“Hay mu­chas mu­je­res con pre­jui­cios con­tra las mu­je­res”

► La es­po­sa de Paul Aus­ter se ha ga­na­do un lu­gar pro­pio co­mo es­cri­to­ra. Su úl­ti­mo li­bro es una co­lec­ción de en­sa­yos.

La Tercera - - Sociedad - Pa­tri­cio Ta­pia

Los hom­bres que es­tán mi­ran­do mu­je­res pue­den ser Pa­blo Pi­cas­so, Ro­bert Map­plet­hor­pe, Karl Ove Knaus­gaard o Wim Wen­ders. La mu­jer que los mi­ra a ellos es Si­ri Hust­vedt (1955), la es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen no­rue­go, se­gún cons­ta en su úl­ti­mo li­bro, una re­co­pi­la­ción de en­sa­yos.

Con ca­si un cuar­to de si­glo de tra­yec­to­ria, Hust­vedt, ca­sa­da con el es­cri­tor Paul Aus­ter, ha al­can­za­do con sus no­ve­las, es­pe­cial­men­te des­pués de To­do cuan­to amé (2003), el éxi­to in­ter­na­cio­nal. Pe­ro ella es tam­bién una en­sa­yis­ta re­co­no­ci­da, que sue­le vin­cu­lar neurociencia, si­coa­ná­li­sis, fi­lo­so­fía y li­te­ra­tu­ra en li­bros co­mo La mu­jer tem­blo­ro­sa (2009) o Vi­vir, pen­sar, mi­rar (2012).

En La mu­jer que mi­ra a los hom­bres que mi­ran a las mu­je­res reúne una se­rie de tex­tos cu­yo ran­go te­má­ti­co es am­plio. “La co­lec­ción cons­ta de tres par­tes, tres li­bros pe­que­ños en uno gran­de, ca­da uno de los cua­les tie­ne un tí­tu­lo di­fe­ren­te”, co­men­ta Hust­vedt, des­de su ca­sa en Brooklyn. La edi­ción en cas­te­llano, sin em­bar­go, no con­tie­ne la par­te cen­tral, un lar­go en­sa­yo de 200 pá­gi­nas so­bre el pro­ble­ma de la re­la­ción men­te-cuer­po, ti­tu­la­do “Los de­li­rios de la cer­te­za”. Es la me­jor pie­za, cree su au­to­ra, y es­pe­ra que apa­rez­ca co­mo un li­bro apar­te.

Tam­bién co­men­ta que hay una se­rie de te­mas que re­co­rren el li­bro en su con­jun­to: “La na­tu­ra­le­za de la per­La cep­ción, el fe­mi­nis­mo, y un lla­ma­do a los en­fo­ques in­ter­dis­ci­pli­na­rios res­pec­to de pro­ble­mas in­so­lu­bles”. Lo cier­to es que pue­de pa­sar del pro­pio si­coa­ná­li­sis de Hust­vedt a la por­no­gra­fía se­gún Su­san Son­tag, des­de la his­te­ria o el sui­ci­dio has­ta Kier­ke­gaard o los pei­na­dos. Lo mis­mo se pue­de mos­trar en­tu­sias­ta de la ar­tis­ta Loui­se Bour­geo­is co­mo crí­ti­ca del se­xis­mo de Knaus­gaard, quien, cuan­do ella lo en­tre­vis­tó, a la pre­gun­ta de por qué en su obra men­cio­na a una mul­ti­tud de es­cri­to­res, pe­ro só­lo a una es­cri­to­ra (Ju­lia Kris­te­va) le res­pon­dió: “No son com­pe­ten­cia”.

To­dos ellos son mues­tra del la­do ra­zo­na­dor de Hust­vedt. En uno de es­tos en­sa­yos se­ña­la: “Los ar­tis­tas (de to­da ín­do­le) só­lo son par­cial­men­te cons­cien­tes de lo que ha­cen. Una par­te con­si­de­ra­ble de la crea­ción ar­tís­ti­ca tie­ne lu­gar a ni­vel in­cons­cien­te”.

¿Ve al­gu­na di­fe­ren­cia en su obra co­mo no­ve­lis­ta y en­sa­yis­ta?

Pa­ra per­fec­cio­nar mi ar­gu­men­to: tra­ba­jo más cons­cien­te­men­te co­mo en­sa­yis­ta, pe­ro hay fuer­zas in­cons­cien­tes fun­cio­nan­do al es­cri­bir en­sa­yos aca­dé­mi­cos y no fic­ción. Las per­cep­cio­nes pue­den apa­re­cer re­pen­ti­na­men­te co­mo lo ha­cen mien­tras es­cri­bo una no­ve­la. Mi no fic­ción de­pen­de de ha­ber do­mi­na­do o por lo me­nos su­mer­gi­do pro­fun­da­men­te en el te­ma que me ocu­pa. Es­cri­bir una no­ve­la es una aven­tu­ra en lo des­co­no­ci­do y de­pen­de de to­da mi ex­pe­rien­cia co­mo per­so­na. Las no­ve­las son más di­fí­ci­les de es­cri­bir por­que to­do es po­si­ble. li­ber­tad es es­ti­mu­lan­te pe­ro pue­de ser des­alen­ta­do­ra. Lo que es cru­cial pa­ra la fic­ción es lo que yo lla­mo ver­dad emo­cio­nal. To­do pue­de ser in­ven­ta­do en una no­ve­la ex­cep­to la ver­dad emo­cio­nal, y es­to va­ría de es­cri­tor a es­cri­tor. Tan­to en mis no­ve­las co­mo en mis en­sa­yos, es­toy in­ves­ti­gan­do las pre­gun­tas úl­ti­mas: ¿quié­nes y qué so­mos los se­res hu­ma­nos?

