba­dor.

Con­si­de­ran­do es­to, los enemi­gos in­ter­nos de Trump de­be­rían te­ner cui­da­do con lo que desean.

Ex can­ci­ller de Mé­xi­co (2000-2003) (C): Pro­ject Syn­di­ca­te, 2017.

El caos y la po­lé­mi­ca que han mar­ca­do su man­da­to han pro­fun­di­za­do las du­das so­bre si su pre­si­den­cia so­bre­vi­vi­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.