La Ro­ja de­ja con mie­do a Ale­ma­nia

► Los ger­ma­nos res­pi­ran ali­via­dos des­pués del em­pa­te 1-1 con­tra Chi­le, en Kazán. ► Julian Drax­ler, la prin­ci­pal fi­gu­ra del equi­po, re­co­no­ce que su es­cua­dra en­tró con te­mor al due­lo. ► Más allá del re­sul­ta­do, en la Se­lec­ción que­da­ron tran­qui­los y con más h

La Tercera - - Deportes - Álvaro Po­ble­te I. por Fe­li­pe Bian­chi Lei­ton, des­de Ru­sia.

Julian Drax­ler tie­ne 23 años y mi­de 1 me­tro y 87 cen­tí­me­tros. Su pre­sen­cia se im­po­ne en la zo­na mix­ta post par­ti­do an­te Chi­le. No só­lo por sus ras­gos fí­si­cos, sino tam­bién por su con­di­ción de ca­pi­tán y prin­ci­pal fi­gu­ra de Ale­ma­nia en la al­ter­na­ti­va se­lec­ción que lle­vó Joa­chim Löw a la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes 2017.

Drax­ler es la en­car­na­ción del futuro del fút­bol ale­mán. O la en­car­na­ción de un pre­sen­te que nun­ca se ha vis­to in­te­rrum­pi­do. Por eso, si el ju­ga­dor fi­cha­do es­te año por el PSG (US$ 40 mi­llo­nes) ha­bla de Chi­le, hay que po­ner aten­ción. ¿Le gus­tó Chi­le? “Es un equi­po muy fuer­te y lo de­mos­tró una vez más”, ex­pre­só. Lo cu­rio­so vino des­pués, sin em­bar­go, cuan­do re­co­no­ció abier­ta­men­te que Ale­ma­nia, es­ta Ale­ma­nia jo­ven pe­ro lle­na de fi­gu­ras, sen­tía te­mor de en­fren­tar a la Ro­ja.

“Por al­gu­na ra­zón, no sé por qué, es­tá­ba­mos de­ma­sia­do ner­vio­sos. Fue muy

Ye­vi­den­te”, co­men­tó el vo­lan­te, ven­ti­lan­do una sen­sa­ción que cues­ta aso­ciar a la ri­ca his­to­ria del ba­lom­pié teu­tón. “Por eso co­me­ti­mos erro­res muy es­tú­pi­dos al co­mien­zo del par­ti­do con Chi­le, co­mo en el gol”, fi­na­li­zó.

Su­ce­de que la Manns­chaft, efec­ti­va­men­te, se re­ti­ró ali­via­da del Ka­zan Are­na. Asu­mien­do su con­di­ción de do­mi­na­da por el con­jun­to chi­leno y en un se­gun­do lu­gar del Gru­po B, ex­pec­tan­te de ca­ra a la se­mi­fi­na­les del tor­neo in­ter­con­ti­nen­tal. El pro­pio Drax­ler, de he­cho, re­co­no­ció es­ta po­si­ción: “En ge­ne­ral, el re­sul­ta­do nos con­vie­ne, por­que ju­ga­mos con­tra los cam­peo­nes de Amé­ri­ca. Por su­pues­to, hu­bie­se que­da­do más con­ten­to con una vic­to­ria, pe­ro nos he­mos pro­pues­to el ob­je­ti­vo de ter­mi­nar el gru­po en el pri­mer lu­gar y aho­ra se­rá más di­fí­cil. Tra­ta­re­mos de ven­cer a los ca­me­ru­ne­ses y to­mar el pri­mer lu­gar”, ex­pre­só la fi­gu­ra eu­ro­pea.

Si Chi­le se vuel­ve a cru­zar con Ale­ma­nia, só­lo po­dría ser en una even­tual fi­nal. Pri­me­ro, eso sí, am­bos elen­cos tie­nen que abro­char su cla­si­fi­ca­ción a la pró­xi­ma ron­da es­te do­min­go, fren­te a Aus­tra­lia y Ca­me­rún, res­pec­ti­va­men­te (los par­ti­dos se dispu­tan a la mis­ma a de vuel­ta en Mos­cú, tras el pa­so por la her­mo­sa y aco­ge­do­ra Kazán, Chi­le em­pie­za a mas­ti­car la op­ción real de pe­lear por el tí­tu­lo de es­ta Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes. Un tor­neo que ha re­sul­ta­do es­tu­pen­do, con­tra el pro­nós­ti­co ini­cial de los amar­gos de siem­pre. De buen ni­vel fut­bo­lís­ti­co, de gran or­ga­ni­za­ción y de fan­tás­ti­cos e inal­can­za­bles es­ta­dios… al me­nos pa­ra nues­tra reali­dad, si de ver­dad so­ña­mos con ha­cer al­gu­na vez otro Mun­dial. Una com­pe­ten­cia, fi­nal­men­te y quién lo iba a de­cir, que ha te­ni­do una sor­pren­den­te asis­ten­cia de pú­bli­co, bor­dean­do los 40 mil es­pec­ta­do­res por par­ti­do. Mu­chí­si­mos de ellos chi­le­nos, ra­ti­fi­can­do que el ri­to en­tre es­te equi­po y los hin­chas es in­di­so­lu­ble se jue­gue don­de se jue­gue.

