La reale­za bri­tá­ni­ca ha­bla sin com­ple­jos a 20 años de la muer­te de Dia­na

La Tercera - - Mundo - Constanza Cruz D.

Ca­mi­na­ba ca­biz­ba­jo con los pu­ños apre­ta­dos. A pa­so len­to, el prín­ci­pe Harry, de en­ton­ces 12 años avan­za­ba de­trás del ataúd de su ma­dre, la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les, jun­to a su her­mano ma­yor, el prín­ci­pe Gui­ller­mo; su pa­dre, el prín­ci­pe Car­los, y su abue­lo Fe­li­pe, du­que de Edim­bur­go. El 6 de sep­tiem­bre de 1997, Harry tu­vo que des­fi­lar por el co­ra­zón de Londres vi­si­ble­men­te afec­ta­do. Dia­na, de 36 años, ha­bía muer­to sie­te días an­tes en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en París.

A pe­sar de que han pa­sa­do ca­si 20 años des­de la muer­te de su ma­dre, -el 31 de agos­to es el aniver­sa­rio de su muer­te-, Harry re­cuer­da bien el día del en­tie­rro. “Mi ma­dre aca­ba­ba de mo­rir y tu­ve que ca­mi­nar un lar­go tre­cho de­trás de su ataúd, ro­dea­do por mi­les de per­so­nas que me mi­ra­ban, al mis­mo tiem­po que mi­llo­nes lo veían por te­le­vi­sión”, di­jo el prín­ci­pe, hoy de 32 años, en una en­tre­vis­ta pa­ra el si­tio web News­week.

“No creo que se de­ba pe­dir a un ni­ño ha­cer eso, sean cua­les sean las cir­cuns­tan­cias. No creo que po­dría su­ce­der lo mis­mo en la ac­tua­li­dad”, agre­gó. Los fu­ne­ra­les de Dia­na fue­ron vis­tos por más de 3.000 mi­llo­nes de per­so­nas por te­le­vi­sión.

En la en­tre­vis­ta, el prín­ci­pe re­co­no­ce que tu­vo mie­do día tras día y que es­tu­vo mar­ca­do por la muer­te de su ma­dre y “a la de­ri­va” por va­rios años. No por na­da Harry se con­vir- tió du­ran­te al­gún tiem­po en un do­lor de ca­be­za pa­ra la reale­za bri­tá­ni­ca. En 2002 ad­mi­tió que to­ma­ba al­cohol en ex­ce­so y fu­ma­ba ma­rihua­na, pe­se a que te­nía 17 años. Ese mis­mo año los ta­bloi­des pu­bli­ca­ron una fo­to de él dis­fra­za­do de mi­li­tar na­zi du­ran­te una fies­ta del co­le­gio. Dos años más tar­de se pe­leó con un fo­tó­gra­fo afue­ra de una dis­cot­he­que, en evi­den­te es­ta­do de ebrie­dad. En 2007 se hi­cie­ron pú­bli­cas fo­to­gra­fías don­de sa­lía as­pi­ran­do vodka, en 2009 apa­re­ció un vi­deo en el que in­sul­ta­ba a un com­pa­ñe­ro con el tér­mino “pa­ki” (un in­sul­to racial en Reino Uni­do pa­ra re­fe­rir­se a los pa­quis­ta­níes), y en 2012 fue fo­to­gra­fia­do des­nu­do con una mu­jer en Las Ve­gas.

Se­gún di­jo a News­week, su “bús­que­da” co­men­zó a los 25 años, ya que “ne­ce­si­ta­ba arre­glar los erro­res que es­ta­ba co­me­tien­do”. En abril pa­sa­do, el prín­ci­pe con­tó en un pro­gra­ma de radio del dia­rio bri­tá­ni­co The Te­le­graph que vi­vió en un “caos to­tal” tras la muer­te de su ma­dre. De acuer­do a lo que re­la­tó, pa­só años in­ten­tan­do ig­no­rar sus emo­cio­nes, me­tien­do la “ca­be­za en la are­na, ne­gán­do­me a pen­sar en mi ma­má, por­que pen­sa­ba: ¿en qué me pue­de ayu­dar? Es­to so­lo me va a po­ner tris­te. No voy a traer­la de vuelta”. En la en­tre­vis­ta de abril tam­bién con­fe­só que a sus 28 años pi­dió ayu­da pro­fe­sio­nal im­pul­sa­do por su her­mano Gui­ller­mo.

Harry ade­más se­ña­ló a News­week que du­da que al­guien de la fa­mi­lia real an­he-

Ciu­da­da­nos de la UE po­drán se­guir en R. Uni­do

Los ciu­da­da­nos de la Unión Eu­ro­pea re­si­dien­do en Reino Uni­do po­drán per­ma­ne­cer allí tras el Bre­xit, se­gún los pla­nes des­ve­la­dos ayer por la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca The­re­sa May a sus so­cios eu­ro­peos en Bru­se­las. May di­jo que “a nin­gún ciu­da­dano de la UE ac­tual­men­te en Reino Uni­do de ma­ne­ra le­gal se le pe­di­rá aban­do­nar el país”. le el trono. “¿Hay al­guien en la fa­mi­lia real que quie­ra ser rey o rei­na? No lo creo, cum­pli­re­mos con nues­tras obli­ga­cio­nes en el mo­men­to apro­pia­do”, di­jo el nie­to de la Rei­na Isa­bel II.

