El rock hoy no en­cuen­tra su lu­gar

¿Vol­ve­rá el gé­ne­ro a ser ma­si­vo? La es­ca­sa pre­sen­cia de roc­ke­ros en los rán­kings y la caí­da en las ven­tas de la gui­ta­rra eléc­tri­ca pa­re­cen in­di­car lo con­tra­rio.

La Tercera - - Sociedad - Por An­drés del Real

La se­ma­na pa­sa­da, en el clip que Queens of the Sto­ne Age subió a sus re­des pa­ra anun­ciar los pri­me­ros de­ta­lles de su sép­ti­mo dis­co, el vo­ca­lis­ta Josh Hom­me apa­re­ce so­me­ti­do a un de­tec­tor de men­ti­ras que lo obli­ga a con­fe­sar, ca­si a re­ga­ña­dien­tes, quién fue el pro­duc­tor es­co­gi­do pa­ra el ál­bum. “No sé quién es Mark Ron­son”, di­ce el mú­si­co en el vi­deo, usan­do el sar­cas­mo pa­ra re­ve­lar que Vi­llains, pro­ba­ble­men­te el dis­co de rock más es­pe­ra­do de la tem­po­ra­da, es­tu­vo a car­go del hombre de­trás de Up­town funk y del éxi­to de Ade­le, Amy Wi­nehou­se, Lady Ga­ga y otras es­tre­llas del pop.

El clip, uno de los más ori­gi­na­les tea­sers que se ha­yan he­cho pa­ra pre­sen­tar un dis­co, no só­lo ca­yó co­mo un bal­de de agua fría pa­ra los se­gui­do­res más pu­ris­tas de la ban­da ca­li­for­nia­na, aque­llos que se si­túan en el rock co­mo ve­re­da opues­ta al pop (por­que aún creen en esa di­co­to­mía) y que, tal co­mo han ma­ni­fes­ta­do en las re­des so­cia­les, ven en Hom­me y los su­yos a la úl­ti­ma es­pe­ran­za de ma­si­vi­dad pa­ra un gé­ne­ro en cri­sis. Por so­bre to­do, la ima­gen fun­cio­na co­mo un cla­ro re­cor­da­to­rios del es­ta­do ac­tual del más in­flu­yen­te de los mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les del si­glo XX, uno que en el nue­vo si­glo no pa­re­ce en­con­trar su es­pa­cio en la cul­tu­ra de ma­sas.

Si bien se­ría un error de­cre­tar por enési­ma vez- la muer­te del so­ni­do y el es­ti­lo de vi­da que pa­ten­tó el re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Chuck Berry, en especial si se re­vi­san los exi­to­sos vo­lú­me­nes de ven­ta de fes­ti­va­les co­mo el De­sert Trip ca­li­for­niano o el St­go Rock City que se rea­li­za­rá en sep­tiem­bre en San­tia­go, su vi­gen­cia pa­re­ce es­tar su­pe­di­ta­da a las vie­jas glo­rias. Bas­ta re­vi­sar las ci­fras de Bill­board, el más re­pre­sen­ta­ti­vo in­di­ca­dor de ma­si­vi­dad en el mer­ca­do an­glo, cu­yo apar­ta­do roc­ke­ro en­ca­be­zan ac­tual­men­te lo úl­ti­mo de Me­ta­lli­ca, la re­ee­di­ción del Sgt. Pep­per’s... de The Beatles y el dis­co pós­tu­mo del pro­pio Berry.

Más ilus­tra­ti­vo aún es el lis­ta­do Hot 100 del rán­king, que agru­pa a las can­cio­nes más po­pu­la­res y to­ca­das de ca­da se­ma­na, don­de hay que des­cen­der has­ta el ca­si­lle­ro 15 pa­ra en­con­trar un nom­bre que ca­li­fi­que en el gé­ne­ro, al me­nos se­gún los pa­rá­me­tros de la com­pa­ñía: los nor­te­ame­ri­ca­nos Ima­gi­ne Dra­gons, fe­nó­meno ju­ve­nil que la pren­sa an­glo ha se­ña­la­do co­mo “el futuro del rock”, pe­se a que en sus can­cio­nes es­ca­sean los riffs y abun­dan los co­ros de épi­ca mi­llen­nial tan usa­dos hoy en pu­bli­ci­dad de te­le­fo­nía mó­vil.

Un pa­no­ra­ma to­da­vía más de­sola­dor pre­sen­ta el rán­king ra­dial chi­leno, don­de los úni­cos ar­tis­tas del top 50 que se apro­xi­man me­dia­na­men­te a los có­di­gos del rock son Cold­play y Ma­roon 5. En re­per­to­rio lo­cal, no hay nin­gu­na en un pues­to des­ta­ca­do con me­nos de diez años de an­ti­güe­dad, y en su ma­yo­ría per­te­ne­cen a gru­pos ya ex­tin­tos, co­mo Los Bun­kers y Los Pri­sio­ne­ros.

“¿Es el rock re­le­van­te to­da­vía?”, se pre­gun­ta­ba a fi­nes del año pa­sa­do el si­tio de Bill­board, apun­tan­do a una fal­ta de re­cam­bio y a sus in­sos­pe­cha­dos efec­tos. Es­ta se­ma­na, por ejem­plo, The Was­hing­ton Post ad­vir­tió en sus pá­gi­nas lo que lla­mó “la len­ta muer­te de la gui­ta­rra eléc­tri­ca”, una sen­ten­cia ba­sa­da en la cri­sis fi­nan­cie­ra que atra­vie­san al­gu­nos de los pro­duc­to­res más em­ble­má­ti­cos del ins­tru­men­to, co­mo Fen­der y Gib­son, pro­vo­ca­da a su vez por la au­sen­cia de hé­roes ac­tua­les de las seis cuer­das.

“Aquí las ven­tas tam­bién han ba­ja­do, pe­ro es al­go mun­dial. Lo que sí ha au­men­ta­do es la ven­ta de gui­ta­rras vin­ta­ge, así co­mo de ho­me stu­dios y en ge­ne­ral to­do ti­po de ins­tru­men­tos que se pue­dan co­nec­tar a un PC”, cuen­ta Ch­ris­tian Mén­dez, de Au­dio­mú­si­ca, po­pu­lar fir­ma del ru­bro que tras más de dos dé­ca­das de fun­cio­na­mien­to, y an­te la de­man­da, de­ci­dió abrir ha­ce cua­tro años una tien­da es­pe­cia­li­za­da en sin­te­ti­za­do­res y equi­pos pa­ra DJs, los ac­tua­les re­fe­ren­tes de la ma­yo­ría del pú­bli­co sub 20.

“El rock no va a mo­rir por­que ni si­quie­ra na­ció, siem­pre es­tu­vo ahí”, aña­de Car­los Co­ra­les, uno de los pioneros del es­ti­lo en Chi­le. Pa­ra el gui­ta­rris­ta de Agua­tur­bia, “aun­que la in­dus­tria se adue­ñó de lo que sue­na”, los có­di­gos del rock es­tán pre­sen­tes en el pop mains­tream: des­de su ba­se rhythm and blues has­ta la ac­ti­tud. Una fra­se que co­bra sen­ti­do al es­cu­char a Josh Hom­me re­fi­rién­do­se a su sép­ti­mo ál­bum, pro­du­ci­do por el Rey Mi­das del pop, co­mo “un dis­co de chi­cos ma­los”.

FO­TO: PROMOCIONAL

►►Queens of the Sto­ne Age re­clu­tó pa­ra su nue­vo dis­co al ac­tual Rey Mi­das del pop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.