Ze­ta Bo­sio cuen­ta la tras­tien­da del show del Cir­que du So­leil de­di­ca­do a So­da Ste­reo

► El mú­si­co re­ve­la a La Ter­ce­ra có­mo se hi­zo la obra que de­bu­ta el 19 de ju­lio en el Mo­vis­tar Are­na. ► “Hoy no exis­te cla­ra­men­te na­die que ha­ya ocu­pa­do nuestro lu­gar”, di­ce so­bre el le­ga­do del trío.

La Tercera - - Sociedad - Clau­dio Vergara

Co­mo El­vis en los 60, cuan­do en­vió a su Ca­di­llac de gi­ra por el mun­do, im­pe­di­do de ha­cer­lo él mis­mo an­te los pro­ble­mas mi­gra­to­rios de su má­na­ger. O The Beatles mon­tan­do Sgt. Pep­per ba­jo la idea de un es­pec­tácu­lo en vi­vo, pre­ci­sa­men­te pa­ra que el ál­bum cum­plie­ra la fun­ción de los tours.

“Es fan­tás­ti­co una gi­ra don­de no ten­gas que ir vos a to­dos los shows. Man­dar de gi­ra a otros. A to­dos es­tos chi­cos que son gran­des ar­tis­tas y que tie­nen 20 años. No se nos va a com­pli­car tan­to la vi­da, co­mo era el tra­ba­jo con So­da”, di­ce Ze­ta Bo­sio, fun­da­dor del trío, sen­ta­do en un ho­tel del cen­tro bo­nae­ren­se, en ple­na vo­rá­gi­ne de to­do lo que ha sig­ni­fi­ca­do ese pro­yec­to don­de el con­jun­to ha vuel­to a la ru­ta, co­mo si fue­ra una ré­pli­ca de esas tra­ve­sías ochen­te­ras que re­me­cían al con­ti­nen­te. Aun­que es­ta vez sin sus in­te­gran­tes.

Se tra­ta de Sép­ti­mo día, el pro­yec­to de la com­pa­ñía ca­na­dien­se Cir­que du So­leil ins­pi­ra­do en la his­to­ria y la mú­si­ca de So­da Ste­reo, con 87 pre­sen­ta­cio­nes ya cum­pli­das en Ar­gen­ti­na y 20 fe­chas pa­ra el Mo­vis­tar Are­na de San­tia­go, las que em­pie­zan el miér­co­les 19 de ju­lio. Lue­go si­guen Colombia y Mé­xi­co. Has­ta aho­ra, el show ya ha des­pa­cha­do 750 mil en­tra­das en to­da la re­gión: aun­que ba­jo otro cuer­po, al­go de la an­ti­gua So­da­ma­nía ha vuel­to en­tre no­so­tros.

“Los tiem­pos cam­bia­ron y an­tes las co­sas se da­ban de otra ma­ne­ra, las co­mu­ni­ca­cio­nes eran dis­tin­tas. No sé si So­da hu­bie­se po­di­do so­bre­vi­vir a es­te mun­do con tan­tas re­des so­cia­les, éra­mos me­dios fó­bi­cos a la ex­po­si­ción y a la fa­ma, no fui­mos de esas ban­das que se mues­tran to­do el tiem­po. Hoy no exis­te cla­ra­men­te na­die que ha­ya ocu­pa­do nuestro lu­gar. Me ani­ma­ría a de­cir que hay otros lu­ga­res, pe­ro en el de So­da no hay na­die”, re­afir­ma.

Pe­ro si nin­gún otro con­jun­to ha ocu­pa­do el es­pa­cio de­ja­do por los ar­gen­ti­nos, es el pro­pio pú­bli­co quien ad­quie­re ese rol en Sép­ti­mo día. Y el asun­to es li­te­ral: en la ober­tu­ra del es­pec­tácu­lo, una voz en off ad­vier­te que los tres mú­si­cos siem­pre for­ma­ron un trián­gu­lo en el es­ce­na­rio, en el que ja­más na­die se en­tro­me­tió. “Por pri­me­ra vez van a de­jar que al­guien en­tre”, re­ma­ta la lo­cu­ción, co­mo una ma­ne­ra de in­vi­tar a los

es­pec­ta­do­res a aden­trar­se en la his­to­ria más ín­ti­ma del gru­po.

A par­tir de ahí sal­ta el fes­tín de acró­ba­tas, tra­pe­cis­tas y ac­to­res que te­jen un re­la­to cen­tra­do en un es­ce­na­rio que se­me­ja la cor­te­za de un pla­ne­ta y con una su­ce­sión de cua­dros es­cé­ni­cos mu­si­ca­li­za­dos por los him­nos de la agru­pa­ción, aun­que con una par­ti­cu­la­ri­dad: una par­te ma­yo­ri­ta­ria de la au­dien­cia es­tá en la can­cha, co­mo si fue­ra un en­cuen­tro roc­ke­ro más que una obra mu­si­cal, lo que nun­ca an­tes ha­bía su­ce­di­do en el Cir­que.

