El ma­teo del cur­so

La Tercera - - Opinión - An­drés Be­ní­tez In­ge­nie­ro co­mer­cial

SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA de­bie­ra te­ner un car­tel muy vi­si­ble, con le­tras rojas, que le re­cor­da­ra to­das las ma­ña­nas que no tie­ne que con­tar chis­tes. Por­que, in­clu­so aque­llos que con­si­de­ran una exa­ge­ra­ción la reac­ción res­pec­to de su úl­ti­ma bro­ma, de­ben re­co­no­cer que es­te ti­po de si­tua­cio­nes apor­tan po­co o na­da a su can­di­da­tu­ra. Por dos mo­ti­vos. Pri­me­ro, por­que a Pi­ñe­ra, en ge­ne­ral, le sa­len mal. O son des­ubi­ca­das, o son fo­mes. To­dos sa­ben que el hu­mor no es su fuer­te. Se­gun­do, lo más im­por­tan­te, el am­bien­te no es­tá pa­ra ta­llas, de nin­gún ti­po.

Uno pue­de com­par­tir que nos he­mos pues­to de­ma­sia­do se­rios o gra­ves. De­je­mos a los so­ció­lo­gos o psi­có­lo­gos que in­ves­ti­guen aque­llo. Pa­ra los po­lí­ti­cos, en cam­bio, es­te es so­lo un da­to de la cau­sa. Hoy es pe­li­gro­so sa­lir­se del li­bre­to. Le pa­só no so­lo a Pi­ñe­ra es­ta se­ma­na; tam­bién a Gui­llier, cuan­do con su ya clá­si­co es­ti­lo de vie­jo galán, di­jo que sus acer­ca­mien­tos con Ca­ro­li­na Goic son un ro­man­ce que va apa­sio­na­do. Bueno, la res­pues­ta de ella fue la­pi­da­ria: “La úni­ca per­so­na con quien yo ten­go un ro­man­ce es con mi ma­ri­do. Es­to es la ca­rre­ra pre­si­den­cial, no un po­lo­leo”.

Sí, la tó­ni­ca del mo­men­to pa­re­ce ser la se­rie­dad. Es­to que­da en evi­den­cia en los de­ba­tes o en­tre­vis­tas po­lí­ti­cas que he­mos vis­to en es­tos días. A los can­di­da­tos se les pi­den res­pues­tas se­rias, me­di­das con­cre­tas, ca­si con cal­cu­la­do­ra en mano. Son mo­men­tos du­ros, exi­gen­tes, don­de la sim­pa­tía y el hu­mor tie­nen po­co es­pa­cio. Don­de pri­ma la idea de que es­ta­mos mal –sea co­rrec­ta o no-, que la co­sa es­tá di­fí­cil y que hay que es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

En es­te am­bien­te, Pi­ñe­ra tie­ne mu­cho que ga­nar. Por la sen­ci­lla ra­zón de que, al fi­nal del día, apa­re­ce co­mo el úni­co can­di­da­to se­rio a asu­mir la pre­si­den­cia. Ese es su fuer­te, su ven­ta­ja evi­den­te fren­te a la inex­pe­rien­cia de los otros, la ig­no­ran­cia de Os­san­dón, o la ya fran­ca fri­vo­li­dad de Gui­llier.

Pe­ro, pa­ra ca­pi­ta­li­zar aque­llo, Pi­ñe­ra de­be ac­tuar en con­se­cuen­cia. Y en eso, sus chis­tes son un pro­ble­ma. Lo ale­jan de la fi­gu­ra que quie­re la gen­te. Es­te es un cam­bio ra­di­cal a lo que vi­vió du­ran­te su pa­sa­da es­tan­cia en La Mo­ne­da. En ese pe­río­do, su­frió ba­jo la som­bra que pro­vo­ca­ba el au­ra de ca­ri­ño con que Ba­che­let ter­mi­nó su pri­mer go­bierno. To­dos lo com­pa­ra­ban con ella. Bueno, na­da de eso su­ce­de aho­ra. La ex­pe­rien­cia con Ba­che­let II ago­tó el mo­de­lo de la sim­pa­tía co­mo ac­ti­vo po­lí­ti­co. Su son­ri­sa y ca­ris­ma ya no cau­ti­van a na­die.

En es­te es­ce­na­rio, Pi­ñe­ra pue­de des­ple­gar­se sin res­tric­cio­nes en lo que me­jor ha­ce: ser el ma­teo del cur­so. El que más sa­be, el que tie­ne pro­pues­tas y res­pues­tas se­rias pa­ra to­do. O ca­si to­do. Es cier­to, ser ma­teo, en ge­ne­ral, nun­ca ha si­do si­nó­ni­mo de po­pu­lar. Sin em­bar­go, es aquel al que acu­den to­dos cuan­do la co­sa se po­ne di­fí­cil. Ahí, se con­vier­te en el más im­por­tan­te, el que sal­va la si­tua­ción. Al­go de aque­llo pa­re­ce es­tar pa­san­do hoy en Chi­le. Pe­ro el ma­teo nun­ca fue bueno pa­ra los chis­tes, ni las ta­llas. Si lo ha­cía, re­ci­bía la ca­po­te­ra de to­dos. Co­mo le su­ce­de a Pi­ñe­ra. En­ton­ces, la co­sa es cla­ra: re­pe­tir 100 ve­ces “nun­ca cuen­tes chis­tes”.

Pi­ñe­ra lo que me­jor ha­ce es ser el ma­teo del cur­so. El que más sa­be. Pe­ro el ma­teo nun­ca fue bueno pa­ra los chis­tes, ni las ta­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.