El aten­ta­do de Colombia

La Tercera - - Mundo - Al­va­ro Var­gas Llo­sa Es­cri­tor pe­ruano

La bom­ba que ma­tó a tres mu­je­res y de­jó he­ri­das a va­rias per­so­nas en el cen­tro co­mer­cial Andino en Bogotá ha desata­do con­je­tu­ras. Las po­si­bi­li­da­des no son mu­chas. O es el ELN, el gru­po te­rro­ris­ta me­nor que es­tá en ne­go­cia­cio­nes con el go­bierno, o es un sec­tor di­si­den­te de las FARC, opues­to a los acuer­dos que es­ta or­ga­ni­za­ción vio­len­ta, la prin­ci­pal de Colombia, pac­tó con la ad­mi­nis­tra­ción de Juan Manuel San­tos. Cual­quier otra sue­na des­ca­be­lla­da en el con­tex­to ac­tual.

Vi de cer­ca el pro­ce­so de Ir­lan­da del Nor­te que pu­so fin al te­rro­ris­mo del IRA, por la par­te re­pu­bli­ca­na, y de los unio­nis­tas vio­len­tos, por par­te lea­lis­ta, en los 90. Re­cuer­do el sur­gi­mien­to del IRA Con­ti­nui­dad, ra­ma del IRA que or­ga­ni­zó aten­ta­dos des­de me­dia­dos de los 90, cuan­do se dio la ne­go­cia­ción de Sinn Fein, la ca­ra le­gal del gru­po te­rro­ris­ta, con Lon­dres, Du­blín y el enemi­go no­rir­lan­dés. Esa ne­go­cia­ción de­sem­bo­có en el “Acuer­do de Vier­nes San­to” gra­cias al cual el IRA aca­bó en­tre­gan­do las ar­mas y acep­tan­do una con­vi­ven­cia que lle­va­ría, años des­pués, al Sinn Fein a com­par­tir el po­der en el go­bierno au­to­nó­mi­co no­rir­lan­dés.

To­dos los es­fuer­zos del IRA di­si­den­te pa­ra des­le­gi­ti­mar a Sinn Fein y al IRA prin­ci­pal por “trai­cio­nar” los idea­les re­pu­bli­ca­nos fra­ca­sa­ron. ¿Por qué? Por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra: el pro­pio Sinn Fein y el IRA hi­cie­ron un tra­ba­jo in­ten­so pa­ra neu­tra­li­zar a sus di­si­den­tes. La se­gun­da: los vo­tan­tes fa­vo­ra­bles a la reuni­fi­ca­ción de Ir­lan­da del Nor­te con la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da re­com­pen­sa­ron, en las ur­nas, al Sinn Fein por po­ner en prác­ti­ca, dis­ci­pli­na­da­men­te, lo acor­da­do a pe­sar de que im­pli­ca­ba una re­nun­cia a la se­pa­ra­ción de Ir­lan­da del Nor­te res­pec­to a Reino Uni­do.

¿Son es­tos factores tras­la­da­bles a Colombia? Las di­fe­ren­cias en­tre los dos es­ce­na­rios son sus­tan­cia­les. Sinn Fein te­nía un res­pal­do más sig­ni­fi­ca­ti­vo de par­ti­da del que tie­nen las FARC en Colombia. Ade­más, con el tiem­po el unio­nis­mo fue acep­tan­do el acuer­do de paz al pun­to que lle­gó a com­par­tir el go­bierno no­rir­lan­dés con el Sinn Fein. En Colombia, el sec­tor opues­to al acuer­do de paz no tie­ne por qué acep­tar al ad­ver­sa­rio pues no se es­tán for­man­do nue­vas es­truc­tu­ras gu­ber­na­men­ta­les en las que de­ba com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des. Y, sin esa acep­ta­ción, es mu­cho más di­fí­cil pa­ra las FARC ir le­gi­ti­mán­do­se an­te el elec­to­ra­do co­lom­biano fa­vo­ra­ble a los acuer­dos de paz (que tam­bién con­si­de­ran a las FARC, muy ma­yo­ri­ta­ria­men­te, una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta re­pu­dia­ble).

Otro fac­tor di­fe­ren­cia­dor es

Juan Manuel San­tos. La ero­sión de su pres­ti­gio ha di­fi­cul­ta­do las co­sas du­ran­te to­da la pri­me­ra par­te de la apli­ca­ción de los acuer­dos. Aun­que ya un 60% de las ar­mas han si­do en­tre­ga­das y muy pron­to lo se­rá el otro 40%, el desáni­mo de mi­llo­nes de co­lom­bia­nos no han amai­na­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

To­do lo cual im­pli­ca la po­si­bi­li­dad de que en las pre­si­den­cia­les de 2018 triun­fen las co­rrien­tes opues­tas al acuer­do de paz. Es im­pro­ba­ble que los acuer­dos pue­dan ser re­ver­ti­dos en su to­ta­li­dad, pe­ro la po­la­ri­za­ción de la campaña elec­to­ral pue­de ser apro­ve­cha­da por los di­si­den­tes de las FARC y even­tual­men­te del ELN. Ellos po­drían, en ese ca­so, en­con­trar va­sos co­mu­ni­can­tes con los nar­co­tra­fi­can­tes que es­tán ocu­pan­do el es­pa­cio de­ja­do por las FARC en algunas zo­nas del país.

A me­diano pla­zo los gru­pos rea­cios a la paz pa­re­cen sen­ten­cia­dos. Una vez aban­do­na­das las ar­mas por lo prin­ci­pal de la or­ga­ni­za­ción, la ame­na­za de los di­si­den­tes se­rá mu­cho más li­mi­ta­da mi­li­tar­men­te. En el cor­to pla­zo, eso sí, pue­den ha­cer da­ño por­que las con­di­cio­nes pa­ra que se las neu­tra­li­ce no son las que ha­bía en Ir­lan­da del Nor­te.

A me­diano pla­zo los gru­pos rea­cios a la

paz pa­re­cen sen­ten­cia­dos. En el cor­to pla­zo, pue­den

ha­cer da­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.