Un anun­cio tar­dío e in­su­fi­cien­te

La Tercera - - Temas De Hoy - Por Pe­dro Ca­yu­queo

Las me­di­das del lla­ma­do Plan Arau­ca­nía, da­das a co­no­cer por la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let ayer vier­nes, en La Mo­ne­da, cons­ti­tu­yen el per­fec­to re­su­men de su errá­ti­ca po­lí­ti­ca de go­bierno con los pue­blos in­dí­ge­nas. Ha­bla­mos de un re­fri­to de anun­cios an­te­rio­res, al­gu­nos de ellos com­pro­me­ti­dos in­clu­so pa­ra los pri­me­ros cien días de su go­bierno. Y con los cua­les no pa­só gran co­sa.

Es el ca­so de los pro­yec­tos de ley so­bre mi­nis­te­rio de Asun­tos In­dí­ge­nas y el de­no­mi­na­do Con­se­jo de Pue­blos. Nin­guno de los dos, me ad­vier­te una fuen­te de go­bierno, ve­rá la luz en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción. Los tiem­pos po­lí­ti­cos y la agen­da le­gis­la­ti­va de­fi­ni­ti­va­men­te no cal­zan.

En lo re­la­ti­vo a la paz so­cial, prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de la Co­mi­sión Ase­so­ra Pre­si­den­cial, en­ca­be­za­da por el obis­po Héc­tor Var­gas, el anun­cio, si bien ade­lan­tó me­di­das pa­lia­ti­vas pa­ra las “víc­ti­mas de la vio­len­cia ru­ral”, sus mon­tos y al­can­ces se des­co­no­cen por com­ple­to.

Ce­ro re­fe­ren­cia a la mi­li­ta­ri­za­ción po­li­cial que afec­ta zo­nas co­mo Er­ci­lla o Lleu­lleu, cau­sal di­rec­ta de fric­cio­nes y en­fren­ta­mien­tos. Tam­po­co se re­fi­rió Ba­che­let a las gra­ves vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos con­tra co­mu­ni­da­des, fa­mi­lias y ni­ños ma­pu­che, las otras víc­ti­mas ol­vi­da­das del anun­cio. Una omi­sión in­com­pren­si­ble.

Pe­ro de­ten­gá­mo­nos en la me­di­da sim­bó­li­co-po­lí­ti­ca de ma­yor ca­li­bre del anun­cio: la pe­ti­ción de per­dón al pue­blo ma­pu­che por los “erro­res y los ho­rro­res” co­me­ti­dos o to­le­ra­dos por el Es­ta­do, en un si­glo de ma­la re­la­ción.

Ya en 2014, al asu­mir co­mo in­ten­den­te de La Arau­ca­nía, Fran­cis­co Huen­chu­mi­lla ha­bía rea­li­za­do la mis­ma pe­ti­ción, lo que le va­lió du­ras crí­ti­cas de em­pre­sa­rios su­re­ños, par­la­men­ta­rios de de­re­cha y tam­bién, lo más in­só­li­to, de su pro­pio go­bierno. Su des­pi­do, me con­fi­den­ció un año más tar­de, co­men­zó a ser te­ma en La Mo­ne­da tras aquel iné­di­to ac­to.

Tres años des­pués, Ba­che­let si­gue por fin el ejem­plo de su ex in­ten­den­te re­gio­nal. Creo no ser el úni­co que ad­vier­te la tar­dan­za y su in­con­gruen­cia po­lí­ti­ca.

Pe­ro hay un te­ma más de fon­do con el per­dón: la au­sen­cia to­tal de me­di­das re­pa­ra­to­rias por el da­ño cau­sa­do. Y es que, tal co­mo ad­vir­tie­ron di­ri­gen­tes ma­pu­che, el pa­go de la de­no­mi­na­da “deu­da his­tó­ri­ca” no fi­gu­ró por nin­gún la­do en el anun­cio pre­si­den­cial.

La ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal dic­ta que per­dón y re­pa­ra­ción siem­pre van de la mano. En

2008, en Aus­tra­lia, si­mi­lar pa­so dio el go­bierno del la­bo­ris­ta Ke­vin Rudd al pe­dir dis­cul­pas a los in­dí­ge­nas por su­frir la co­lo­ni­za­ción de los blan­cos en el Si­glo

XX. Es­ta pe­ti­ción fue acom­pa­ña­das de un pa­que­te de me­di­das le­gis­la­ti­vas, ade­más de la ne­go­cia­ción con las tri­bus del pa­go de US$ 1.000 mi­llo­nes en com­pen-

Los tiem­pos po­lí­ti­cos y la agen­da le­gis­la­ti­va de­fi­ni­ti­va­men­te no

cal­zan.

sa­ción por el da­ño cau­sa­do.

Lo mis­mo pa­só en Ca­na­dá el año 2015, cuan­do el pri­mer mi­nis­tro Jus­tin Tru­deau pi­dió per­dón a los in­dí­ge­nas por los abu­sos, fí­si­cos y se­xua­les, que cen­te­na­res de ni­ños su­frie­ron en re­si­den­cias es­co­la­res du­ran­te más de un si­glo. El per­dón de Tru­deau se ba­só en el tra­ba­jo de una co­mi­sión de Es­ta­do pre­si­di­da por el juez na­ti­vo Mu­rray Sin­clair, e in­clu­yó 94 re­co­men­da­cio­nes al Eje­cu­ti­vo, el Con­gre­so y el Po­der Ju­di­cial. En­tre ellas, el pa­go de in­dem­ni­za­cio­nes a las tri­bus y fa­mi­lias afec­ta­das.

Allí ra­di­ca lo dé­bil de la pe­ti­ción de per­dón de Ba­che­let. En su tar­dan­za pa­ra se­guir la hue­lla tra­za­da co­rrec­ta­men­te por Huen­chu­mi­lla. Y en su fal­ta real de con­te­ni­do. En 2013, en ple­na campaña elec­to­ral, el en­ton­ces Plan Arau­ca­nía pro­pues­to por Ba­che­let con­tem­pla­ba un iné­di­to abor­da­je po­lí­ti­co del con­flic­to. Así de­cía su pro­gra­ma.

Allí fi­gu­ra la au­to­no­mía te­rri­to­rial, las cuo­tas par­la­men­ta­rias y la no apli­ca­ción de la Ley An­ti­te­rro­ris­ta, en­tre otras me­di­das. El Plan Arau­ca­nía 2017 dis­ta mu­cho de aque­lla idea ini­cial. Es, bá­si­ca­men­te, con­trol de da­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.