Desai­res team

De las cin­co in­vi­ta­cio­nes re­ci­bi­das pa­ra dispu­tar la Con­fe­de­ra­cio­nes, Ale­ma­nia de­cli­nó dos. Y tan só­lo en una asis­tió con su equi­po de ga­la.

La Tercera - - Deportes - Por De­nís Fer­nán­dez 2 1 -1 -2 3 3 0 0

Bas­ta echar un bre­ve vis­ta­zo a los anales de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, pa­ra ex­traer dos con­clu­sio­nes: que no ha con­ta­do el tor­neo a lo lar­go de sus 25 años con un equi­po más ga­na­dor que Bra­sil, ni con una se­lec­ción más des­con­si­de­ra­da que la teu­to­na. A juz­gar por su tra­yec­to­ria en la jus­ta, a la lau­rea­da Ale­ma­nia, ri­val mañana de la Ro­ja, la cua­tro ve­ces cam­peo­na mun­dial y tres de Eu­ro­pa, le im­por­ta más bien po­co la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes.

Có­mo ex­pli­car si no sus dos in­só­li­tas ne­ga­ti­vas a par­ti­ci­par en el tor­neo, los de 1997 y 2003 (Fran­cia rehu­só en 1999). O su de­ci­sión de con­cu­rrir a otras dos edi­cio­nes (1999 y 2017), con un equi­po al­ter­na­ti­vo o di­rec­ta­men­te su­plen­te. El con­jun­to ger­mano, que hoy dispu­ta su ter­ce­ra ver­sión de la Con- fe­de­ra­cio­nes, de­be­ría es­tar afron­tan­do, en ri­gor, su quin­ta co­pa.

Pe­ro en 1997, en la ter­ce­ra edi­ción (la pri­me­ra con es­te for­ma­to y de­sig­na­ción), Ale­ma­nia co­men­zó a es­cri­bir su par­ti­cu­lar his­to­ria de desai­res. Era el vi­gen­te cam­peón de la Eu­ro­co­pa de 1996, pe­ro de­cli­nó la in­vi­ta­ción. La eu­ro­pea fue la úni­ca fe­de­ra­ción con­ti­nen­tal que de­bió en­viar a un su­plen­te, la Re­pú­bli­ca Che­ca.

Dos años más tar­de, en Mé­xi­co 1999, el con­jun­to di­ri­gi­do en­ton­ces por Erich Rib­beck sí acu­dió, pe­ro con una nó­mi­na al­ter­na­ti­va de jó­ve­nes de pro­yec­ción, co­mo Mi­chael Ba­llack, e in­dis­cu­ti­bles re­fe­ren­tes en de­ca­den­cia, co­mo Matt­häus. Pe­ro no fi­gu­ra­ban Klins­mann o Bier­hoff, héroe de la Eu­ro­co­pa 96 y má­xi­mo go­lea­dor de la Se­rie A el año an­te­rior. El cua­dro teu­tón no fue ca­paz de su­pe­rar la fa­se de gru­pos. Fue hu­mi­lla­do por Bra­sil (4-0) y de­rro­ta­do por EE UU (2-0).

En 2003, Ale­ma­nia, sub­cam­peón mun­dial en Co­rea y Ja­pón, hi­zo su se­gun­do des­plan­te, re­cha­zan­do ocu­par el cu­po abier­to pa­ra Eu­ro­pa por Fran­cia, cam­peón con­ti­nen­tal en 2000, que te­nía asig­na­da su pla­za co­mo an­fi­trión. Tur­quía, ter­cer cla­si­fi­ca­do del Mun­dial 2002, cu­brió la va­can­te.

Dos años des­pués, en 2005, y apro­ba­da ya la po­lí­ti­ca de ro­ta­ción de se­des en la Con­fe­de­ra­cio­nes pa­ra eva­luar las ca­pa­ci­da­des or­ga­ni­za­ti­vas del si­guien­te país an­fi­trión del Mun­dial, Ale­ma­nia se vio obli­ga­da a or­ga­ni­zar el tor­neo. La úni­ca vez que par­ti­ci­pó con equi­po de ga­la. Klins­mann, se­lec­cio­na­dor, lle­vó a los me­jo­res.Y el equi­po ob­tu­vo su me­jor par­ti­ci­pa­ción. Ter­ce­ra, tras caer en se­mi­fi­na­les an­te Bra­sil, a la pos­tre cam­peón.

Y es­te año lle­gó el se­gun­do des­pre­cio (o el cuar­to), con lis­ta de Joa­chim Low pla­ga­da de su­plen­tes, adu­cien­do lo exi­gen­te del ca­len­da­rio. Rein­hardt Grin­del, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción, ya ha­bía pe­di­do en no­viem­bre del año pa­sa­do la su­pre­sión del tor­neo: “Creo que la Con­fe­de­ra­cio­nes se ha vuel­to anacró­ni­ca. Se­ría un ges­to po­si­ti­vo pres­cin­dir de la com­pe­ti­ción”. Y Hum­mels, re­fe­ren­te en la can­cha, agre­gó en mar­zo: “No es un gran tor­neo y hay que de­cir­lo. Nun­ca he vis­to la Con­fe­de­ra­cio­nes. No me in­tere­sa”.b

FO­TO: REUTERS.

►► Löw.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.