Se­na­me: 1.375 ni­ños ex­tran­je­ros es­tán en sistema de pro­tec­ción

► Se tra­ta de de­ri­va­cio­nes des­de los Tri­bu­na­les de Fa­mi­lia y ofi­ci­nas que res­guar­dan sus de­re­chos. ► Me­no­res mi­gran­tes se en­con­tra­rían en ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial, se­gún ex­per­tos.

La Tercera - - Nacional - Ma­ría Jo­sé Jar­pa Glo­ria Se­púl­ve­da, Ro­dri­go San­do­val,

El año pa­sa­do, un to­tal de 1.375 ni­ños y ado­les­cen­tes ex­tran­je­ros in­gre­sa­ron al sistema de pro­tec­ción del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me). Se tra­ta de de­ri­va­cio­nes or­de­na­das des­de los Tri­bu­na­les de Fa­mi­lia y las Ofi­ci­nas de Pro­tec­ción de De­re­chos (OPD), pa­ra so­li­ci­tar diag­nós­ti­cos o la in­ser­ción en pro­gra­mas am­bu­la­to­rios de in­ter­ven­ción y re­pa­ra­ción, ade­más de cen­tros de pro­tec­ción y fa­mi­lias de aco­gi­da. Es­to, en res­pues­ta a pro­ble­mas de mal­tra­to o me­di­das de res­guar­do por aban­dono y ne­gli­gen­cia pa­ren­tal.

Si bien el nú­me­ro de me­no­res de edad ex­tran­je­ros en el Se­na­me re­pre­sen­ta un 1,4% del to­tal na­cio­nal, es­te nú­me­ro se ha tri­pli­ca­do des­de 2010. Ese año fue­ron 455 y en 2016 lle­ga­ron a 1.375

in­fo­gra­fía).

(ver

Glo­ria Se­púl­ve­da, en­car­ga­da de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les del ser­vi­cio, in­di­ca que par­te de es­ta al­za se ex­pli­ca por el ma­yor flu­jo mi­gra­to­rio y las re­gu­la­ri­za­cio­nes de vi­sas: “Lo pri­me­ro es que au­men­ta el fe­nó­meno mi­gra­to­rio con­si­de­ra­ble­men­te. Si hay más fa­mi­lias que via­jan a Chi­le a re­si­dir con ni­ños, au­men­tan tam­bién, en la mis­ma pro­por­ción, los ca­sos de vul­ne­ra­bi­li­dad”.

Des­de el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res acla­ran que las cau­sas por las que se afec­tan de­re­chos de in­fan­cia en ni­ños ex­tran­je­ros y chi­le­nos son las mis­mas. Sin em­bar­go, aler­tan que los mi­gran­tes en­fren­ta­rían una ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad, por la fal­ta de re­des fa­mi­lia­res de apo­yo, por ejem­plo.

Un área don­de se pue­de cons­ta­tar par­te de es­ta reali­dad es en el in­gre­so a re­si­den­cias. La pre­sen­cia de me­no­res ex­tran­je­ros en cen­tros de pro­tec­ción pa­só de 73 ca­sos en 2010 a 130 en 2016.

“Cuan­do un ni­ño es­tá en una si­tua­ción de mal­tra­to, aban­dono, de una vul­ne­ra­ción gra­ve de de­re­chos, lo pri­me­ro que bus­ca el tri­bu­nal Cuan­do un me­nor es

vul­ne­ra­do en sus de­re­chos, un tri­bu­nal de fa­mi­lia pue­de

de­ter­mi­nar su de­ri­va­ción a un cen­tro.

En el ca­so de los ni­ños y ni­ñas mi­gran­tes, es­tas de­ri­va­cio­nes pa­sa­ron de 455 en 2010 a 1.375 el año

pa­sa­do.