En esos mar­cos sa­lu­da­bles y ro­bus­tos, pro­pi­cios pa­ra el dis­fru­te, el par­ti­do del jue­ves con­tra los ale­ma­nes fue un de­lei­te. De lo me­jor­ci­to que he­mos vis­to en un buen tiem­po. Tal co­mo di­je­ron en su ho­ra). La Ro­ja, por di­fe­ren­cia de go­les, que­dó pri­me­ra del Gru­po B e in­clu­so per­dien­do por 1-0 se­gui­ría en ca­rre­ra.

Por ló­gi­ca, en­ton­ces, las se­lec­cio­nes con me­jor ran­king mo­men­to Vidal, Arán­guiz y Díaz más co­no­ce­do­res que el res­to, se­gún se ve, de los nom­bres pro­pios de la Bundesliga- los di­ri­gi­dos de Low dis­ta­ban mu­cho de ser un gru­po de dé­bi­les o pri­me­ri­zos y con­vir­tie­ron la lu­cha en una jo­ya tác­ti­ca. Un par­ti­do de ver­dad de­li­cio­so, no hay otra pa­la­bra, pa­ra ser ana­li­za­do por quie­nes de ver­dad en­tien­den el jue­go. De­bi­do, en­tre otras co­sas, a la pro­pues­ta só­li­da, mo­der­na y efi­cien­te de am­bas es­cua­dras. Sin pau­sa. Con mo­vi­mien­tos tác­ti­cos no tan pa­re­ci­dos en­tre am­bos co­mo se anun­cia­ba (Ale­ma­nia de he­cho ju­gó bue­na FIFA del cer­ta­men de­ben se­guir en ca­rre­ra. Los ger­ma­nos ya pien­san en esa po­si­bi­li­dad, de he­cho, des­pués de ha­ber pro­ba­do en can­cha la po­ten­cia de la ge­ne­ra­ción do­ra­da del fút­bol par­te del par­ti­do con una cla­ra lí­nea de cin­co atrás pa­ra evi­tar la po­se­sión de Chi­le) y con una di­ná­mi­ca y una lu­cha por el pro­ta­go­nis­mo emo­cio­nan­te y dig­na de en­co­mio. En esos mar­cos, ju­gan­do co­mo de­ben ju­gar hoy los gran­des, los que tie­nen de ver­dad al­gu­na as­pi­ra­ción de eli­te o de glo­ria de­por­ti­va, Chi­le se vio siem­pre bien pa­ra­do. A car­go, lo que no es po­co y si­gue ma­ra­vi­llan­do a mo­ros y cris­tia­nos. El pri­mer tiem­po so­me­tió a su ri­val más allá del mar­ca­dor, con un tra­ba­jo y una mo­vi­li­dad fe­roz de nom­bres que ya pa­re­cen par­te de un ca­pí­tu­lo de na­cio­nal. “An­te un equi­po co­mo Chi­le no pue­des sa­lir a es­con­der­te”, sen­ten­ció el me­dio­cam­pis­ta.

Las sen­sa­cio­nes des­pués del em­pa­te en Kazán tam­bién son po­si­ti­vas en el Ba­rra­ba­ses más que de nues­tra es­mi­rria­da reali­dad lo­cal. Sánchez, Vidal, Me­del, Ja­ra, Is­la, Beau­se­jour, Arán­guiz y Mar­ce­lo Díaz

(más im­pre­ci­so que otras ve­ces pe­ro más lu­cha­dor y con una ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción a ra­tos su­pre­ma), una vez más rin­die­ron a gran al­tu­ra has­ta qui­tar­le to­do es­pa­cio a las jó­ve­nes es­tre­llas ale­ma­nas... que eso eran, de he­cho.

