Arán­guiz si­gue en mo­do pau­sa

► El vo­lan­te aún no apa­re­ce en to­da su di­men­sión. Vidal y Sán­chez volvieron a re­mar­car que es­tán en un ni­vel dis­tin­to al res­to.

La Tercera - - Deportes - Por C. Caa­ma­ño

Ar­tu­ro Vidal

Ju­gó un par­ti­da­zo. De­mos­tró que es­tá en un ni­vel dis­tin­to a la ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros. Por lec­tu­ra tác­ti­ca, in­ten­si­dad y pro­ta­go­nis­mo, Vidal de­mos­tró que es­tá en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra.

Johnny He­rre­ra.

Se sa­có los ner­vios del de­but. Muy bien con los pies y en el jue­go aé­reo, don­de no fa­lló en una so­la sa­li­da. No de­ma­sia­do tra­ba­jo, pe­ro cuan­do fue exi­gi­do res­pon­dió. Na­da que ha­cer en el gol.

Arán­guiz

Vol­vió a es­tar a la som­bra de Vidal y Díaz. No pue­de en­con­trar su me­jor ren­di­mien­to fí­si­co y es­tá po­co fino con el ba­lón. Y aque­llo le ha­ce ser me­nos gra­vi­tan­te.

Ale­xis Sán­chez

El otro pun­to al­to de la Ro­ja. Ade­más del gol, his­tó­ri­co, siem­pre bus­có la for­ma de ge­ne­rar pe­li­gro. No tu­vo pro­ble­mas pa­ra po­ner­se el ove­rol a la ho­ra de pre­sio­nar. Pe­se al pro­ble­ma en su to­bi­llo, aguan­tó to­do el par­ti­do en un ni­vel su­per­la­ti­vo.

Ter Ste­gen

Buen par­ti­do. No pu­do ha­cer na­da an­te la rá­pi­da de­fi­ni­ción de Sán­chez en el mi­nu­to 7. Des­pués le con­tu­vo un re­ma­te ba­jo al pro­pio to­co­pi­llano. Siem­pre bien ubi­ca­do cuan­do lo exi­gió Chile.

Vargas

Es­tá vi­vi­to, mo­ve­di­zo, con rá­pi­das re­so­lu­cio­nes. Un re­ma­te al tra­ve­sa­ño. En el se­gun­do tiem­po sin­tió el des­gas­te con y sin ba­lón del lap­so ini­cial. Su ren­di­mien­to va en alza.

Stindl

De­lan­te­ro no­mi­nal en un equi­po que no tu­vo de­ma­sia­da pro­fun­di­dad. Mos­tró ra­pi­dez e in­te­li­gen­cia pa­ra en­ten­der la ju­ga­da que ter­mi­nó con el gol ale­mán. Bien ubi­ca­do pa­ra re­ci­bir el cen­tro des­de la iz­quier­da y de­fi­nir en el co­ra­zón del área.

Me­del

Res­pon­dió has­ta que un pro­ble­ma en el mus­lo de­re­cho lo sa­có del par­ti­do. Sin una re­fe­ren­cia de ata­que a la cual mar­car, de­bía sa­lir a cor­tar siem­pre le­jos de su área. Y ga­nó ca­si siem­pre.

Is­la

Per­dió la mar­ca en el gol ger­mano. Que­dó a me­dio ca­mino en el re­tro­ce­so, más preo­cu­pa­do de quien tras­la­da­ba el ba­lón que del ex­tre­mo que se me­tía por su es­pal­da. Pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les hi­zo un buen par­ti­do. Que­dan pen­dien­tes to­da­vía sus es­ca­la­das ofen­si­vas.

Can

No pu­do pre­va­le­cer en la zo­na de me­dio­cam­po. Nun­ca tu­vo es­pa­cios de ma­nio­bra ni tam­po­co pu­do gra­vi­tar des­de el jue­go. Mu­cho mé­ri­to en ese sen­ti­do pa­ra el tán­dem Díaz-Her­nán­dez, que ca­si siem­pre lo hi­zo ju­gar de es­pal­da.

Her­nán­dez

Un par­ti­do muy tác­ti­co. Ju­gó siem­pre al la­do de Díaz pa­ra evi­tar que Chile que­da­ra mal pa­ra­do. Acer­tó Piz­zi con su inclusión, aun­que no gra­vi­tó en la ela­bo­ra­ción. Siem­pre es­tu­vo más pen­dien­te de las co­ber­tu­ras que de rom­per lí­neas con el ba­lón. De to­dos mo­dos, bue­na ac­tua­ción.

Ma­re­clo Díaz

No bri­lló tan­to en la or­ga­ni­za­ción ni en la cons­truc­ción por­que Chile no siem­pre tu­vo el con­trol del ba­lón. De­bió ir más al an­ti­ci­po y al pi­so, don­de no se sien­te tan có­mo­do.

Kim­mich

De los po­cos ale­ma­nes que se sa­lió del mol­de, in­ten­tan­do con­tra­rres­tar la su­pe­rio­ri­dad chi­le­na. Mos­tró atre­vi­mien­to en los peo­res pa­sa­jes de su se­lec­ción. Des­de po­si­cio­nes de­fen­si­vas se las arre­gló pa­ra com­pli­car al fon­do chi­leno ca­da vez que se fue al ata­que. El me­jor de los ger­ma­nos.b

FO­TO: REUTERS

►► lA­rán­guiz dispu­ta el ba­lón con Hector.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.