PRE­GUN­TAS CLA­VE

3

La Tercera - - Mundo -

3 El dia­rio The New York Ti­mes pu­bli­có el lu­nes un re­por­ta­je don­de se de­nun­ció el es­pio­na­je en Mé­xi­co. Es un soft­wa­re desa­rro­lla­do por una fir­ma is­rae­lí que se lo ven­de so­lo a go­bier­nos pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción de los ce­lu­la­res de te­rro­ris­tas y cri­mi­na­les. ra­zón más que jus­ti­fi­ca­da en Mé­xi­co, aque­ja­do por la ac­ción de car­te­les de nar­co­trá­fi­co y ban­das ex­tor­si­vas. Pe­ro se­gún el aná­li­sis de The New York Ti­mes y de ana­lis­tas in­de­pen­dien­tes, que exa­mi­na­ron de­ce­nas de men­sa­jes, el pro­gra­ma fue uti­li­za­do con­tra crí­ti­cos del go­bierno y con­tra al­gu­nos de sus fa­mi­lia­res, al­go que ha si­do ca­li­fi­ca­do por los ex­per­tos co­mo “un in­ten­to sin pre­ce­den­tes de im­pe­dir la lu­cha con­tra la co­rrup­ción”.

“So­mos los nue­vos enemi­gos del Es­ta­do”, afir­mó el di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad, Juan Par­di­nas, quien ha­bría si­do víc­ti­ma de es­te es­pio­na­je. En­tre quie­nes tam­bién ha­brían su­fri­do la in­fil­tra­ción del Pe­ga­sus es­tán el pre­sen­ta­dor de la ca­de­na Te­le­vi­sa, Car­los Lo­ret de Mo­la, la pe­rio­dis­ta Car­men Aris­te­gui (am­bos han in­ves­ti­ga­do pre­sun­tos ac­tos de co­rrup­ción del go­bierno y su­pues­tos abu­sos a los de­re­chos hu­ma­nos por las fuer­zas de seguridad) el di­rec­tor del Cen­tro Pro De­re­chos Hu­ma­nos Mario Pa­trón, el Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Mi­guel Agus­tín Pro Juá­rez (que ha in­ves­ti­ga­do ca­sos co­mo la des­apa­ri­ción de los 43 es­tu­dian­tes de Ayot­zi­na­pa), y Alexandra Za­pa­ta y el pro­pio Juan Par­di­nas del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad.

Ba­jo la ley me­xi­ca­na so­lo un juez fe­de­ral pue­de au­to­ri­zar el se­gui­mien­to de las co­mu­ni­ca­cio­nes pri­va­das cuan­do se de­mues­tra una ba­se só­li­da pa­ra su re­pe­ti­ción.

Sin em­bar­go, se­gún el Ti­mes, des­cri­bió que va­rias de las su­pues­tas víc­ti­mas de es­te es­pio­na­je re­ci­bie­ron co­rreos fal­sos, con ad­ver­ten­cias y alar­mas –co­mo de­nun­cias de la pre­sen­cia de au­tos con hom­bres ar­ma­dos de­lan­te de sus ca­sas- pa­ra que pin­cha­ran en en­la­ces que per­mi­ten el ac­ce­so del Pe­ga­sus a los ce­lu­la­res en cues­tión.

“El es­pio­na­je abre la puer­ta pa­ra que lle­guen más le­jos: la in­ti­mi­da­ción, el aco­so, la cen­su­ra, los des­pi­dos, las gol­pi­zas, los ase­si­na­tos... Es cla­ro que quie­ren que se­pan que nos es­tán espiando, que so­mos vul­ne­ra­bles, que ellos sa­ben de nues­tros hi­jos, nues­tras vi­das pri­va­das y la­bo­ra­les”, di­jo Lo­ret de Mo­la.

“El go­bierno me­xi­cano es­pía a sus crí­ti­cos. Uti­li­za el di­ne­ro de to­dos no­so­tros pa­ra co­me­ter es­te ti­po de ilí­ci­tos”, des­ta­có Car­men Aris­te­gui en una con­fe­ren­cia de pren­sa en la que res­pon­sa­bi­li­zó al Eje­cu­ti­vo de En­ri­que Pe­ña Nie­to de los ata­ques y le pi­dió ex­pli­ca­cio­nes. El ce­lu­lar de un hi­jo de Aris­te­gui tam­bién ha­bría si­do ata­ca­do por el malwa­re.

Se­gún los ex­per­tos, la in­fec­ción con Pe­ga­sus no tie­ne an­tí­do­to. “Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble des­ha­cer­se de él”, se­gún Joh­nS­cott Rail­ton, in­ves­ti­ga­dor de Ci­ti­zen Lab, un la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to que in­ves­ti­ga te­mas de tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción y seguridad di­gi­tal. “El te­lé­fono se con­vier­te en un es­pía en tu bol­si­llo. Tie­nen ac­ce­sos a tus co­rreos, men­sa­jes, apli­ca­cio­nes, a tu lo­ca­li­za­ción y a las cá­ma­ras de tus dis­po­si­ti­vos”, ex­pli­có Rail­ton ci­ta­do por el dia­rio es­pa­ñol El País. Se­gún Ci­ti­zen Lab, ca­da in­ten­to de es­pio­na­je tie­ne un cos­to que ron­da los US$ 77.000. Un cos­to tan al­to que to­do apun­ta a que de­trás de es­te es­pio­na­je es­ta­ría el go­bierno me­xi­cano.

Ya en sep­tiem­bre de 2016 el dia­rio me­xi­cano Re­for­ma pu­bli­có que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ha­bía com­pra­do el sis­te­ma Pe­ga­sus por US$ 15 mi­llo­nes, en el pe­río­do que va en­tre 2014 y 2015. La PGR se ha ne­ga­do a res­pon­der con cla­ri­dad si aca­so ha­bía fir­ma­do con­tra­tos con NSO Group.b

¿Có­mo sur­gió la in­for­ma­ción?

¿Qué es Pe­ga­sus?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.