La obra os­cu­ra y su­rreal de Ro­ger Ba­llen es­tá en Chile

► El re­co­no­ci­do fo­tó­gra­fo, de 67 años, ra­di­ca­do en Su­dá­fri­ca, ex­hi­be en Ma­tu­ca­na 100. ► Par­tió en el fo­to­pe­rio­dis­mo y de­ri­vó a es­ce­nas som­brías so­bre la con­di­ción hu­ma­na.

La Tercera - - Sociedad - De­nis­se Es­pi­no­za

Más tem­prano que tar­de, Ro­ger Ba­llen (1959) com­pren­dió que no bas­ta­ba con al­can­zar el ni­vel téc­ni­co de los fo­tó­gra­fos que ha­bía ad­mi­ra­do to­da la vi­da; la cla­ve es­ta­ba en lo­grar im­pri­mir­le a la ima­gen un se­llo que la hi­cie­ra úni­ca. Al­go que no na­cie­ra de sus ma­nos, ni de sus ojos, sino de su pro­pia men­te. Pa­ra lo­grar­lo, el neo­yor­quino de­bió aban­do­nar su lu­gar de ori­gen y lan­zar­se a un via­je más que geo­grá­fi­co, per­so­nal, al in­te­rior de sí mis­mo.

Hi­jo de Adrien­ne Ba­llen, quien fue­se edi­to­ra de la Agen­cia Mag­num an­tes de abrir su pro­pia ga­le­ría en la Gran Man­za­na, el pe­que­ño Ba­llen se crió ro­dea­do de la éli­te fo­to­grá­fi­ca de la épo­ca y ob­ser­vó de cer­ca la obra de Ed­ward Stei­chen, Hen­ri Car­tier-Bres­son y An­dre Ker­tész. Fue­ron esos víncu­los, qui­zás, los que lo in­cli­na­ron inevi­ta­ble­men­te al fo­to­pe­rio­dis­mo. Sus pri­me­ras imá­ge­nes de in­te­rés fue­ron las que hi­zo so­bre las ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tu­dian­ti­les con­tra la Gue­rra de Viet­nam.

Sin em­bar­go, a ini­cios de los 70 y lue­go de la muer­te de su ma­dre, Ba­llen ya sa­bía que ser fo­tó­gra­fo le iba a sig­ni­fi­car más que sim­ple­men­te dis­pa­rar la cá­ma­ra fren­te a un he­cho sor­pren­den­te. Via­jó por El Cai­ro, Gre­cia, Ne­pal e Is­rael, has­ta que en 1982 de­ci­dió ins­ta­lar­se en Johan­nes­bur­go, don­de con­ci­bió el li­bro que lo hi­zo co­no­ci­do: Dorps, pe­que­ños pue­blos de Su­dá­fri­ca, que le va­lió va­rios elo­gios, en­tre ellos los de Su­san Son­tag: “La se­cuen­cia más im­pre­sio­nan­te de re­tra­tos que he vis­to en años”, di­jo la en­sa­yis­ta.

En los años ve­ni­de­ros, Ba­llen cam­bia­ría com­ple­ta­men­te el fo­co. En un lu­gar del via­je en­con­tró lo que bus­ca­ba y co­men­zó a pro­du­cir imá­ge­nes ca­da vez más per­so­na­les, des­li­gán­do­se de lo do­cu­men­tal pa­ra acer­car­se ca­da vez más al ar­te.

Ba­llen ela­bo­ra per­tur­ba­do­res bo­de­go­nes, usan­do de pro­ta­go­nis­tas a los mis­mos per­so­na­jes mar­gi­na­les con los que tra­ba amistad, ade­más de ani­ma­les, es­cul­tu­ras im­pro­vi­sa­das, mu­ñe­cos y más­ca­ras. Son es­tas fo­tos la que lo han he­cho aún más re­co­no­ci­do co­mo au­tor: en 2001 ga­na el pre­mio a me­jor li­bro fo­to­grá­fi­co en Pho­toEs­pa­ña por Outland, y en 2002, el Fes­ti­val Reen­con­tres d’Ar­les lo eli­ge Fo­tó­gra­fo del año.

