¿Lo­gro o lu­cro?

La Tercera - - Opinión - Jo­sé Ramón Va­len­te Eco­no­mis­ta

LA GEN­TE ma­yor no se que­ja de que su te­le­vi­sor sea muy pe­que­ño o que su re­loj no sea mar­ca Rolex. A me­di­da que las per­so­nas en­ve­je­cen, su ma­yor tris­te­za es la so­le­dad y su ma­yor fe­li­ci­dad es vi­vir acom­pa­ña­dos. El es­te­reo­ti­po de Rico McPa­to, tío del pa­to Do­nald, que es ese se­ñor gru­ñón que le gus­ta abrir su bó­ve­da de mo­ne­das de oro so­lo pa­ra mi­rar­las y ad­mi­rar­las, no exis­te en la so­cie­dad o al me­nos es ex­tre­ma­da­men­te es­ca­so.

En mi opi­nión el es­te­reo­ti­po de los em­pre­sa­rios egoís­tas cu­ya úni­ca mo­ti­va­ción en la vi­da es ha­cer­se ca­da vez más ri­cos sin im­por­tar có­mo, tam­po­co co­rres­pon­de a lo que ob­ser­va­mos en la reali­dad. Mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal de más de 30 años in­ter­ac­tuan­do con em­pre­sa­rios y fa­mi­lias de al­to pa­tri­mo­nio en dis­tin­tos paí­ses, me di­ce que a la gen­te la mue­ve mu­cho más el lo­gro que el lu­cro. La pla­ta es la con­se­cuen­cia de un pro­yec­to exi­to­so y no la mo­ti­va­ción pa­ra el mis­mo.

Por su pues­to que hay mu­cha gen­te, en­tre ellos va­rios filósofos, que dis­cre­pan de es­ta vi­sión. Par­ti­cu­lar­men­te la gen­te de iz­quier­da pre­fie­re el es­te­reo­ti­po del hom­bre egoís­ta que lo guía so­lo el afán de lu­cro y satisfacción per­so­nal. Es más fá­cil cri­ti­car a un am­bi­cio­so que a un so­ña­dor.

En épo­ca de elec­cio­nes, es im­por­tan­te re­fle­xio­nar res­pec­to de es­tos te­mas. Los can­di­da­tos, pre­fe­ren­te­men­te de iz­quier­da, que ad­hie­ren al es­te­reo­ti­po de que lo úni­co que mue­ve a los em­pre­sa­rios es el afán de lu­cro, no ten­drán pro­ble­mas en de­gra­dar el em­pren­di­mien­to y la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial y en usar a los em­pre­sa­rios exi­to­sos co­mo blan­cos de sus crí­ti­cas. Di­rán que su ri­que­za es la cau­sa de la po­bre­za del res­to, que sus éxi­tos son fru­to del pri­vi­le­gio y que mien­tras más abu­sen de los con­su­mi­do­res me­jor por­que así ga- nan más pla­ta. De­nos­tar la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial no cau­sa­rá me­nor in­ver­sión ni me­nor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, por­que a los em­pre­sa­rios so­lo les im­por­ta la pla­ta y no lo que la so­cie­dad opi­ne de ellos.

Sin em­bar­go, lo que mue­ve a los em­pren­de­do­res y em­pre­sa­rios es el lo­gro y no el lu­cro. El re­co­no­ci­mien­to de sus pa­res, en­ten­di­dos co­mo sus com­pa­ñe­ros de cur­so y de tra­ba­jo, pe­ro tam­bién en un sen­ti­do más am­plio, su fa­mi­lia, ami­gos y com­pa­trio­tas, se­rá de­ci­si­vo a la ho­ra de de­ci­dir una nue­va in­ver­sión o un nue­vo em­pren­di­mien­to. Ga­nar pla­ta pa­ra ser odia­do no es al­go que en mi opi­nión mue­va a mu­cha gen­te a em­pren­der e in­ver­tir. En­ton­ces, de­mo­ni­zar la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial y a quie­nes se de­di­can a ella, sí ten­drá un im­pac­to ne­ga­ti­vo re­le­van­te en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de un país. Con el dis­cur­so an­ti­em­pre­sa­rial de la iz­quier­da, ve­re­mos me­nos in­ver­sión, me­nos cre­ci­mien­to y me­nos crea­ción de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo.

Co­mo di­je an­tes, hay mu­cha gen­te que pien­sa dis­tin­to a mí res­pec­to de es­te te­ma. Así que de­ci­dí bus­car apo­yo en Goo­gle, y afor­tu­na­da­men­te en­con­tré va­rios per­so­na­jes im­por­tan­tes de la his­to­ria que tie­nen una vi­sión pa­re­ci­da a la mía res­pec­to a las mo­ti­va­cio­nes de los se­res hu­ma­nos. En­tre ellas, les de­jo una ci­ta de Fran­klin D. Roo­se­velt que me pa­re­ció par­ti­cu­lar­men­te acer­ta­da: “La fe­li­ci­dad no es­tá en la me­ra po­se­sión de di­ne­ro, és­ta sub­ya­ce en la satisfacción que ge­ne­ra el lo­gro y el vér­ti­go del es­fuer­zo crea­ti­vo” .

Con el dis­cur­so an­ti­em­pre­sa­rial de la iz­quier­da, ve­re­mos me­nos in­ver­sión, me­nos cre­ci­mien­to y me­nos crea­ción de em­pleos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.