Es la pri­me­ra vez que un miem­bro de la Ca­sa Real ha­bla abier­ta­men­te so­bre el te­ma. Harry se­ña­ló que la Mo­nar­quía era una “fuer­za pa­ra el bien”, pe­ro su­gi­rió que con el prín­ci­pe Gui­ller­mo es­tán re­vi­san­do su ima­gen. “Es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en la mo­der­ni­za­ción. No es­ta­mos ha­cien­do Ca­da año en Reino Uni­do se rea­li­za una ce­re­mo­nia de aper­tu­ra del Par­la­men­to, un ri­to que mar­ca el ini­cio de la se­sio­nes. En es­ta oca­sión la rei­na Isa­bel II acos­tum­bra a usar la co­ro­na y una ele­gan­te ca­pa ro­ja. Sin em­bar­go, es­te año la mo­nar­ca lle­gó vis­tien­do un tra­je azul con un som­bre­ro ador­na­do con flo­res ama­ri­llas, si­mi­lar a la ban­de­ra de la Unión Eu­ro­pea, lo que fue in­ter­pre­ta­do co­mo un men­sa­je de re­cha­zo al Bre­xit. es­to pa­ra no­so­tros sino por el bien de la gen­te”, sos­tu­vo. Ade­más elo­gió a su abue­la por de­jar que los jó­ve­nes hi­cie­ran las co­sas a su ma­ne­ra.

A pe­sar de su de­seo de lle­var una vi­da nor­mal, Harry di­jo que en­ten­día el atrac­ti­vo de la fa­mi­lia real. “No que­re­mos di­luir la ma­gia… El pú­bli­co bri­tá­ni­co y to­do el mun­do ne­ce­si­ta ins­ti­tu­cio­nes co­mo és­ta”.

No obs­tan­te, Harry no ha si­do el úni­co miem­bro de la fa­mi­lia real que ha re­ve­la­do al­gu­nos de­ta­lles so­bre la vi­da que lle­van. En ma­yo, su her­mano, Gui­ller­mo, con­ver­só con la re­vis­ta GQ so­bre su fa­mi­lia, en la que ha si­do ca­li­fi­ca­da co­mo su en­tre­vis­ta más abier­ta. Allí se­ña­ló que le gus­ta­ría con­tar con el con­se­jo de su ma­dre. “Me en­can­ta­ría que (su ma­dre) hu­bie­ra co­no­ci­do a Ka­te (su es­po­sa) y que hu­bie­ra vis­to a los ni­ños cre­cer. Me en­tris­te­ce que no sea así, que ellos nun­ca la co­no­ce­rán”.

Se­gún Gui­ller­mo, él hoy es­tá en un lu­gar “me­jor” de lo que ha­bía es­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po “don­de pue­do ha­blar de ella (Dia­na) más abier­ta­men­te, ha­blar de ella con más ho­nes­ti­dad y pue­do re­cor­dar­la me­jor”. “Me ha cos­ta­do ca­si 20 años lle­gar a esa eta­pa”, con­fe­só. La muer­te de su ma­dre “to­da­vía lo en­cuen­tro di­fí­cil aho­ra, por­que en ese mo­men­to fue muy cru­do. Y tam­bién no es co­mo el do­lor de la ma­yo­ría de la gen­te, por­que to­do el mun­do lo sa­be, to­do el mun­do sa­be la his­to­ria, to­do el mun­do la co­no­ce”.

Gui­ller­mo tam­bién pro­ta­go­ni­zó una po­lé­mi­ca. En mar­zo de es­te año, mien­tras su es­po­sa se que­dó con los dos hi­jos, el prín­ci­pe hi­zo un via­je de cin­co días a los Al­pes sui­zos. Allí se le vio jun­to a una mo­de­lo aus­tra­lia­na bai­lan­do en una fies­ta.

En tan­to, Ca­mi­lla de Cor­nua­lles, la es­po­sa del prín­ci­pe Car­los y quien man­tu­vo un ro­man­ce con el he­re­de­ro al trono cuan­do és­te aún es­ta­ba ca­sa­do con Dia­na, di­jo en una en­tre­vis­ta a prin­ci­pios de ju­nio lo di­fí­cil que fue pa­ra ella ser la aman­te del hi­jo de la Rei­na Isa­bel II. Ella a su vez es­ta­ba ca­sa­da con su pri­mer es­po­so. La mu­jer, que cum­pli­rá 70 años en ju­lio, co­no­ció al hi­jo de la Rei­na en 1970. Ini­cia­ron una re­la­ción, pe­ro po­co des­pués ter­mi­na­ron y Ca­mi­lla se ca­só. En 1981 el prín­ci­pe Car­los y la prin­ce­sa Dia­na con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio. Pe­ro Ca­mi­lla y Car­los volvieron a te­ner una re­la­ción. Cuan­do se hi­zo pú­bli­co el ro­man­ce “no po­día sa­lir, era pri­sio­ne­ra, es real­men­te una sen­sa­ción ho­rri­ble, no se lo de­seo ni a mi peor enemi­go”.b

FO­TO: AFP

►► El du­que Fe­li­pe de Edim­bur­go, el prín­ci­pe Gui­ller­mo, Earl Spen­cer, el prín­ci­pe Harry y el prín­ci­pe Car­los ca­mi­nan du­ran­te el fu­ne­ral de la prin­ce­sa Dia­na, en sep­tiem­bre de 1996.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.