Ob­je­ción de con­cien­cia

La Tercera - - Correo - Jor­ge Mar­tí­nez B.

es­ta ley es el preám­bu­lo de una des­pe­na­li­za­ción ge­ne­ral del abor­to. Se­ñor di­rec­tor:

Me asom­bra que en el Con­gre­so si­gan las dis­cu­sio­nes bi­zan­ti­nas re­fe­ri­das al pro­yec­to de abor­to te­ra­péu­ti­co que, por ig­no­ran­cia, es con­fun­di­do con abor­to cri­mi­nal.

Quie­ro re­cor­dar que en los ca­si 50 años que el abor­to es­tu­vo vi­gen­te en Chi­le, la ob­je­ción de con­cien­cia tam­bién exis­tía. El pro­to­co­lo in­di­ca­ba que si un mé­di­co que, por ejem­plo, por ra­zo­nes re­li­gio­sas no po­día ha­cer la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo, de­bía ser re­em­pla­za­do por otro. Res­pec­to del per­so­nal que tam­bién tu­vie­ra pro­ble­mas de con­cien­cia, se pro­ce­día de igual mo­do. Por úl­ti­mo, si no ha­bía per­so­nal de sa­lud que lo rea­li­za­ra se de­ri­va­ba a la pa­cien­te a otro hos­pi­tal pú­bli­co.

¿Por qué era to­do más fá­cil y efi­caz an­ti­gua­men­te? del bie­nes­tar y opor­tu­ni­da­des. La bue­na no­ti­cia pa­ra Chi­le es que a pe­sar de ba­jar un pues­to se ubi­ca en el lu­gar 25 del ran­king mun­dial, si­tuán­do­se co­mo el país la­ti­noa­me­ri­cano con ma­yor pro­gre­so so­cial de la re­gión.

Los buenos re­sul­ta­dos del país en el in­for­me coin­ci­den con la evi­den­cia de un re­cien­te es­tu­dio del Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo (PNUD), que mues­tra que la de­sigual­dad en Chi­le ha dis­mi­nui­do en los úl­ti­mos 10 años. Dis­mi­nu­ción que ba­jo el ac­tual go­bierno, pa­ra­do­jal­men­te, se ha de­te­ni­do.

¿Por qué, en­ton­ces, los can­di­da­tos Bea­triz Sánchez y Al­ber­to Ma­yol, en­tre otros en la iz­quier­da ra­di­cal, in­sis­ten en des­co­no­cer la reali­dad ha­blan­do de un país hun­di­do en in­jus­ti­cias, po­bre­za y abu­sos? ¿No se­rá que si ad­mi­ten que Chi­le ha pro­gre­sa­do so­cial­men­te se les de­rrum­ba el re­la­to po­lí­ti­co y con él su per­ti­naz uto­pía re­fun­da­cio­nal? afec­ti­va y se­xual que ca­da per­so­na sien­te ha­cia otra, mien­tras que la iden­ti­dad de gé­ne­ro -a lo que se re­fie­re el pro­yec­to- se tra­ta de la vi­ven­cia in­ter­na del gé­ne­ro co­mo ca­da per­so­na la sien­te, y pue­de coin­ci­dir o no con el se­xo asig­na­do. El fin del pro­yec­to de ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro no es im­po­ner una vi­sión an­tro­po­ló­gi­ca co­mo se­ña­la la dipu­tada. És­te sur­ge a raíz de una ne­ce­si­dad real de lo­grar el re­co­no­ci­mien­to de la iden­ti­dad de gé­ne­ro de las per­so­nas trans, con las cua­les el Es­ta­do es­tá en deu­da.

Es me­nes­ter una ley que per­mi­ta re­co­no­cer es­te de­re­cho de ma­ne­ra ex­pe­di­ta y no pa­to­lo­gi­zan­te, ya que la ne­ga­ti­va con­tri­bu­ye a la dis­cri­mi­na­ción es­truc­tu­ral ha­cia las per­so­nas trans, sien­do afec­ta­dos de­re­chos tan im­por­tan­tes co­mo a la edu­ca­ción y al tra­ba­jo.

No se en­tien­de el te­mor de la dipu­tada cuan­do se­ña­la que se de­ben res­guar­dar los de­re­chos de ter­ce­ros que even­tual­men­te se vean vul­ne­ra­dos. Ca­da es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal tie­ne su pro­pio pro­yec­to edu­ca­ti­vo, no obs­tan­te, és­tos no pue­den ser con­tra­rios a los de­re­chos ga­ran­ti­za­dos en la Cons­ti­tu­ción y en tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les. En lo que sí coin­ci­di­mos es que se de­ben res­guar­dar los de­re­chos de ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, res­pec­to de los cua­les es fun­da­men­tal el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño, el cual no es­tá su­pe­di­ta­do a las creen­cias de ter­ce­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.