¿Qué le fal­tó a la se­lec­ción la ti­bia no­che de Kazán pa­ra lle­var­se aún más ala­ban­zas del ri­val y de los me­dios ex­tran­je­ros pre­sen­tes? Más po­der de gol. Ahí se­gui­mos tro­pe­zan­do. Otra vez es­tu­vo in­ter­mi­ten­te Var­gas (y no hay mu­cha ca­pa­ci­dad de re­em­pla­zo en la ban­ca, al me­nos al mis­mo ni­vel), muy ti­bio Her­nán­dez en la fun­ción ofen­si­va, sin mu­chas op­cio­nes de ga­nar es­pal­das Is­la y Beau­se­jour por la men­cio­na­da lí­nea de cin­co ger­ma­na, los ro­jos no pu­die­ron que­dar­se con el triun­fo ya que fal­tó más po­ten­cia y pre­ci­sión.

Johnny He­rre­ra, la ver­dad, tu­vo muy po­co tra­ba­jo. Pa­gó ca­ra la des­apli­ca­ción Equi­po de To­dos, que in­me­dia­ta­men­te des­pués del par­ti­do to­mó rum­bo al ae­ro­puer­to pa­ra vol­ver a Mos­cú. El po­ten­cial ale­mán, por jo­ven que sea su com­bi­na­do, era una prue­ba que que­rían en­fren­tar en las fi­las de la Ro­ja. Y aun­que no se ga­nó, sí hu­bo con­for­mi­dad.

“El em­pa­te no nos com­pli­ca. Que­da­mos pri­me­ros del gru­po y con la pri­me­ra op­ción de cla­si­fi­car”, co­men­tó ayer Pa­blo Her­nán­dez, en su es­ti­lo muy pau­sa­do (ver pá­gi­na 61).

Lo cier­to es que ana­lis­tas, en­tre­na­do­res y ju­ga­do­res de los otros par­ti­ci­pan­tes de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes han reite­ra­do su ad­mi­ra­ción por el ni­vel que ex­hi­be el con­jun­to de Vidal, Sánchez y com­pa­ñía. Una llu­via de elo­gios que se res­pon­den des­de el ca­ma­rín de la Ro­ja con una mez­cla de me­su­ra y de con­fian­za des­me­di­da, co­mo ocu­rre con el Rey Ar­tu­ro, quien ya an­ti­ci­pó que quie­re en­fren­tar a Ale­ma­nia en la de­fi­ni­ción del pró­xi­mo do­min­go, en San Pe­ters­bur­go.

Chi­le ya lo­gró do­mi­nar el con­ti­nen­te ame­ri­cano y lle­gó a Ru­sia pa­ra pre­sen­tar cre­den­cia­les a ni­vel mun­dial. Y lo es­tá lo­gran­do de al­gún mo­do, aun­que no ha cla­si­fi­ca­do. Por al­go lo­gró asus­tar a los mis­mos ale­ma­nes.

del equi­po en el úni­co gol ale­mán. Ok. Pe­ro se­ría to­do. Lo más com­ple­jo de la jor­na­da pa­ra Chi­le, en ri­gor, fue­ron la ama­ri­lla ab­sur­da a Sánchez, la des­gra­cia del pa­lo de Var­gas que pu­do sig­ni­fi­car el 2 a 0 y la le­sión de Me­del. Po­co, pa­ra es­tar ju­gan­do an­te los me­jo­res del mun­do.

Acá en Ru­sia ha que­da­do cla­ro lo que ya era evi­den­te: ni Brasil, ni Ar­gen­ti­na, ni Es­pa­ña, ni Ale­ma­nia son hoy más que Chi­le en una can­cha de fút­bol. Y eso es una ma­ra­vi­lla. Un or­gu­llo. Y no de­ja de ser emo­cio­nan­te. ¿Le pu­se mu­cho?

No, es la reali­dad. Al re­vés: no ver­lo ya se­ría sos­pe­cho­so a es­tas al­tu­ras. Co­mo ta­par el sol con un de­do. O te­ner de­ma­sia­da ani­mo­si­dad. Pa­re­ci­da a la de Vidal con­tra Biel­sa. Al pun­to de tra­tar de cam­biar lo ob­vio (su rol fun­da­men­tal) só­lo por­que siem­pre sin­tió que el ro­sa­rino no lo que­ría lo su­fi­cien­te. Y lo que­ría. Pe­ro lo que­ría co­mo es hoy: or­de­na­do, apli­ca­do, en­ten­dien­do me­jor el jue­go. Ya se da­rá cuen­ta. Y si no, es ho­ra de que se lo digan.

AP

►► Drax­ler pe­lea el balón a Ale­xis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.