Es­ta úl­ti­ma pro­duc­ción es la que aho­ra se pue­de ver en The Pla­ce of Ba­lles­que, la mues­tra que lo trae a Chile y que se des­plie­ga has­ta el 3 de sep­tiem­bre en Ma­tu­ca­na 100. Son 40 fo­to­gra­fías, siem­pre análo­gas y en blan­co y ne­gro, que van des­de 1999 a 2012 y que re­fle­jan su tra­ba­jo más ge­nuino. “Las per­so­nas me com­pa­ran cons­tan­te­men­te con Dia­ne Ar­bus, pe­ro creo que Sa­muel Bec­kett es la in­fluen­cia cla­ve en mi tra­ba­jo. Mis fo­to­gra­fías evocan el ab­sur­do de la con­di­ción hu­ma­na, pe­ro tam­bién son re­fle­jo de un via­je si­co­ló­gi­co per­so­nal. Pa­ra mí la fo­to­gra­fía es una for­ma de mi­rar­me en el es­pe­jo”, le di­jo el fo­tó­gra­fo al dia­rio The Guar­dian, en 2015.

Dar­le la vuelta

Las pri­me­ras se­ñas que tu­vo Mon­tse­rrat Ro­jas Co­rra­di de Ro­ger Ba­llen pro­vi­nie­ron de él mis­mo. En 2010 la cu­ra­do­ra lo con­tac­tó lue­go de en­te­rar­se de que el fo­tó­gra­fo que­ría ex­po­ner en Chile. “El ya ha­bía te­ni­do una mues­tra im­por­tan­te en Ar­gen­ti­na y con su agen­te pen­sa­ron que se­ría fá­cil cru­zar la cor­di­lle­ra. La ver­dad es que él ha te­ni­do una pa­cien­cia in­fi­ni­ta pa­ra es­pe­rar y pre­pa­rar es­ta mues­tra que al fi­nal pu­di­mos con­cre­tar es­te año”, cuen­ta Ro­jas Co­rra­di, a car­go de la cu­ra­to­ría de la mues­tra. “Te­ner­lo aquí es real­men­te un pri­vi­le­gio, por­que hoy él ya es una fi­gu­ra de ta­lla in­ter­na­cio­nal. Aho­ra, en ju­lio ten­drá una gran mues­tra en el Fes­ti­val de Ar­les, don­de ha­rá una ins­ta­la­ción en una ca­sa aban­do­na­da, y en pa­ra­le­lo es­tá aquí en Ma­tu­ca­na 100”, agre­ga la cu­ra­do­ra.

Des­de me­dia­dos de 2006 Ba­llen em­pe­zó a am­pliar su re­gis­tro a par­tir de la co­la­bo­ra­ción mu­tua con el gru­po de rap sud­afri­cano Die Ant­woord. La pa­re­ja de mú­si­cos par­ti­ci­pó en sus fo­tos, y Ba­llen di­ri­gió el vi­deo­clip de la can­ción I Fink UF­reekly, que al­can­zó más de 76 mi­llo­nes de vi­si­tas en Youtu­be. Ade­más, en los úl­ti­mos años el fo­tó­gra­fo ha co­men­za­do a ela­bo­rar ins­ta­la­cio­nes que mez­clan fo­to­gra­fía y ar­qui­tec­tu­ra con in­quie­tan­tes re­sul­ta­dos.

“El es­tá cons­tan­te­men­te re­es­truc­tu­rán­do­se y re­for­mu­lán­do­se, pe­ro siem­pre man­te­nien­do su lí­nea es­té­ti­ca, eso es no­ta­ble”, di­ce Ro­jas. “Creo que él tie­ne una ob­se­sión por la acu­mu­la­ción, lo re­si­dual, las co­sas aban­do­na­das y de al­gu­na for­ma las per­so­nas a las que re­tra­ta son tam­bién un re­si­duo de la so­cie­dad. Mu­chos han til­da­do su fo­to­gra­fía de mor­bo­sa, pe­ro la di­fe­ren­cia es que él en­ta­bla re­la­cio­nes con las per­so­nas que fo­to­gra­fía. No es que los lle­ve a un es­tu­dio, ellos son par­te de su vi­da y en ellos se ve él mis­mo”, re­su­me la cu­ra­do­ra.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.