Chi­le se­gún el PNUD: más prós­pe­ros e igua­les

La Tercera - - Correo - Di­rec­tor eje­cu­ti­vo Fun­da­ción pa­ra el Pro­gre­so

EL RE­CIEN­TE in­for­me del PNUD so­bre de­sigual­dad en Chi­le es una bue­na no­ti­cia pa­ra quie­nes cree­mos en man­te­ner y per­fec­cio­nar el ac­tual sistema eco­nó­mi­co e ins­ti­tu­cio­nal. Si bien el tí­tu­lo del in­for­me es “De­sigua­les”, lo cier­to es que un nom­bre más co­rrec­to ha­bría si­do “Prós­pe­ros y más igua­les”.

Pues an­tes de en­trar a ana­li­zar el te­ma de la de­sigual­dad el in­for­me sos­tie­ne que en Chi­le en los úl­ti­mos 30 años “la ta­sa de po­bre­za se ha re­du­ci­do de ma­ne­ra no­to­ria, los in­gre­sos de los ho­ga­res han au­men­ta­do de for­ma con­si­de­ra­ble, la ma­trí­cu­la es­co­lar y uni­ver­si­ta­ria se ha ex­pan­di­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y el sistema de­mo­crá­ti­co se ha mos­tra­do es­ta­ble”. Es más, el in­for­me se­ña­la que, si bien hay pro­ble­mas que me­jo­rar, el país pue­de sen­tir­se “or­gu­llo­so” por su lis­ta de lo­gros de­ri­va­dos en bue­na me­di­da de un “re­la­ti­va­men­te ace­le­ra­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”.

Es­to, agre­ga el PNUD, no so­lo nos ha­ce te­ner la me­jor po­si­ción his­tó­ri­ca que ha­ya­mos co­no­ci­do sino el me­jor Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano de la re­gión. Si es­tu­vié­ra­mos en un país sen­sa­to, la dis­cu­sión se cen­tra­ría en nuestro “in­ne­ga­ble” pro­gre­so, co­mo lo ca­li­fi­có el mis­mo in­for­me.

Co­mo la igual­dad se ha con­ver­ti­do en la im­pos­tu­ra mo­ral e in­te­lec­tual del mo­men­to, en lu­gar de mos­trar “or­gu­llo” por to­do el éxi­to des­ta­ca­do en el in­for­me, mu­chos ac­túan co­mo si es­tu­vié­ra­mos en el peor de los mun­dos. Pe­ro aquí vie­ne lo in­tere­san­te: tam­bién en ma­te­ria de de­sigual­dad el in­for­me ava­la el éxi­to del ac­tual sistema de economía so­cial de mer­ca­do. En pri­mer lu­gar, el PNUD afir­ma que ella no es pro­duc­to de es­te mo­de­lo eco­nó­mi­co sino que cons­ti­tu­ye una ca­rac­te­rís­ti­ca “es­truc­tu­ral” del te­ji­do so­cio­eco­nó­mi­co chi­leno cu­yo ori­gen se re­mon­ta a tiem­pos pre­té­ri­tos. Pe­ro ade­más sos­tie­ne cla­ra­men­te que en las úl­ti­mas dé­ca­das la de­sigual­dad, ya sea me­di­da por el ín­di­ce Gi­ni, el cuo­cien­te 20/20 o el cuo­cien­te 10/40, ha dis­mi­nui­do de ma­ne­ra im­por­tan­te.

A mo­do de ejem­plo el in­for­me plan­tea que en­tre el año 2000 y el 2015, el in­gre­so del de­cil más po­bre se in­cre­men­tó en un 145% real, mien­tras el in­gre­so del de­cil más ri­co au­men­tó un 30%.

En otras pa­la­bras, los más po­bres han vis­to in­cre­men­tar sus in­gre­sos ca­si un 500% más rá­pi­do que los más ri­cos. Aho­ra bien, si en lu­gar de pro­me­dios la de­sigual­dad se mi­de por ge­ne­ra­cio­nes o cohor­tes, co­mo ha he­cho el pro­fe­sor Clau­dio Sa­pe­lli (2017), la dis­mi­nu­ción de la de­sigual­dad es aún más sig­ni­fi­ca­ti­va. Co­mo el pro­me­dio por de­fi­ni­ción in­clu­ye ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res con al­tos por­cen­ta­jes de per­so­nas sin edu­ca­ción es­co­lar com­ple­ta, en­ton­ces el re­sul­ta­do de la re­dis­tri­bu­ción se ve afec­ta­do ne­ga­ti­va­men­te. Pe­ro si se to­ma la ten­den­cia de lar­go pla­zo y se ana­li­za la reali­dad de ca­da cohor­te, lo que se cons­ta­ta es que tan­to la mo­vi­li­dad so­cial co­mo la igual­dad de in­gre­sos han cre­ci­do sos­te­ni­da­men­te. Es in­tere­san­te no­tar en es­te con­tex­to que el in­for­me, al ana­li­zar la al­ta par­ti­ci­pa­ción del 0,1% más ri­co en la dis­tri­bu­ción del in­gre­so, re­co­no­ce li­te­ral­men­te que “la ma­yor par­te de esos in­gre­sos” es rein­ver­ti­da, ge­ne­ran­do em­pleo y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, desechan­do así la fa­laz ló­gi­ca de su­ma ce­ro que ar­gu­yen mu­chos de quie­nes uti­li­zan la re­tó­ri­ca igua­li­ta­ria.

Fi­nal­men­te, el in­for­me mues­tra in­tere­san­tes da­tos de per­cep­ción so­bre de-

El nom­bre más co­rrec­to del in­for­me del PNUD, es “Más prós­pe­ros y más igua­les”. Si se to­ma la ten­den­cia de lar­go pla­zo, se cons­ta­ta que tan­to la mo­vi­li­dad so­cial co­mo la igual­dad de in­gre­sos han cre­ci­do sos­te­ni­da­men­te.

si­gual­dad, se­gún los cua­les es­ta es ca­da vez un ma­yor pro­ble­ma pa­ra los chi­le­nos, a pe­sar de que cla­ra­men­te ha dis­mi­nui­do.

Par­te esen­cial de la ex­pli­ca­ción pa­ra ello es, sin du­da, el triun­fo de una na­rra­ti­va irres­pon­sa­ble que no con­si­de­ra el pro­gre­so real al­can­za­do por ma­yo­rías an­tes ex­clui­das, ni si­quie­ra la sos­te­ni­da dis­mi­nu­ción de la de­sigual­dad que mues­tran los da­tos, sino que bus­ca la im­po­si­ción de un mo­de­lo ideo­ló­gi­co de so­cie­dad cu­yos re­sul­ta­dos per­ju­di­can es­pe­cial­men­te a los más desaven­ta­ja­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.