Bien­ve­ni­do, Alexis

► Sán­chez es­tá re­cu­pe­ra­do y, sal­vo una tra­ge­dia de úl­ti­ma hora, se­rá ti­tu­lar mañana an­te Ale­ma­nia. ► Clau­dio Bravo, en tan­to, se­gui­rá en la ban­ca. Piz­zi pre­fie­re no arries­gar al ar­que­ro y ca­pi­tán. ► ¿Có­mo ga­nar­les a los ger­ma­nos? El técnico tie­ne su plan

La Tercera - - Deportes - Ál­va­ro Po­ble­te I. Mos­cú

“Es­tá bien y a dis­po­si­ción de Piz­zi”. Al mis­mo tiem­po que Ar­tu­ro Sa­lah da­ba una con­fe­ren­cia de pren­sa en Mos­cú, Alexis Sán­chez en­tre­na­ba pa­ra ser ti­tu­lar an­te Ale­ma­nia. To­do se dio en el Com­ple­jo De­por­ti­vo Ru­ble­vo del Stro­gino FC, a só­lo me­tros de dis­tan­cia en­tre uno y otro. El pre­si­den­te del fút­bol chi­leno, con esa sim­ple fra­se, con­fir­ma­ba así que el Ni­ño Ma­ra­vi­lla es­ta­ba lis­to pa­ra la ba­ta­lla.

El to­co­pi­llano ya es­tá pa­ra ser ti­tu­lar an­te Ale­ma­nia. Esa es la me­jor no­ti­cia que ha re­ci­bi­do Piz­zi en Ru­sia, ade­más del triun­fo so­bre Ca­me­rún en la pri­me­ra fe­cha de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes. Ya no hay du­das, só­lo ex­pec­ta­ti­vas. De no ser que ocu­rra una ca­tás­tro­fe ma­yor, el de­lan­te­ro del Ar­se­nal re­to­ma su lu­gar en la on­ce­na es­te­lar de la Se­lec­ción, pa­ra re­le­gar a Ed­son Puch al ban­co.

La pre­sen­cia del nú­me­ro 7 de la Ro­ja re­nue­va los bríos de la ofen­si­va. An­te Ca­me­rún, de he­cho, a me­dia má­qui­na (o me­nos), Sán­chez le cam­bió la ca­ra al par­ti­do y fue pro­ta­go­nis­ta de las dos ano­ta­cio­nes crio­llas. Los mé­di­cos del equi­po es­pe­ra­ron su evo­lu­ción pa­ra dar­le el al­ta y, cla­ro, el he­cho de que el lu­nes en­tre­na­ra con nor­ma­li­dad fue el pri­mer avi­so po­si­ti­vo. Ayer,

Ese­gún cuen­tan en la Se­lec­ción, su desem­pe­ño fue to­da­vía más tran­qui­li­za­dor du­ran­te el en­tre­na­mien­to.

El cuer­po técnico no quie­re guar­dar­se na­da, por la tras­cen­den­cia del ri­val de mañana y por­que ya se po­dría abro­char el pa­so a las se­mi­fi­na­les de la Co­pa. Ra­zo­nes de so­bra pa­ra no des­cui­dar s Ale­ma­nia B y pun­to. En Ru­sia no es­tán los cam­peo­nes del mun­do. Fal­tan Neuer, Boa­teng, Kroos, Mü­ller, Özil, Khe­di­ra, Hum­mels, Göt­ze, Reus. Sí es­tá la nue­va Ale­ma­nia. Jo­ven. La de me­nor edad en el tor­neo, su pro­me­dio es de 24 años. Es una se­lec­ción que des­bor­da ga­nas pe­ro es errá­ti­ca. Mues­tra or­den pe­ro se des­ar­ma. Pa­re­ce muy agre­si­va pe­ro no es da­ñi­na. De­fien­de con au­to­ri­dad pe­ro igual le ha­cen da­ño. Tie­ne bue­nos ju­ga­do­res pe­ro bri­llan po­cos. Es­tán en ro­da­je y eso se de­be apro­ve­char. Se ven des­ali­ña­dos, re­cién ca­mi­nan y jus­to aho­ra se en­fren­tan a un gru­po sa­zo­na­do.

