Fran­cia: la ex­plo­sión de la cla­se po­lí­ti­ca

La Tercera - - Opinión - Car­los Omi­na­mi Eco­no­mis­ta

FRAN­CIA TER­MI­NÓ su in­ten­so pro­ce­so elec­to­ral. En el cam­po de ba­ta­lla han que­da­do mu­chos muer­tos y he­ri­dos. La Ré­pu­bli­que en Mar­che, el par­ti­do del Pre­si­den­te, inexis­ten­te has­ta ha­ce un año atrás ha ob­te­ni­do una hol­ga­da ma­yo­ría de 308 dipu­tados so­bre un to­tal de 577. Dos ter­cios de la Asam­blea Na­cio­nal es­ta­rán com­pues­tos por dipu­tados y dipu­tadas que co­mien­zan re­cién su pri­mer man­da­to y por pri­me­ra vez las mu­je­res re­pre­sen­ta­rán más del 40%.

La Pre­si­den­cia, el ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial y la Asam­blea Na­cio­nal se­rán ocu­pa­dos, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, por ilus­tres des­co­no­ci­dos. El re­sul­ta­do de las le­gis­la­ti­vas mues­tra que la elec­ción de Ma­cron no fue sim­ple­men­te el re­cur­so de úl­ti­ma ho­ra, el “mal me­nor”, fren­te a Le Pen. El mo­vi­mien­to es mu­cho más de fon­do. Ago­ta­da por años de es­tan­ca­mien­to, la so­cie­dad bus­ca nue­vas op­cio­nes fue­ra de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

Así lo en­ten­dió Ma­cron. To­do lo que se ha ve­ni­do sa­bien­do de su tra­yec­to­ria mues­tra a un jo­ven in­te­li­gen­te y am­bi­cio­so, que ro­dea­do de un pe­que­ño gru­po de in­con­di­cio­na­les pla­ni­fi­có un ver­da­de­ro asal­to al po­der. Lo lo­gró ha­cien­do ga­la de una tre­men­da efi­ca­cia y a un mes de ins­ta­la­do en el Elí­seo ha traí­do de vuel­ta la Pre­si­den­cia mo­nár­qui­ca. Ma­cron no de­ja de­ta­lle suel­to. Su con­trol del go­bierno y del Par­la­men­to se­rá to­tal. Los ga­bi­ne­tes mi­nis­te­ria­les, en don­de re­si­de el ver­da­de­ro po­der, es­tán am­plia­men­te cons­ti­tui­dos por jó­ve­nes en torno a los 40, ca­si to­dos hom­bres, con­ser­va­do­res y egre­sa­dos de las Gran­des Es­cue­las a ima­gen del Pre­si­den­te. En el ca­so del Par­la­men­to, una gran ma­yo­ría de los nue­vos dipu­tados sim­ple­men­te le de­be su elec­ción.

El epi­cen­tro del te­rre­mo­to se si­tuó en el Par­ti­do So­cia­lis­ta. Sus prin­ci­pa­les fi­gu­ras su­frie­ron hu­mi­llan­tes de­rro­tas. La ma­yo­ría elec­to­ral de 289 dipu­tados de la que dis­po­nía se re­du­jo a so­lo 30. Aquí no se tra­ta sim­ple­men­te de en­fren­tar un ac­ci­den­te elec­to­ral gra­ve sino que de ajus­tar cuen­tas con un fra­ca­so his­tó­ri­co. “El Par­ti­do So­cia­lis­ta es­tá muer­to” afir­mó Sé­go­lè­ne Ro­yal, ex mi­nis­tra y ex­can­di­da­ta a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

La iz­quier­da ra­di­cal re­pre­sen­ta­da por J. L. Mé­len­chon ca­yó de cer­ca del 20% al 10%. No se le per­do­na, y con ra­zón, no ha­ber to­ma­do po­si­ción en­tre Le Pen y Ma­cron de ca­ra a la se­gun­da vuel­ta. Es cier­to, lo­gró igua­lar el re­sul­ta­do del Par­ti­do So­cia­lis­ta, pe­ro no le ser­vi­rá de mu­cho: con es­ca­sa re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, se ha tam­bién con­de­na­do a una cier­ta mar­gi­na­li­dad.

El re­co­rri­do de Ma­cron ha si­do has­ta aho­ra im­pe­ca­ble. Con­si­guió di­na­mi­tar el an­ti­guo sistema po­lí­ti­co abrien­do pa­so a una re­no­va­ción pro­fun­da de los elen­cos de pri­me­ra lí­nea. Han cam­bia­do las per­so­nas, ¿cam­bia­rán tam­bién las po­lí­ti­cas? Es­tá por ver­se. En las pró­xi­mas se­ma­nas el go­bierno en­fren­ta­rá una prue­ba que pue­de ser de­ci­si­va: la re­for­ma del Có­di­go del Tra­ba­jo. Aquí se pon­drá a prue­ba la con­sis­ten­cia del pro­yec­to de su­pera­ción de las de­re­chas y las iz­quier­das. No es fá­cil: hay que eli­mi­nar las ri­gi­de­ces pro­pias de los mo­de­los so­cial­de­mó­cra­tas sin caer en la fle­xi­bi­li­dad neo­li­be­ral.

Es­te es el te­rreno en el cual se si­tua­rá la dispu­ta po­lí­ti­ca en los pró­xi­mos me­ses. Son mu­chas las in­te­rro­gan­tes plan­tea­das. Por de pron­to, un Par­la­men­to tan mo­no­co­lor pue­de lle­var a que la opo­si­ción se ex­pre­se esen­cial­men­te por la vía de la ca­lle, fue­ra de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. En ese cua­dro, la ac­ti­tud que adop­te más de la mi­tad de los fran­ce­ses que se abs­tu­vo en las le­gis­la­ti­vas y que ob­ser­va es­te pro­ce­so con in­di­fe­ren­cia o es­cep­ti­cis­mo, pue­de lle­gar a ser muy de­ter­mi­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.