Bo­sio si­gue: “Con mu­cho res­pe­to pu­di­mos ha­cer algunas in­ter­ven­cio­nes y su­ge­ren­cias que ellos las en­ten­die­ron com­ple­ta­men­te. Les trans­mi­ti­mos que era im­por­tan­te que la gen­te pu­die­ra par­ti­ci­par, tal co­mo en nues­tros con­cier­tos. Des­de can­cha es­tá la adre­na­li­na de sen­tir­se den­tro de la bes­tia, den­tro de la ba­lle­na”.

La fae­na del co­lec­ti­vo jun­to a Bo­sio, Charly Al­ber­ti y la fa­mi­lia del fa­lle­ci­do Gus­ta­vo Ce­ra­ti em­pe­zó en 2013, cuan­do los nor­te­ame­ri­ca­nos apro­ba­ron su pri­mer mon­ta­je de­di­ca­do a mú­si­cos fue­ra del cir­cui­to an­glo, lue­go de El­vis Pres­ley, The Beatles y Mi­chael Jack­son. “Des­pués de lo que pa­só con Gus­ta­vo, que­da­mos muy gol­pea­dos. La sen­sa­ción era que nun­ca más íba­mos a po­der ha­cer na­da. Cuan­do sur­gió es­ta idea, él aún es­ta­ba con­va­le­cien­te, y te­nía­mos la fe de que po­día has­ta es­tar en el es­treno, si Dios nos ayu­da­ba. Las co­sas no fue­ron así, el pro­ce­so tu­vo to­do ese sabor a tra­ge­dia que tie­ne es­ta his­to­ria”.

Más que dis­tan­ciar­se de la pre­sen­cia in­vi­si­ble de Ce­ra­ti, sus ex ca­ma­ra­das hi­cie­ron el tra­yec­to in­ver­so: tra­ba­jar ba­jo los mé­to­dos y en los si­tios en que lo hu­bie­sen he­cho con su lí­der. Por ejem­plo, am­bos de­bie­ron es­co­ger los te­mas pre­sen­tes en la tra­ma, pa­ra edi­tar­los y trans­for­mar­los, con ver­sio­nes re­mo­za­das que se es­cu­chan a lo lar­go de la pre­sen­ta­ción. Una ci­ru­gía que eje­cu­ta­ron en los es­tu­dios Uní­sono, pro­pie­dad de Ce­ra­ti y ce­rra­dos des­de su ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar de 2010.

“Lo vol­vi­mos a abrir, con un olor a hu­me­dad te­rri­ble. Pu­si­mos las má­qui­nas en fun­cio­na­mien­to y es­cu­char­lo can­tar ahí aden­tro era co­mo ver­lo. (Con Al­ber­ti) re­cu­pe­ra­mos mu­cho de nues­tra amis­tad, de esas sa­tu­ra­cio­nes que a ve­ces se dan, por­que no nos lla­má­ba­mos to­do el tiem­po. Hu­bo mu­cha nos­tal­gia, aun­que un tra­ba­jo de edi­ción de can­cio­nes di­fí­cil. Ja­más hu­bie­ra per­mi­ti­do que otras per­so­nas lo hu­bie­ran he­cho”, sen­ten­cia.

En pa­ra­le­lo, Cir­que du So­leil des­ple­ga­ba un fo­cus group re­gio­nal –San­tia­go in­clui­do­pa­ra cuan­ti­fi­car qué tan po­pu­lar se­guía sien­do So­da. Las con­clu­sio­nes fue­ron ló­gi­cas: “Fue in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do y to­da la fa­mi­lia, des­de los más chi­cos a los más gran­des, se acor­da­ban. El Cir­que te­nía cla­ra­men­te un pú­bli­co más seg­men­ta­do, de la cla­se al­ta. Era al­go que su­po­nía­mos, pe­ro nun­ca lo ha­bía vis­to es­cri­to en un cua­dro de ex­cel. No­so­tros ha­cía­mos to­do más in­tui­ti­vo, des­de el amor, pe­ro aquí vi­mos que amor y ne­go­cios no son in­com­pa­ti­bles”. De al­gu­na ma­ne­ra, fue la fi­lo­so­fía que a par­tir de ahí guió Sép­ti­mo día: la ini­cia­ti­va con que So­da Ste­reo ha vuel­to a do­mi­nar La­ti­noa­mé­ri­ca.b

FO­TO: LO­TUS PRO­DUC­CIO­NES

►► El ba­jis­ta del des­apa­re­ci­do trío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.