Joa­chim Löw, que co­mo mí­ni­mo siem­pre lle­ga a se­mi­fi­na­les con su de­ta­lle. En ese sen­ti­do, el en­tre­na­dor de­ci­dió pres­cin­dir nue­va­men­te de Clau­dio Bravo. No por­que el ca­pi­tán es­té em­peo­ran­do de su le­sión, sino por­que la fal­ta de com­pe­ten­cia le pue­de pa­sar la cuen­ta fren­te a los ger­ma­nos. Y si Bravo ya es­tá in­có­mo­do por su si­tua­ción par­ti­cu­lar, no es ne­ce­sa­rio arries­gar­lo to­da­vía.

De es­ta ma­ne­ra, Johhny He­rre­ra se man­ten­drá en el cua­dro es­te­lar. Des­pués de sa­car su ar­co en ce­ro en el de­but, el por­te­ro de la U re­ci­be un nue­vo vo­to de con­fian­za de par­te del es­tra­te­go. Bravo, por su par­te, ya de­be­ría es­tar dis­po­ni­ble pa­ra el úl­ti­mo com­pro­mi­so del Gru­po B, an­te Aus­tra­lia, en Mos­cú. Lo ideal pa­ra Chi­le, ob­via­men­te, es lle­gar a ese due­lo con el pa­se fir­ma­do.

La fór­mu­la

¿Có­mo ga­nar­les a los cam­peo­nes del mun­do? Piz­zi vie­ne pen­san­do es­te cho­que ha­ce ra­to, des­de que su­po que Ale­ma­nia se­ría ri­val de la Ro­ja en la Con­fe­de­ra­cio­nes. Que la Manns­chaft ha­ya op­ta­do por una nó­mi­na B, sin sus gran­des es­tre­llas y con un pro­me­dio de edad de 24 años, no es un te­ma pa­ra Ma­ca­nu­do. Por­que si al­go tie­ne cla­ro el DT es que, nom­bres más nom­bres me­nos, la es­cua­dra ger­ma­na tie­ne un es­ti­lo muy cla­ro.

Y ese es el gran asun­to, por­que el mis­mo Mar­ce­lo Díaz re­co­no­ció el lu­nes, ese es­ti­lo es muy pa­re­ci­do al de los bi­cam­peo­nes de Amé­ri­ca. Piz­zi apues­ta, en­ton­ces, a que­dar­se con el con­trol de la pe­lo­ta.

Ade­más de to­dos los vi­deos de análisis que han vis­to de la Ale­ma­nia A y la Ale­ma­nia B, Piz­zi tam­bién ha mi­ra­do bas­tan­te el úl­ti­mo amis­to­so en­tre es­tas se­lec­cio­nes, pre­vio a Bra­sil 204, don­de la Ro­ja de Sam­pao­li per­dió 1-0, pe­ro do­mi­nó al con­jun­to de Joa­chim Löw gran par­te del com­pro­mi­so.

Qui­tar­le la pe­lo­ta a Ale­ma­nia. No sue­na fá­cil. Lo que bus­ca­rá el com­bi­na­do na­cio­nal es ju­gar mu­cho a un to­que, ro­tar la pe­lo­ta de un la­do ha­cia otro, de atrás pa­ra ade­lan­te y vi­ce­ver­sa. No dar­les rit­mo a los eu­ro­peos. El adies­tra­dor na­cio­nal re­co­no­ce tam­bién que el jue­go por las ban­das es cla­ve y que tan­to Is­la co­mo Beau­se­jour ya no po­drán pa­sar con tan­ta li­ber­tad co­mo lo hi­cie­ron an­te Ca­me­rún.

De ahí que el re­gre­so de Sán­chez sea tan bue­na no­ti­cia pa­ra Piz­zi. El Ni­ño Ma­ra­vi­lla tie­ne el re­tro­ce­so que Puch no le da­ba en el pri­mer par­ti­do. Por mo­men­tos, el nor­tino pue­de ser otro de­fen­sa. Eso sí, la gran ta­rea del to­co­pi­llano se­rá des­or­de­nar a los ale­ma­nes: mo­ver­se por dis­tin­tas zo­nas del cam­po, pa­ra des­ajus­tar el fun­cio­na­mien­to me­mo­ri­za­do del ri­val. El nor­tino ya es­tá lis­to pa­ra el re­to. La Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes le da la bien­ve­ni­da al ver­da­de­ro Alexis.b

FO­TO: AGENCIAUNO

►► Sán­chez lle­ga al en­tre­na­mien­to de ayer en el Stro­gino FC.

EL ON­CE QUE PRUE­BA PIZ­ZI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.