La­ti­noa­mé­ri­ca en TV

La Tercera - - Opinión - Ál­va­ro Matus Pe­rio­dis­ta

SI PEN­SA­MOS que en Amé­ri­ca La­ti­na mue­ren ase­si­na­das 144 mil per­so­nas al año, a un pro­me­dio de cua­tro ca­da 15 mi­nu­tos, era co­sa de tiem­po que Net­flix pu­sie­ra el ojo en es­te te­rri­to­rio des­ga­rra­do por el nar­co­trá­fi­co, la co­rrup­ción po­lí­ti­ca y las lu­chas te­rri­to­ria­les en­tre pan­di­llas. Des­de Nar­cos, la es­tu­pen­da se­rie so­bre Pa­blo Es­co­bar, el canal ha for­ta­le­ci­do su apues­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na y hoy po­de­mos ver se­ries de gran fac­tu­ra, don­de la ac­ción y el sus­pen­so se cru­zan con el dra­ma so­cial.

La se­ma­na pa­sa­da se es­tre­nó El Cha­po, ins­pi­ra­da en el lí­der del car­tel de Si­na­loa. La se­rie arran­ca cuan­do Joa­quín Guz­mán Loe­ra for­ma par­te de la se­gun­da di­vi­sión de un car­tel y an­he­la con­ver­tir­se en “pa­trón”. Pe­ro sus je­fes no lo as­cien­den, a pe­sar de que lo­gra que la or­ga­ni­za­ción ga­ne mu­cho di­ne­ro a tra­vés de un tra­to con Pa­blo Es­co­bar. La acu­mu­la­ción de pe­que­ñas hu­mi­lla­cio­nes lo lle­va­rían a for­jar­se un ca­mino pro­pio, sal­tán­do­se cier­tos pro­to­co­los que lo ene­mis­ta­ron de en­tra­da con otros car­te­les.

El as­pec­to más so­bre­sa­lien­te de la se­rie es el víncu­lo en­tre nar­co­trá­fi­co y po­lí­ti­ca. Es cier­to que es­tá en se­gun­do plano, tras las per­se­cu­cio­nes y ma­tan­zas, pe­ro es lo su­fi­cien­te­men­te ex­plí­ci­to co­mo pa­ra ha­cer­se una idea de la de­gra­da­ción que el trá­fi­co de dro­gas pro­vo­ca en las ins­ti­tu­cio­nes. Cuan­do asu­me Sa­li­nas de Gor­ta­ri (no sa­le su nom­bre, pe­ro la ca­rac­te­ri­za­ción es idén­ti­ca) se ha­ce evi­den­te el ca­rác­ter ne­go­cia­dor del go­bierno, que no quie­re “des­ma­dres”, y pa­ra eso mete en la cár­cel al ca­po de ca­pos. La idea es que és­te, gra­cias a su in­fluen­cia, man­ten­ga cal­ma­das las aguas. Así to­dos ga­nan. Y es ahí don­de el Cha­po, a esas al­tu­ras con bas­tan­te más po­der, en­tra en gue­rra con otros gru­pos por ha­cer­se de un ma­yor con­trol de la co­caí­na.

Si en El Cha­po se apre­cia có­mo un con­flic­to so­cial sube has­ta las más al­tas es­fe­ras, El mar­gi­nal mues­tra la co­rrup­ción de la jus­ti­cia en un ni­vel más pe­que­ño, a ras de sue­lo, en la Ar­gen­ti­na ac­tual. El pro­ta­go­nis­ta es un ex­po­licía que es­tá preso en la Pa­ta­go­nia y acep­ta in­fil­trar­se en un pe­nal de Bue­nos Ai­res, pa­ra ave­ri­guar quién se­cues­tró a la hi­ja de un juez co­rrup­to. A cam­bio, re­ci­bi­rá su li­ber­tad. El al­cai­de es un per­so­na­je so­ber­bio, di­ver­ti­do, al que no le preo­cu­pa en lo más mí­ni­mo la re­in­ser­ción so­cial, los de­re­chos hu­ma­nos y “to­das esas pa­va­das de aho­ra”, y so­lo as­pi­ra a que el re­cin­to se man­ten­ga sin muer­tos. En­ton­ces apa­re­ce el otro gran te­ma de la se­rie: la lu­cha en­tre dos pan­di­llas, los Bor­ges y la Sub 21, por el con­trol del pe­nal.

La se­rie en el fon­do re­pro­du­ce la reali­dad de la “vi­lla”, la tie­rra del más fuer­te y del más vi­vo. El ha­ci­na­mien­to es ley y la vio­len­cia, un me­ca­nis­mo de sub­sis­ten­cia. Igual que en las po­bla­cio­nes o las fa­ve­las. De he­cho, se­gún una estadística del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano del Desa­rro­llo, el 50% de los ho­mi­ci­dios en La­ti­noa­mé­ri­ca se pro­du­cen en el 1,6% de sus ca­lles. Una mues­tra elo­cuen­te de los efec­tos de la se­gre­ga­ción ur­ba­na y de que la de­lin­cuen­cia no es úni­ca­men­te un pro­ble­ma de seguridad. En úl­ti­mo tér­mino, es la lu­cha con­tra la po­bre­za y la de­sigual­dad.

Net­flix ha for­ta­le­ci­do su apues­ta en se­ries ba­sa­das en A. La­ti­na, en el te­rri­to­rio des­ga­rra­do por el nar­co­trá­fi­co y la co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.