Ca­me­rún de­ja ir su chan­ce

La Tercera - - Deportes -

ta­ban bus­can­do más que tres pun­tos. Es­ta­ba en jue­go tam­bién la­var la des­lu­ci­da ima­gen que ha­bían de­ja­do en el de­but, an­te Chile y Ale­ma­nia, res­pec­ti­va­men­te.

No obs­tan­te, los dos salieron con­te­ni­dos a la can­cha del Kres­tovs­ki de San Pe­ters­bur­go. Los oceá­ni­cos ce­dien­do la ini­cia­ti­va y los afri­ca­nos in­ten­tan­do ata­car, pe­ro con po­cos ar­gu­men­tos.

El pri­mer tiem­po fue de fric­ción. Una po­bla­da zo­na me­dia fue tes­ti­go de la ma­yo­ría de las ac­cio­nes, ca­si siem­pre fa­vo­ra­bles pa­ra el elen­co ca­me­ru­nés, que ex­plo­tó la ve­lo­ci­dad por las ban­das co­mo prin­ci­pal ar­ma ofen­si­va. E hi­zo da­ño, pe­ro no tu­vo cla­ri­dad en el úl­ti­mo pa­se pa­ra ca­pi­ta­li­zar las ac­cio­nes de ries­go. Aus­tra­lia, en tan­to, con la aso­cia­ción de Mi­lli­gan, Mooy y Kru­se, sus hom­bres más ac­ti­vos, lo­gró acer­car­se con re­la­ti­vo pe­li­gro so­bre el ar­co de On­doa.

Los pro­ble­mas es­tu­vie­ron en el fon­do. Am­bas es­cua­dras su­frie­ron en de­fen­sa, con des­coor­di­na­cio­nes y ex­ce­si­vas li­cen­cias, dan­do es­pa­cios que cos­ta­ron ca­ro.

Así lle­gó la aper­tu­ra de la cuen­ta, des­pués de una mar­ca in­fan­til de la úl­ti­ma lí­nea aus­tra­lia­na, más una pé­si­ma sa­li­da de su ar­que­ro, que per­mi­tió el in­gre­so de Zam­bo An­guis­sa, que ape­nas la to­có pa­ra mar­car el pri­me­ro. Jus­to an­tes del des­can­so.

En el com­ple­men­to apa­re­cie­ron las ideas. Aus­tra­lia pa­re­ció sol­tar­se y co­men­zó a ju­gar con más li­ber­ta­des. En­con­tró los caminos. So­bre to­do en la ban­da de­re­cha, don­de los cam­peo­nes de Áfri­ca de­ja­ron es­pa­cios y abrie­ron un pa­si­llo pa­ra el in­gre­so ofen­si­vo ri­val.

La pa­ri­dad lle­gó des­de los do­ce pa­sos, mer­ced al tan­to de Mi­lli­gan, que hi­zo jus­ti­cia en el mar­ca­dor cuan­do to­da­vía fal­ta­ba me­dia ho­ra.

A esas al­tu­ras, a Ca­me­rún só­lo le que­da­ba la ve­lo­ci­dad y el em­pu­je. Su­fi­cien­te pa­ra rom­per el cer­co de­fen­si­vo y as­pi­rar al triun­fo. No con­ta­ban, eso sí, con la im­pe­ri­cia de Abou­ba­kar, que des­per­di­ció al me­nos cua­tro oca­sio­nes cla­rí­si­mas de con­ver­tir. La úl­ti­ma, a dos mi­nu­tos del fi­nal, pe­gó en el pa­lo y sen­ten­ció el en­cuen­tro.

Fue un em­pa­te que no le sir­ve mu­cho a na­die. Que le da a am­bos su pri­mer pun­to del tor­neo. Que­da­ron, no obs­tan­te, al fi­lo de la eli­mi­na­ción. Ra­ti­fi­can­do que son los dos más dé­bi­les del gru­po. De pa­so, le des­pe­ja­ron el ca­mino a Ale­ma­nia y Chile, que aho­ra tie­nen la pri­me­ra op­ción de me­ter­se en se­mi­fi­na­les. ●

FO­TO: REUTERS

►► Mi­lli­gan ano­ta de pe­nal pa­ra el em­pa­te de Aus­tra­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.