Ud. par­te de la idea de las “dos cul­tu­ras”. ¿Cree desea­ble su­pe­rar la bre­cha en­tre cien­cia y arte?

Sí, es desea­ble por­que los dos la­dos pue­den apren­der uno del otro. Tam­bién co­noz­co a una can­ti­dad de per­so­nas tan­to en las cien­cias co­mo en las ar­tes que se han sen­ti­do atraí­das por en­ten­der lo que es­tá su­ce­dien­do al otro la­do del abis­mo. Me pa­re­ce emo­cio­nan­te.

Se­ña­la que al­go de esa di­vi­sión cien­cia-arte se re­fle­ja en otras: mas­cu­lino-fe­me­nino, se­rio-no-se­rio, du­ro-blan­do...

Des­de el ro­man­ti­cis­mo, las ar­tes se han vin­cu­la­do a la fe­mi­nei­dad, no a las mu­je­res reales, sino más bien a lo que el hombre ro­mán­ti­co se fi­gu­ra co­mo ras­gos sen­si­bles, emo­cio­na­les, crea­ti­vos, li­ga­dos a lo fe­me­nino. Pe­ro an­tes, en el si­glo XVII, la fi­lo­so­fía na­tu­ral (la cien­cia mo­der­na tem­pra­na) bus­ca­ba un len­gua­je li­bre de me­tá­fo­ras que es­tu­vie­ra de acuer­do con su én­fa­sis en el ex­pe­ri­men­to y los re­sul­ta­dos con­clu­yen­tes. Es­ta no­ción de que el len­gua­je poé­ti­co no es ade­cua­do pa­ra la cien­cia per­ma­ne­ce con no­so­tros. Las cien­cias se ven aho­ra co­mo ár­bi­tros de las du­ras ver­da­des mas­cu­li­nas, mien­tras que las ar­tes son sua­ves, fe­me­ni­nas y fic­ti­cias. Es­tos bi­na­ris­mos no se sos­tie­nen muy bien so­me­ti­dos a exa­men.

El se­xis­mo sur­ge en cual­quier par­te, in­clu­so en un es­cri­tor co­mo Knaus­gaard...

Sí, ad­mi­ro el tra­ba­jo de Knaus­gaard, y es im­por­tan­te de­cir que él no es­tá so­lo. Mien­tras los hom­bres en­cuen­tren su pro­pio va­lor en los ojos de otros hom­bres, es­te pre­jui­cio con­ti­nua­rá. Me pa­re­ce ex­tra­ño por­que a las mu­je­res les gus­ta leer las obras tan­to de hom­bres co­mo de mu­je­res. Yo he si­do pro­fun­da­men­te in­fluen­cia­da por es­cri­to­res de am­bos se­xos. Tam­bién es muy ma­lo pa­ra los hom­bres, ¿no? ¿Qué sig­ni­fi­ca des­car­tar una li­te­ra­tu­ra ex­tra­or­di­na­ria sim­ple­men­te por­que fue es­cri­ta por mu­je­res?

Tam­bién men­cio­na a un pe­rio­dis­ta chi­leno que in­sis­tía en que su ma­ri­do le “en­se­ñó” si­coa­ná­li­sis y neurociencia.

Siem­pre me sor­pren­den esas afir­ma­cio­nes. Y, sin em­bar­go, una y otra vez, pe­rio­dis­tas, no só­lo de Chi­le sino tam­bién de mu­chos otros paí­ses, han asu­mi­do (o han leí­do ar­tícu­los en­ga­ño­sos) que mis co­no­ci­mien­tos pro­vie­nen de mi es­po­so. Es­toy ca­sa­da con un bri­llan­te es­cri­tor, pe­ro él no sa­be na­da so­bre neurociencia y muy po­co so­bre psi­coa­ná­li­sis.

No to­dos los chi­le­nos so­mos así...

¡No! No to­dos los chi­le­nos son así. Y pa­ra ser cla­ra: hay mu­chas mu­je­res que al­ber­gan pre­jui­cios con­tra las mu­je­res. To­dos no­so­tros te­ne­mos pre­jui­cios in­cons­cien­tes, y la úni­ca ma­ne­ra de com­ba­tir­los es cues­tio­nar nues­tros sen­ti­mien­tos, pre­gun­tar, por ejem­plo: ¿asigno au­to­má­ti­ca­men­te más au­to­ri­dad a una voz mas­cu­li­na, sin im­por­tar lo que es­té di­cien­do?, ¿asu­mo que si una jo­ven mu­jer es bo­ni­ta, no pue­de ser bri­llan­te?.b

FO­TO: PA­TRI­CIO FUEN­TES

►► Si­ri Hust­vedt vi­si­tó Chi­le en 2014 jun­to a su es­po­so, Paul Aus­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.