Au­to­ri­da­des y ex­per­tos

han so­li­ci­ta­do una nue­va le­gis­la­ción de ca­rác­ter mi­gra­to­rio pa­ra en­fren­tar es­tas nue­vas pro­ble­má­ti­cas. y las du­plas psi­co­so­cia­les de los pro­gra­mas, es de­fi­nir quién den­tro de la fa­mi­lia ex­ten­sa se pue­de ha­cer car­go de los ni­ños. Lo que su­ce­de con los ex­tran­je­ros es que mu­chos no tie­nen fa­mi­lia en Chi­le, en­ton­ces la úni­ca al­ter­na­ti­va es el in­gre­so a un cen­tro”, di­ce Se­púl­ve­da, quien pre­ci­sa que des­de la en­ti­dad se tra­ba­ja con los sí­mi­les de ser­vi­cio en sus paí­ses de ori­gen, pa­ra abor­dar so­lu­cio­nes co­mo el re­torno.

La si­tua­ción de los ni­ños mi­gran­tes preo­cu­pa a la cor­po­ra­ción Co­lec­ti­vo Sin Fron­te­ras, que atien­de a 200 ni­ños en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na y la ma­yo­ría de ellos ex­tran­je­ros.

“Los me­no­res mi­gran­tes es­tán en una al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad que ha­ce que se ge­ne­re un con­jun­to de di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res que vul­ne­ran sus de­re­chos. Hay que ver en qué con­di­cio­nes es­tán los pa­dres: por ejem­plo, no hay po­lí­ti­cas des­de el Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo pa­ra res­guar­dar los de­re­chos la­bo­ra­les de un gru­po tan vul­ne­ra­ble co­mo es­te, el ac­ce­so a los de­re­chos so­cia­les tam­po­co es­tá garantizado: la sa­lud, edu­ca­ción y la dis­cri­mi­na­ción que exis­te to­da­vía en los co­le­gios es gra­ve, y la po­bre­za, fun­da­men­tal­men­te”, sos­tie­ne la di­rec­to­ra del Co­lec­ti­vo, Pa­tri­cia La­re­do, quien aña­de que mu­chos de es­tos ni­ños lle­gan a con­di­cio­nes pre­ca­rias de vi­vien­da, con po­cas re­des de apo­yo y pro­ble­mas de vi­sas.

Fran­cis­ca Var­gas, di­rec­to­ra de la Clí­ni­ca Ju­rí­di­ca de Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos de la U. Diego Por­ta­les, di­ce que “la can­ti­dad de per­so­nas mi­gran­do y las ca­rac­te­rís­ti­cas de vul­ne­ra­bi­li­dad con que lo ha­ce una par­te de ellos, su­ma­do al he­cho de que al lle­gar a Chi­le mu­chos se en­cuen­tran con las tra­bas que po­ne la Ley Mi­gra­to­ria, ha­ce que sea to­da­vía más com­ple­ja su si­tua­ción y eso re­per­cu­te en los ni­ños”.

So­bre la Ley Mi­gra­to­ria vi­gen­te, el je­fe del De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, Ro­dri-

“Lo que su­ce­de con los ex­tran­je­ros es que mu­chos no tie­nen fa­mi­lia en Chi­le”.

“La ley no es­tá dan­do el an­cho pa­ra tra­tar ade­cua­da­men­te la mi­gra­ción”.

go San­do­val, acla­ra que “se po­dría es­ti­mar que hoy la ley no es­tá dan­do el an­cho pa­ra tra­tar ade­cua­da­men­te la mi­gra­ción y tam­bién po­dría sig­ni­fi­car que a par­tir de sus ri­gi­de­ces y lo ob­so­le­tas que son algunas de sus nor­mas, ge­ne­re la po­si­bi­li­dad de pre­ca­ri­zar por esa vía la con­di­ción de es­tos ni­ños y los lle­ve a ac­ce­der a la pro­tec­ción del Se­na­me”.b

FO­TO: MA­RIO TELLEZ

►► La se­de del Se­na­me ubi­ca­da en ca­lle Huér­fa­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.