Pal­mer Luc­key

La Tercera - - Sociedad - OCULUS

Fun­da­dor de fir­ma de reali­dad vir­tual se vio obli­ga­do a re­nun­ciar en abril pa­sa­do, tras per­der mi­llo­na­rio jui­cio. re­cor­dó el epi­so­dio por el que pa­só Ste­ve Jobs en 1985, cuan­do re­nun­ció a Ap­ple, em­pre­sa a la que re­tor­na en 1997.

Am­bos fue­ron dis­rup­ti­vos y re­vo­lu­cio­na­rios en sus áreas tec­no­ló­gi­cas, a tal pun­to que Bloom­berg de­cía ayer: “Tra­vis Ka­la­nick cam­bió el mun­do. ¿Quién pue­de se­cun­dar eso?”. El im­pac­to de su apli­ca­ción pa­ra que cual­quie­ra pue­da con­ver­tir­se en un ta­xi pri­va­do se ha sen­ti­do has­ta en Chile, don­de el gre­mio de los ta­xis­tas pi­de re­gu­lar es­ta apli­ca­ción que ya tie­ne 50 mil ins­cri­tos, ci­fra que su­pera a los ta­xis y vehícu­los si­mi­la­res re­gis­tra­dos an­te el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

“La ra­zón por­que sa­ca­ron a Ste­ve Jobs es por­que no le gus­ta­ba la ma­ne­ra en có­mo se re­la­cio­na­ba con la jun­ta de ac­cio­nis­tas, no por­que no cre­ye­ran que fue­ra un ge­nio. Es in­tere­san­te ver que lo que fa­lló fue la di­men­sión po­lí­ti­ca”, di­ce Raúl Be­rríos, in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Ad­mi­nis­tra­ción y Eco­no­mía de la U. de San­tia­go.

En es­te con­tex­to, el es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que con el CEO de Uber pu­do ocu­rrir al­go si­mi­lar y fa­lló la for­ma en có­mo ad­mi­nis­tró el po­der al in­te­rior de la or­ga­ni­za­ción y có­mo se re­la­cio­nó con los em­plea­dos de la mis­ma.

“Se di­ce que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les del ge­ren­te ge­ne­ral es que tien­de a ins­tru­men­za­li­zar las re­la­cio­nes so­cia­les y es­to no es ma­lo. Sus re­la­cio­nes tie­nen un ob­je­ti­vo de­trás, eso ha­ce ca­da vez más im­por­tan­te la for­ma en la que él se re­la­cio­na con otros ac­to­res y ca­da vez me­nos im­por­tan­te qué tan bueno es téc­ni­ca­men­te”, agre­ga el aca­dé­mi­co de la Usach. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.